Redacción EC

Huambo. El honró el viernes “con emoción” el trabajo de su madre Diana al caminar sobre una calle construida encima de un antiguo campo de minas antipersonales, en el mismo lugar donde la princesa de Gales dio unos pasos, poco antes de su muerte en 1997.

“Mi madre caminó por un campo de minas” que ahora es una “calle animada” de Huambo, la segunda ciudad de Angola (centro-oeste), declaró el duque de Sussex, en el quinto día de su visita oficial a África austral.

“Con emoción, sigo los pasos de mi madre” por esta calle llamada Princesa Diana, agregó el príncipe, sexto en la línea de sucesión al trono de Inglaterra.

“Todavía hay más de 1.000 campos de minas” en Angola, un país arrasado por una larga guerra civil (1975-2002), y “me pregunto si esto sería así si ella aún estuviera viva”, declaró Harry. “Estoy casi seguir de que ella habría visto el final”, señaló.

Meses después de su visita a Angola, la princesa de Gales murió en un accidente de auto, en París. Enrique tenía doce años.

“Encerremos esas armas en los libros de Historia de una vez por todas”, lanzó el viernes el príncipe, de 35 años.

Su madre se dedicó en cuerpo y alma a la prohibición de las minas antipersonales. Su foto, equipada con un chaleco de protección y con casco, caminando en medio de un campo de minas en Huambo, se convirtió en una imagen emblemática de la causa que defendía.

El viernes por la mañana, antes de visitar Huambo, Harry vestía una indumentaria casi idéntica. Detonó por control remoto un explosivo en el marco de una operación muy controlada, cerca de Dirico, en el extremo sureste del país.

Una imagen combinada muestra al príncipe Harry caminando por un campo minado en Angola y su madre, la princesa Diana visitando los campos minados en las altas mesetas cerca de Huambo, Angola, el 15 de enero de 1997. (EFE).
Una imagen combinada muestra al príncipe Harry caminando por un campo minado en Angola y su madre, la princesa Diana visitando los campos minados en las altas mesetas cerca de Huambo, Angola, el 15 de enero de 1997. (EFE).

- Hospital Diana -

Este viernes fue uno de los momentos más importantes de la visita de diez días a África del príncipe Harry, una gira que lo llevó a Sudáfrica y a Botsuana.

“Las minas son una herida abierta de la guerra”, declaró el viernes en un video publicado por la cadena británica ITN.

“Al retirar las minas, podemos ayudar a esta comunidad a encontrar la paz, y con la paz vienen las oportunidades”, agregó cerca de Dirico, en el parque nacional de Luengue-Luiana.

“Además, podemos proteger la fauna única y variada” de la región, que son “sus activos naturales”, consideró Harry en una declaración a los habitantes.

Cuando la región quede completamente libre de minas, “la mayor población de elefantes de África austral podrá migrar de forma natural de un país a otro, aliviando la presión a los Estados vecinos”, como Botsuana, y el turismo “seguirá creciendo”, destacó el príncipe.

Más de un millón de minas antipersonales fueron dispersadas durante los 27 años que duró la guerra civil en Angola, que sigue siendo uno de los países con más minas del mundo.

En Huambo, el príncipe también visitó un hospital ortopédico, al que también fue su madre. Recientemente renovado, fue rebautizado con el nombre de Princesa Diana.

Después de Sudáfrica, Botsuana y Angola, el duque de Sussex viajará a Malawi. Tras ello, se desplazará a Johannesburgo, donde se reencontrará con su esposa, Meghan, y su hijo, Archie, de cuatro meses. Su gira oficial terminará el 2 de octubre.

Fuente: AFP