Al frente de donde vive Ana, en la ciudad de La Habana, hay un pequeño quiosco de alimentos. Desde su ventana, la peruana de 22 años, que prefiere no revelar su nombre real, ha sido testigo de cómo la escasez en aumentó con la pandemia. Decenas de personas forman colas interminables desde la medianoche con el deseo de conseguir comida y productos básicos cuando comience la venta después del amanecer. Pero no todos lo logran.

A veces a las 10 de la mañana todo se acaba y hay gente que pasó la noche ahí y no alcanzó a comprar. La última vez que yo conseguí un kilo de pollo fue después de una cola de 7 horas. De más está decir que las colas son para comprar todo racionado, casi siempre solo 2 unidades por producto. Están regulándolo todo, mucho más que antes”, cuenta Ana a través del teléfono.

La peruana lleva seis años en Cuba, donde estudia Medicina en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Le faltan 10 semanas para terminar el quinto año de la carrera y luego le quedarán 10 meses de internado. Sin embargo, la pandemia frenó las clases y ella desea volver al Perú.

Un total de 70 compatriotas, entre ellos 18 turistas varados, 42 estudiantes y 10 trabajadores de hoteles de cadenas internacionales cuyos sectores se paralizaron debido a la pandemia, aún se encuentran en la isla esperando un vuelo para poder volver al Perú, indicó este jueves a El Comercio la Embajada del Perú en Cuba.

En cuanto a los estudiantes, la gran mayoría son de la carrera de Medicina de Pregrado y Postgrado, además de 10 estudiantes de la Escuela Internacional de Cine y TV, y de 2 de ballet.

Ana ve a diario cómo las largas colas se forman frente al quiosco de alimentos desde la madrugada. (Cortesía para El Comercio)
Ana ve a diario cómo las largas colas se forman frente al quiosco de alimentos desde la madrugada. (Cortesía para El Comercio)

Cuba tiene bajo control a la pandemia (1.974 casos y 82 fallecidos), pero no al desabastecimiento. Los peruanos que piden su repatriación cuentan a diario en un grupo de WhatsApp que la escasez hace cada vez más insostenible su presencia en la isla. “Esto nos afecta a todos. Nadie puede comprar. Yo aún tengo algunos productos sanitarios que traje de la última vez que fui al Perú, pero a muchos compatriotas del grupo les hacen falta cosas. Los turistas tienen prohibido salir de sus hoteles”, dice Ana.

Solo tienen dos opciones: hacer una cola que puede tomar todo el día, exponiéndose al contagio, o pagar a los revendedores el 200% de lo que cuesta un producto.

La situación en Cuba es crítica, el gobierno no ha podido brindarle elementos básicos para vivir a sus ciudadanos, y menos nos lo pueden brindar a los extranjeros. Las colas son interminables, de muchas horas para comprar un poco de pollo o salchichas. Y eso es para los que tienen dinero, a la mayoría se nos está agotando porque dependemos económicamente de nuestra familia en el Perú”, dice la peruana.

Cuba se enfrenta ahora a una mayor crisis económica debido al freno del turismo y al largo bloqueo impuesto por Estados Unidos. Además, la isla, que depende de las importaciones, ya atravesaba por problemas de abastecimiento antes de la pandemia. Según la agencia AFP, el país caribeño importa casi el 80% de lo que consume.

“Perú no nos responde”

La médica peruana Rosemary Granados vive junto a su hija de 5 años en una casa alquilada en el municipio de Marianao, en la provincia de La Habana. Normalmente recibe apoyo económico de su familia desde el Perú, pero la pandemia ha hecho que se bloqueen los envíos de dinero que le enviaban a través de Western Union. Ha tenido que vender algunas cosas para conseguir ingresos para comprar comida. No le alcanza para pagar la renta de su hogar.

Las cosas aquí son muy caras, recientemente noté que una tienda tenía pasas, algo que hace muchísimo tiempo no veía, pero el precio era muy alto. Menos de un cuarto de kilo a más del equivalente a 4 euros. Pasamos mucho trabajo para conseguir comida. Encima he tenido que dejar a mi hijita sola en mi casa para poder hacer las colas”, cuenta.

