Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

En los últimos días, grupos de padres de familia y algunos congresistas de la República han cuestionado el nuevo Currículo Nacional de Educación Básica, que el Ministerio de Educación (Minedu) implementará a partir del 1 de enero del 2017.

A través de las redes sociales, los usuarios y parlamentarios –entre los que figuran Nelly Cuadros, Juan Carlos Gonzales (Fuerza Popular) y Julio Rosas (Alianza para el Progreso)– rechazaron dicho documento porque, según dijeron, promovería la “ideología de género” y la homosexualidad. El parlamentario Salvador Heresi (Peruanos por el Kambio) también cuestionó la norma educativa, la cual calificó como “poco propicia” para los niños.

Sin embargo, si bien todos coincidieron en atribuir sus críticas al nuevo currículo, en sus respectivas cuentas de Twitter se refirieron a la “Guía de educación sexual integral para docentes del nivel de educación primaria” (GESI).

Dicha guía data de hace dos años. Fue publicada por el Minedu en noviembre del 2014; incluye material para trabajar varios principios –bajo el concepto de la “educación sexual integral”– como el de la no discriminación. Sobre ese punto, el documento establece que se debe prohibir toda distinción o exclusión basada en la “identidad de género” y la “orientación sexual”.

La guía ofrece diversas actividades y recursos educativos a los docentes. Por ejemplo, incluye el cuento “Oliver Button es una nena” (escrito por Tomie de Paola en 1979) y los relatos “Érase una vez... un mundo al revés” (que narra la historia del Caperucito Rojo) y “Las vizcachas rosadas”. Estos materiales fueron los más criticados.

Desinformación

“Cecilia Ramírez, titular de la Dirección General de Educación Básica Regular del Minedu, explicó a El Comercio que la guía en cuestión “no está vigente”, ya que fue reemplazada en noviembre del 2015 por las “Guías de tutoría” para cada grado de educación primaria.

“Entiendo la preocupación de los padres, pero han estado desinformados. Los ejemplos que han circulado fueron descontextualizados, ya que no se muestran las preguntas al final que invitan al estudiante a reflexionar. Con ellas, se buscó evitar que se sientan limitados en sus potencialidades por los roles estereotipados de la sociedad”, dijo.

El congresista Marco Miyashiro (FP), quien calificó el nuevo currículo como “educación prohomosexual” –ayer bloqueó su cuenta de Twitter tras publicar ese comentario–, reclamó que el sector había eliminado la GESI de su página web.

Ramírez indicó que se tomó tal decisión porque dicha guía es evaluada para ver si se alinea con lo establecido en el nuevo currículo.

“No se entregó en las escuelas, ya que consideramos que no se requería una guía específica de educación sexual sino una integral. La eliminamos porque creímos que podía confundir a los docentes mientras se implementaba el nuevo currículo”, explicó.

Bajo el hashtag #ConMisHijosNoTeMetas, varios usuarios de redes sociales compartieron la imagen de una guía elaborada por la Asociación de Familias de Menores Transexuales (España) como si se tratara de una guía de educación sexual aprobada por el Minedu. (Chrysallis)

El nuevo currículo

La nueva norma técnica del Ministerio de Educación se implementará progresivamente desde el 2017 en las escuelas de educación primaria en zonas urbanas del país.

En sus 116 páginas, no se encuentra ninguna palabra referida a la homosexualidad –según el ministerio–, pero sí contiene un acápite sobre la “igualdad de género”. El documento plantea que los docentes y estudiantes no deben hacer distinciones discriminatorias entre varones y mujeres.

El Comercio intentó contactarse sin éxito con los congresistas mencionados y con la Coordinadora Nacional Pro Familia y la Red Jóvenes Pro Vida, que ha convocado una manifestación en la sede del Minedu, pero no obtuvo respuesta. 

Lee también...

TAGS RELACIONADOS