La reina Isabel II de Gran Bretaña y la nueva líder del Partido Conservador y la primera ministra electa de Gran Bretaña, Liz Truss, se reúnen en el castillo de Balmoral en Ballater, Escocia, el 6 de septiembre de 2022. (Jane Barlow / AFP).
La reina Isabel II de Gran Bretaña y la nueva líder del Partido Conservador y la primera ministra electa de Gran Bretaña, Liz Truss, se reúnen en el castillo de Balmoral en Ballater, Escocia, el 6 de septiembre de 2022. (Jane Barlow / AFP).
Agencia AFP

Horas antes de que se anunciara su muerte, los médicos de la , de 96 años, inquietos por su salud, habían recomendado este jueves que fuera puesta bajo supervisión médica en su castillo escocés de Balmoral, adonde se dirigieron sus hijos y nietos entre la “profunda preocupación” del país.

“Tras una nueva evaluación esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de Su Majestad y han recomendado que permanezca bajo vigilancia médica”, informó el Palacio de Buckingham. “La reina sigue sintiéndose cómoda y se quedará en Balmoral”, donde suele pasar los finales de verano, agregó en un breve comunicado.

MIRA: Quién ocupará el lugar de la Reina Isabel II de Inglaterra si muere

El palacio no emite boletines sobre la salud de la reina a menos que sea significativo”, dijo el comentarista real Robert Hardman a la BBC.

La salud de la longeva monarca es motivo de creciente preocupación desde que el pasado octubre se supo que había pasado para someterse a “pruebas” médicas cuya naturaleza nunca se precisó.

MIRA: La reina Isabel II es puesta bajo supervisión porque los médicos están preocupados por su salud

Desde entonces ha reducido muy considerablemente su agenda, sus apariciones en público son cada vez más escasas y en ellas se la ve a menudo caminando con dificultad ayudada por un bastón.

En los últimos años, Isabel II ha tenido que capear la pandemia -contrajo un Covid que la dejó muy cansada-, la devastadora muerte de su marido Felipe -fallecido en abril de 2021 con casi 100 años- y las diversas crisis de la familia real.

En junio, el Reino Unido celebró por todo lo alto el Jubileo de Platino, el 70º aniversario de la llegada al trono de Isabel II, quien cada vez delega más funciones oficiales en el príncipe Carlos.

El martes la monarca había recibido en Balmoral al primer ministro dimisionario Boris Johnson y a su sucesora a la cabeza del Partido Conservador, Liz Truss, a la que encargó formar gobierno como nueva líder de la mayoría parlamentaria.

Una imagen del acto difundida por el Palacio de Buckingham, en que se veía a la monarca dando la mano a Truss, provocó inquietud porque la mano de la reina aparecía inusualmente con moretones.

La reina Isabel II de Gran Bretaña y la nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, se reúnen en el castillo de Balmoral en Ballater, Escocia, el 6 de septiembre de 2022. (JANE BARLOW / AFP).
La reina Isabel II de Gran Bretaña y la nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, se reúnen en el castillo de Balmoral en Ballater, Escocia, el 6 de septiembre de 2022. (JANE BARLOW / AFP).

Por primera vez en su largo mandato Isabel II había decidido quedarse en Balmoral en lugar de regresar a Londres, donde suele tener lugar la transición, debido a sus problemas de salud.

El miércoles por la noche, la casa real había anunciado que la monarca decidió posponer un acto en línea después de que sus médicos le aconsejaran descansar.

Isabel II estuvo prácticamente ausente de las celebraciones de su jubileo de platino, en que apareció sólo dos veces brevemente en el balcón del Palacio de Buckingham para saludar a las decenas de miles de personas allí reunidas.

Sin embargo, unas semanas después participó en varios actos públicos en Escocia, apareciendo sonriente y con un bastón en un desfile de las fuerzas armadas en Edimburgo a finales de junio.