Mayté Ciriaco Ruiz

Tras la de El Comercio, sobre la compra de S/2,4 mlls. en medicamentos inservibles a empresas no domiciliadas en el país, la Comisión de Salud del Congreso citó para el martes 28 de junio al ministro de Salud, Jorge López Peña.

LEE TAMBIÉN | El Minsa adquirió S/2,4 mlls. en medicamentos inservibles a empresas no domiciliadas en el país

Según lo investigado, entre 2019 y 2021, el Ministerio de Salud (Minsa), a través del Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares), adquirió 20 lotes de medicamentos que no son aptos para el consumo humano, no pasaron las pruebas del ensayo de contenido o no cumplen con las buenas prácticas de manufactura.

En total, se dieron 18 alertas, informes técnicos y actas de control para un total de 7,9 millones de tabletas e inyectables para cáncer, epilepsia y malaria. En la mayoría de los casos, se pidió su destrucción. Sin embargo, alrededor de 1,6 millones de estos medicamentos ya habían sido distribuidos. “En el mejor de los casos, podrían no tener efecto sobre las personas, y en el peor, causarían situaciones adversas”, advierte Javier Llamoza, investigador de la Acción Internacional para la Salud (AIS).

Al respecto, la comisión pide al ministro informar sobre las medidas que ha tomado su sector al respecto, además de precisar a cuántos pacientes se les ha distribuido estos fármacos.

Por su lado, a través de una entrevista con TV Perú Noticias, el ministro de Salud, Jorge López, informó el lunes 21 que su sector está investigando la adquisición de estos fármacos. Dijo también que Digemid emitirá un descargo sobre el tema. “Si un medicamento no es aprobado por la Digemid no puede salir a circulación, y si lo hace, tiene que ser retirado del medio. Tenemos que ver de quién ha sido la responsabilidad [en la compra de estos 20 lotes]”, señaló López.

No obstante, los fármacos fueron adquiridos por Cenares bajo una modalidad más laxa que no obliga a las empresas a entregar un análisis de su producto realizado por un laboratorio local autorizado de la red y tuvo la autorización de Digemid. “Tanto el Cenares [que pide el registro sanitario para el producto] y la Digemid [que lo brinda] confían en la información que envía la empresa. Ninguna hace un análisis real”, afirma Llamoza.

Esta herramienta se debe utilizar cuando se sustenta que las compras no se pueden realizar en el mercado local. Sin embargo, la Asociación Nacional de Industrias Farmacéuticas, Sanitarias, de Suplementos Alimenticios y Dispositivos Médicos (Adifan) dijo que no es cierto que la adquisición a las empresas no domiciliadas fueron hechas porque no había oferta nacional. “De la lista difundida solo uno de los medicamentos no tiene oferta local”, aseguró José Enrique Silva, presidente del gremio, a través de un comunicado.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más