La relación entre Pedro Castillo y Rafael López Aliaga nunca tuvo buen pronóstico. En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2021, más de un año antes de que resultara electo alcalde de Lima Metropolitana, López Aliaga ya se había erigido como uno de los principales críticos del entonces candidato de Perú Libre.