Granados tiene 37 años y reside desde hace 10 en la isla. Estudió su carrera completa ahí y este mes se iba a graduar de su especialidad en Medicina General Integral. Por el momento no puede asistir al consultorio en el que trabaja. Las clases escolares se han suspendido y no tiene con quién dejar a su hija. Ella no pide volver al Perú, pero sí apoyo de la embajada nacional ante su difícil situación.

Yo escribí a la embajada por si podían ayudarnos habilitando algún medio para que nos puedan girar dinero. Además, les comenté acerca de la dificultad que tenemos para adquirir comida y productos de primera necesidad. Pero hasta el día de hoy no he recibido ninguna respuesta. Afortunadamente, la dueña de la casa en la que vivo no me ha desalojado”, dice.

El aumento de la escasez ha obligado a la mayoría de los habitantes de Cuba a pasar muchas horas en largas filas para comprar productos básicos. Solo los más acomodados pueden adquirir lo que necesitan a través de Internet. (Foto: Reuters / Alexandre Meneghini)
El aumento de la escasez ha obligado a la mayoría de los habitantes de Cuba a pasar muchas horas en largas filas para comprar productos básicos. Solo los más acomodados pueden adquirir lo que necesitan a través de Internet. (Foto: Reuters / Alexandre Meneghini)
La difícil situación económica en Cuba ha empeorado con la pandemia, que ha detenido el turismo, ralentizado las remesas y ha elevado los costos de transporte de carga. (Foto: AFP / Yamil Lage)
La difícil situación económica en Cuba ha empeorado con la pandemia, que ha detenido el turismo, ralentizado las remesas y ha elevado los costos de transporte de carga. (Foto: AFP / Yamil Lage)

Tampoco ha habido ayuda para los peruanos que quieren volver al país. Ana vio cómo su novio canadiense y 50 de sus compatriotas pudieron irse de la isla el 7 de mayo gracias a un vuelo gestionado por su gobierno. “Y ellos eran menos que los peruanos. Incluso les dieron préstamos a los que no podían pagar sus pasajes. A nosotros la embajada y el consulado ya no nos responden. Al principio eran muy amables, pero ha pasado el tiempo y ya no nos tratan igual. Ahora solo nos dicen que depende de la Cancillería, que llamemos allá”, dice Ana. El último correo que recibió del consulado llegó el 24 de abril.

Los compatriotas piden a las autoridades peruanas que al menos los apoyen enviándoles víveres. “Hay muchas embajadas como las de Angola y Colombia, que les están dando alimentos a sus ciudadanos. Hacen el contacto directo con las fábricas cubanas para que, por lo menos, les aseguren abastecerse de algo. Nuestra embajada no está haciendo eso”, apunta.

Este documento conseguido por Ana muestra un acta de entrega de ayuda alimentaria otorgada a un ciudadano colombiano en Cuba. Entre los productos entregados hay aceite, menestras y atún. (Cortesía para El Comercio)
Este documento conseguido por Ana muestra un acta de entrega de ayuda alimentaria otorgada a un ciudadano colombiano en Cuba. Entre los productos entregados hay aceite, menestras y atún. (Cortesía para El Comercio)
Las autoridades de Angola también están ayudando a sus ciudadanos con la entrega de alimentos y productos sanitarios. (Cortesía para El Comercio)
Las autoridades de Angola también están ayudando a sus ciudadanos con la entrega de alimentos y productos sanitarios. (Cortesía para El Comercio)

La voz de la embajada

La Embajada del Perú en Cuba respondió a las interrogantes de El Comercio sobre la situación de los compatriotas en la isla. A través de un correo electrónico, informó que 120 compatriotas que se encontraban varados fueron repatriados desde La Habana a Lima el 3 de abril.

A la fecha, hay un total de 70 ciudadanos peruanos que aún se encuentran aquí como consecuencia del cierre de fronteras por la pandemia del COVID-19, quienes tomaron contacto con la Embajada en fecha posterior a la del referido vuelo”, indica.

Asimismo, la embajada señala que brindó “asistencia y apoyo a 26 turistas peruanos que se encontraban varados en Cuba en situación de alta vulnerabilidad económica y que partieron de regreso al Perú en el vuelo del 3 de abril”. Detalla que la ayuda consistió en apoyo económico para la compra de alimentos y productos de primera necesidad, así como para efectuar el pago de alojamientos. Además, apunta que brindó apoyo para conseguir medicamentos específicos a quienes lo requirieron.

Con respecto a los estudiantes de Medicina (quienes estudian en Cuba bajo la modalidad de “autofinanciados”), efectivamente la escasez de alimentos y bienes de primera necesidad se ha agudizado en Cuba dada la crisis económica generada por la pandemia, que viene afectando a toda la población cubana en general. En ese sentido, estamos trabajando a fin de encontrar una fórmula que permita darles un alivio a estos estudiantes de Medicina en lo que se refiere al acceso a estos productos. Una vez definido este mecanismo, nos pondremos en contacto con ellos”, afirma.

Manejo de la pandemia

En Cuba no se decretó el confinamiento general obligatorio. No hay abasto suficiente que permita realizar compras para toda la semana en una sola ida al mercado, por lo que las colas en comercios son inevitables. Lo que sí se reforzó fue la presencia policial en las calles.

La estrategia de la isla ante el coronavirus prioriza la localización y aislamiento de los casos. Para ello, los estudiantes de Medicina participan en una pesquisa nacional de casos. La tarea no es obligatoria para los extranjeros, pero el peruano Juan Jorge Escudero Melgar no dudó en sumarse a la labor. “Lo quise hacer para ayudar y aprender más”, afirma el joven de 34 años.

Su trabajo comienza a las 8:30 de la mañana. Él y un compañero van puerta por puerta preguntándole a los residentes si tienen síntomas. Si detectan un caso sospechoso, el médico del consultorio para el que reportan irá a casa del paciente. De corroborar que puede estar infectado, una ambulancia lo llevará a un centro de aislamiento para las pruebas y si sale positivo se queda entre 7 y 15 día aislado. Luego, el médico se encarga de rastrear todos los contactos que tuvo el enfermo y todas esas personas también son aisladas. Es un manejo minucioso y controlado de los casos que reduce la posibilidad de contagio.

En esta imagen del 31 de marzo de 2020, la doctora cubana Liz Caballero (der.), del policlínico El Vedado en La Habana, camina con dos estudiantes mientras van de puerta en puerta buscando posibles casos de coronavirus. (Foto: AFP / Adalberto Roque)
En esta imagen del 31 de marzo de 2020, la doctora cubana Liz Caballero (der.), del policlínico El Vedado en La Habana, camina con dos estudiantes mientras van de puerta en puerta buscando posibles casos de coronavirus. (Foto: AFP / Adalberto Roque)

Escudero lleva un año y medio en La Habana y reconoce el manejo eficiente que la isla realiza de la pandemia, aunque lamenta las carencias tecnológicas y el poco pago que reciben los médicos. “Trabajan muy duro por puro amor a su vocación. Me sorprende, ya que no cobran más que 40 dólares al mes”.

Aunque el personal en los centros especializados y lugares de aislamiento sí tienen todos los métodos de protección, conseguir una mascarilla es muy complicado para la gente común. Pese a ello, la multa por no usarla es de unos 300 pesos cubanos, lo que equivale a más del sueldo de un jubilado. Incluso los estudiantes que van a pesquisar solo reciben una mascarilla de tela para su protección.

En otros países todos están desesperados por conseguir la mejor mascarilla o los últimos implementos de protección. Acá simplemente no hay. En la calle muchas personas solo se ponen unas medias y unas ligas. Su método de protección es muy precario”.

Escudero rescata la confianza que la gente tiene en la medicina cubana y su compromiso con los doctores. “Si te escuchan toser y tú no quieres decir que estás enfermo, tus vecinos llamarán al consultorio y le avisarán al médico, que irá a corroborar tu estado de salud”.

Cuba aplica medidas preventivas como la suspensión del transporte público, el cierre de fronteras salvo casos excepcionales y la clausura de escuelas y los mayores centros comerciales. También ha restringido el acceso a zonas con un número considerable de casos, como se ve en la imagen. (Foto: EFE / Ernesto Mastrascusa)
Cuba aplica medidas preventivas como la suspensión del transporte público, el cierre de fronteras salvo casos excepcionales y la clausura de escuelas y los mayores centros comerciales. También ha restringido el acceso a zonas con un número considerable de casos, como se ve en la imagen. (Foto: EFE / Ernesto Mastrascusa)

_________________________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo esencial sobre el coronavirus

__________________________

VIDEO RELACIONADO

Transmisión de coronavirus “aún se está acelerando” en Brasil, Perú y Chile, advierte OPS. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR