Milagros Asto Sánchez

En los 13 años que lleva trabajando en un hospital de , César Fernández Chávez nunca había sentido tanto miedo como el pasado 14 de abril. Mientras caminaba de su oficina a la unidad de cuidados intensivos, el peruano recordaba la llamada que había recibido unos minutos atrás. Los médicos tenían problemas para comunicarle a un paciente de que debían intubarlo. El enfermo, latino de 57 años, no sabía inglés y requería de una traducción en persona. “Yo iré”, respondió César.

Fernández, intérprete médico de 48 años, es el jefe del programa de idiomas de dos hospitales de Monte Sinaí, uno de los grupos de salud más importantes de Nueva York. Su trabajo es asegurarse de que haya servicios de interpretación en persona, video o teléfono. Su equipo también se encarga de traducir documentos médicos como consentimientos para cirugías, transfusiones de sangre u otros procedimientos.

Aquel martes, el peruano debía darle tres noticias al paciente en cuidados intensivos y ninguna de ellas era buena: tenía que informarle que debía ser entubado porque sus niveles de oxígeno seguían cayendo, que probablemente no iba a salir de la intubación y que existía la posibilidad de que entrara en paro cardíaco. “El paciente era de baja educación y no tenía familiares, él mismo tenía que tomar las decisiones, incluso debía decidir si quería que lo resucitáramos. Nuestro deber era conseguir su consentimiento verbal para proceder”.

Se acercó al enfermo vistiendo todo el material de protección disponible. Bata, cobertura en los zapatos, guantes. En su rostro tenía una máscara N-95 y sobre ella una máscara quirúrgica, anteojos y luego una cobertura de plástico adicional. “Es la primera vez que me he muerto tanto de miedo y que he sentido tanta pena al mismo tiempo. Yo trataba de hablarle y el señor no entendía, se quitaba la máscara de oxígeno y yo me ponía más nervioso, estábamos muy cerca y él tosía al hablar”.

César está a cargo del programa de idiomas de los hospitales Monte Sinaí Beth Israel y Monte Sinaí Brooklyn. (Foto: Stan Honda / AFP)
César está a cargo del programa de idiomas de los hospitales Monte Sinaí Beth Israel y Monte Sinaí Brooklyn. (Foto: Stan Honda / AFP)

Voces de todo el mundo

Muchas cosas pasaban a la vez en esa sala de cuidados intensivos. Los doctores hablaban, César traducía, los equipos médicos sonaban, un afroamericano, también enfermo con Covid-19, yacía entubado a unos metros en la misma habitación. En medio del caos, el paciente latino solo escuchaba al peruano, que a su vez veía la confusión en el rostro del enfermo. Un intérprete médico no puede añadir, ni omitir ni arreglar la información. Pero hay momentos en que debe interrumpir.

Llegó un punto en que los doctores estaban dándole mucha información y traté de abogar para que le dijeran las cosas más directamente porque el señor no entendía. Decía que no creía que iba a tener un paro cardíaco, que él estaba orando a Dios y que creía que Dios lo iba a ayudar”.

El paciente llevaba dos días en cuidados intensivos. En ese tiempo no paró de pedirles a los médicos que lo dejaran volver al piso de los pacientes regulares de Covid-19. Quería que le quitasen la máscara de oxígeno, comer alimentos sólidos en lugar de alimentarse vía suero. Los médicos, por su parte, le habían explicado varias veces que retirarle la máscara de oxígeno por más de un minuto no era una opción.

El peruano, parte de los trabajadores esenciales en Nueva York, ha optado por seguir yendo a trabajar al hospital. (Foto: César Fernández / Cortesía para El Comercio)
El peruano, parte de los trabajadores esenciales en Nueva York, ha optado por seguir yendo a trabajar al hospital. (Foto: César Fernández / Cortesía para El Comercio)

El problema era que el señor no entendía nada porque su cuidado estaba siendo en inglés y él solo habla español. El hombre prácticamente no sabía lo que estaba sucediendo con él”, cuenta César, cuya presencia ayudó a que el paciente comprendiera mejor la situación,

Según el último censo anual que el Monte Sinaí hace a sus pacientes, el español es el idioma más requerido dentro del hospital después del inglés. Le siguen el cantonés, el mandarín y el ruso. Tan solo una prueba de la multiculturalidad en la llamada capital del mundo.

Desde una pantalla

La magnitud de la emergencia en Nueva York, epicentro de la pandemia en Estados Unidos, hizo que César mandara a todo su equipo -formado por 15 personas- a trabajar desde casa. Los propios médicos lo prefieren de ese modo. Con los hospitales dedicados casi al 100% al Covid-19, tener un intérprete junto a un paciente contagiado agrega una persona más a la ecuación de posible infección e implica quitarle a un médico o enfermera un equipo de protección personal.

Por eso, los intérpretes médicos se apoyan en tablets y videollamadas a través de Zoom para seguir cumpliendo su misión. Sirven de nexo entre doctores y pacientes y también se encargan de organizar las llamadas de aquellos enfermos que quieren comunicarse con sus familias, muchos de ellos para despedirse.

César aún va al hospital dos o tres veces a la semana por si lo necesitan. Mientras recorre las calles en bicicleta le parece extraño ver tan vacía y triste a la vibrante ciudad en la que vive hace 20 años. Se ha inscrito en un grupo para tratar de ayudar al personal médico. Les ha llevado snacks y los ha visitado junto a su famosa perrita Louboutina -conocida en la Gran Manzana como "The Hugging Dog” (El perro de los abrazos, en español)- para tratar de levantarles la moral. Lo que ha vivido Nueva York en las últimas semanas ha afectado hasta al personal médico más experimentado y él lo sabe muy bien.

Como les digo a mis amigos, yo llevo 13 años en el hospital y nunca en mi vida había escuchado tantos llamados de paro cardíaco y paro respiratorio al día, prácticamente a cada hora. Lo que viví el 14 de abril me tocó, ese día yo quería hacer más por el señor. A veces es inevitable llegar a casa y ponerse a llorar”.

César ha llevado a su perrita Loubitina, famosa en Nueva York, a visitar algunas oficinas del personal médico. (Foto: César Fernández / Cortesía para El Comercio)
César ha llevado a su perrita Loubitina, famosa en Nueva York, a visitar algunas oficinas del personal médico. (Foto: César Fernández / Cortesía para El Comercio)

____________________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Trump admite que morirá gente por reabrir la economía y evita uso de mascarilla. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR