El médico intensivista, Jesús Valverde, recibió hoy la segunda dosis contra el COVID-19 luego de haber contraído la enfermedad. (Foto: Hugo Pérez)
El médico intensivista, Jesús Valverde, recibió hoy la segunda dosis contra el COVID-19 luego de haber contraído la enfermedad. (Foto: Hugo Pérez)
José Acuña

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Ayer el ministro de Salud, Óscar Ugarte, anunció: “Estamos en la parte más alta de la segunda ola”. Ante esta declaración, el país enfrenta el pico más alto de casos de con un cuerpo médico colapsado. No hay capacidad hospitalaria, no hay camas UCI disponibles, ni mucho menos se cuenta con el recurso humano para poder operar los equipos. Además, existe una lista de 2.300 pacientes que están a la espera de ingresar a cuidados intensivos y hoy a los hospitales llegan familias enteras contagiadas del virus.

Así lo describe el presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, , quien acaba de recibir hoy la segunda dosis contra el luego de haber contraído la enfermedad. Él nos explica el panorama en que se encuentran el tercer nivel de atención, la necesidad de adoptar nuevas medidas y las alternativas para hacer frente a esta enfermedad que cada vez es más letal.

- Ayer el ministro de Salud, Óscar Ugarte, indicó que “estamos en la parte más alta de la segunda ola”, en un momento se habló de una pequeña desaceleración, pero ahora las cifras han vuelto a incrementarse. ¿Cuál la situación actual en la unidad de cuidados intensivos en esta segunda ola?

Estamos en el peor momento, no tenemos capacidad de respuesta para poder manejar más pacientes graves. Nuestras camas UCI están ocupadas y el personal de salud está muy cansado. Hay mucho personal médico que están enfermos durante este incremento de casos y se deben tomar medidas para contener esto. Creo que también esto es un reflejo de las medidas que se dieron post 28 de febrero que ha relajado muchas medidas de bioseguridad propias en las personas, además, sumado a esta nueva variante que se ha demostrado está complicando la situación del país. Tenemos muchos casos sobre todo de pacientes jóvenes. Eso es lo que preocupa y no tenemos mucho chance de ayuda, eso ha hecho que las camas muy aparte de que estén ocupadas, tengan un nivel de rotación más alto. Antes teníamos altas entre las 2 y 3 semanas y ahora es entre las 3 y 4 semanas, eso le da menos posibilidad a los pacientes que lo necesitan. Creo que es muy urgente que se tomen medidas inmediatas.

- Si la situación se agrava, esto sería muy complicado para las camas UCI que son el último eslabón del tratamiento para los pacientes con coronavirus ¿Cuántas camas UCI hay disponible en Perú?, ¿Cuántas de estas están ocupadas?

No tenemos ninguna cama UCI disponible. Cuando la cama se desocupa tenemos una larga lista de espera de pacientes detrás de ello. La rotación en estos momentos de camas UCI que desocupen solo tienen un par de horas de estar desocupadas. La necesidad de pacientes hospitalizados en UCI en promedio es el 30% del paciente hospitalizado, estamos hablando de 15 mil pacientes hospitalizados de acuerdo con la tabla situacional, el 30% son 4.500 pacientes que necesitan cuidado intensivo y en estos momentos solo estamos cubriendo 2.200, hay un déficit de 2.300 pacientes por ingresar a cuidado intensivo. La cifra es bastante alta y no estamos haciendo nada por contener también que este paciente llegue a UCI, no hay niveles de contención.

MIRA: Perú continúa en lo más alto de la segunda ola de la pandemia, según expertos

- Ese 30% podría incrementarse, ¿Cuántos pacientes hospitalizados necesitan hoy una cama UCI?

En total en base a los cálculos que hemos hecho de la primera ola la referencia era el 30% del hospitalizado, pero ahora con esta nueva variante [brasileña] ese 30% podría llegar hasta a un 50% porque sí están llegando más complicados los pacientes. Estamos hablando del 30% que son 4.500 pacientes que requieren cuidado intensivo y en la cual las camas UCI solo llegan a 2.200 en estos momentos, hay una necesidad muy alta. Si es 50% la cifra sería más desastrosa.

- En lo que va de la pandemia se ha hablado de incrementar las camas UCI. Pero, ¿se cuenta con recurso humano para poder operativizar las camas UCI?

No. Ya las capacidades nuestras están al tope. Hay muchos médicos que estamos viendo hasta 12 pacientes en cuidados intensivos, esa es una cifra muy alta. Las enfermeras que son parte del equipo multiprofesional también están viendo pacientes, 1 enfermera ve 4 pacientes y esos pacientes son muy demandantes, muy complicados, entonces tenemos que tener capacidad, pero no se está dando en este momento. No podemos incrementar más camas disponibles intensivos como por ahí se escuchó que era una opción. Lo nuestro es hacer niveles de contención desde el primer nivel hasta el tercer nivel, o sea, solo administración de oxígeno de manera temprana entre el primer y segundo nivel, y solo el tercer nivel ordenarlo para los pacientes que no han respondido a las medidas iniciales.

- Lo otro que también se mencionaba es que no hay espacio dónde colocar las camas UCI

Así es. Colocar una cama UCI no es como instalar un televisor. Tiene que haber una logística muy grande detrás de esto. Uno de los puntos fundamentales es el oxígeno, se tiene que instalar un suministro continuo de oxígeno para estas camas. Cada vez lo que vemos en los hospitales que lo que falta es el oxígeno. En segundo lugar, tiene que haber un espacio adecuado, no se puede colocar en cualquier lugar y eso solo lo brindan las áreas de emergencia, cuidado intensivo y sala de operaciones que están ocupadas. El tercer lugar, es el recurso humano, que debería ser el primer lugar, pero ya no hay recurso humano que pueda manejar estos pacientes. Es muy complicado todo esto, no tenemos capacidad de incrementar.

- En ese sentido, ¿cuál es la alternativa o solución para ello?

La alternativa es hacer niveles de contención y tratar que la cama hospitalaria este en un lugar donde se pueda extender el trabajo de pacientes complicados. Me explico mejor, no saltarnos la alarma de los sistemas de alto flujo, que hoy en día por la falta de oxígeno se ha restringido. Hoy día es necesario de que todos los hospitales que tienen camas hospitalarias, por lo menos el 30% tenga sistema de alto flujo. Entonces la necesidad a nivel nacional va igual, necesitamos a nivel nacional aproximadamente 4.500 dispositivos de alto flujo distribuidos a nivel nacional. Lo nuestro solo llega ahorita no más de 800, una cifra muy alta. Hay una carencia importante. El enfoque que le está dando el Estado es a comprar ventiladores mecánicos, cuando eso ya sobrepasó la capacidad ahorita de poder implementar más ventiladores mecánicos. El sistema de alto flujo se puede colocar en camas hospitalarias y puede muy bien ser manejado por el médico que está a cargo y una enfermera. No necesita un entrenamiento alto, se puede manejar ese nivel. Ese es un nivel de contención importante para que esos pacientes que llegan en condición grave puedan ser recuperados en ese nivel y ya no pasen a cuidado intensivos. Esto ya lo hemos manifestado meses atrás, pero el Estado solo se preocupa en implementar ventiladores mecánicos.

MIRA: Ministro Ugarte sobre segunda ola de COVID-19 en Perú: “Estamos en la parte más alta”

- Es decir, ¿lo que está haciendo el Estado de compra de ventiladores mecánicos no es ninguna solución directa al problema?

De ninguna manera, eso no va a solucionar el problema. El problema se va a mitigar si es que desde el primer nivel de atención hacemos identificación tempana de casos, identificar a los pacientes que tienen comorbilidades, si se le administra oxígeno de manera temprana, eso ayuda tremendamente a que la enfermedad progrese. Luego en el segundo nivel ya pacientes hospitalizados que requieren oxígenos y terapia poco más continua. Y en el tercer nivel donde estamos nosotros, sistema de alto flujo en gran cantidad en las camas hospitalarias y cuidado intensivo solo para los pacientes que se complican y pasan todos estos niveles de contención.

- ¿Cuáles son las regiones que en este momento están más afectadas o de mayor riesgo con esta segunda ola que ha llegado a los picos más altos?

Yo creo que todas están en una situación de riesgo, porque hoy en día el tema de reinfección se está dando a todo nivel. Ya no hay seguridad ni garantía. Antes se hablaba de una inmunidad de rebaño que ya no existe por la enfermedad. Hoy en día vemos casos que están llegando a los hospitales ya con dos y hasta tres infecciones, eso llama tremendamente la atención. Definitivamente la inmunidad que se está adquiriendo por esta enfermedad tiene muy corto periodo, puede ser un mes o dos meses, se hablaba de tres meses, pero ahora es menos. Bajo esa teoría todo estamos expuestos ahorita, eso está pasando en Piura, Ica; todos somos vulnerables ahorita. Tenemos que replantear las cosas desde el primer nivel de atención, pero de manera acertada.

- Lo otro que preocupa es la variante brasileña. El ministro de Salud dijo que el 40% de los casos contagiados en Lima era por esta variante. En Lima Este el 60%, ¿Cómo refleja esto en la atención?

Eso se está reflejando porque están habiendo más números de casos porque esta variante brasileña tiene un nivel de contagio más alto que el coronavirus inicial. Eso está haciendo que se multiplique por dos veces el nivel de contagio. Hoy en día cada vez que vemos un paciente que está llegando de emergencia, detrás de él está viniendo una familia completa. Entonces, eso es preocupante porque no hay contención en nivel comunicacional, no hay una educación adecuada y sería bueno inclusive que se utilice mascarilla a nivel domiciliario, porque lo que estamos viendo es que la contaminación se está dando a ese nivel. El portador llega de la calle, convive con la familia y todos se están contaminando.

- Usted recomienda que la gente use su mascarilla estando aun dentro de la casa.

Ahorita sí, porque la contaminación se está dando a ese nivel, no hay otra explicación que podamos dar de que toda una familia se infecte al mismo tiempo. El único lugar donde confluye es en el domicilio. Entonces, hay que replantear estrategias frente a esto. Esto es muy dinámico, va a cambiar seguro más adelante con otras medidas. Pero nos estamos quedando solo con tres medidas: distanciamiento social, uso de mascarilla y lavado de manos. Creo que hay que reforzar ese tema que tiene que cambiar, ya pasó un año.

MIRA: Coronavirus en Perú: Minsa reporta 206 fallecidos y 4341 nuevos contagios de COVID-19 en las últimas 24 horas

- ¿Cuántos médicos intensivistas se han contagiados en la segunda ola?

Han fallecido colegas durante esta segunda ola, han adquirido la enfermedad en el mes de enero porque de diciembre a enero ya se ha observado esta variante en la zona central del país. Han fallecido tres intensivistas en ese lapso de tiempo.

- ¿Y en lo que va de la pandemia?

En lo que va de la pandemia nos hemos infectado más o menos entre 250 a 300 intensivistas.

- Usted que me acaba de comentar que se ha relajado las medidas a partir del 28 de febrero, y en esa línea, otra de las cosas que mencionó el ministro Ugarte ayer fue que hasta el momento no hay indicador para que Lima regrese a nivel extremo, ¿Coincide usted con el ministro?

No, de ninguna manera, tiene que darse una vueltita por los hospitales para que vea cómo estamos. Si voy a rebajar las medidas es porque tengo capacidad de atención hospitalaria y en estos momentos no la tengo, estamos pasando momentos muy difíciles. Veo que el indicador de solo muertes se evalúe como para decidir que si se levanta o no la cuarentena o se rebajan las medidas, me parece una decisión terrible porque lo que se tiene que evaluar en este momento es la demanda insatisfecha de pacientes en cuidados intensivos y estamos hablando de falta por atender aproximadamente a 2.500 pacientes que están en cuidados intensivos, ese es una cifra importante.

- En Lima lo que hay ahora es toque de queda. ¿Para usted se debería regresar a la cuarentena?

Sí, mira Chile cómo está, cómo está Francia, son países que están más adelantados y con vacunas encima y tomando medidas que hacen que evite la propagación del virus a nivel comunitario.

- Por otro lado, usted se vacunó con la dosis de y posterior a ello se contagió del COVID-19. ¿Su situación se llegó a agravar en algún momento? ¿Qué síntomas tuvo cuando contrajo el coronavirus después de aplicarse la vacuna china?

Bueno fue una coincidencia ya que esa semana que yo me vacuné haya adquirido esa infección, eso no tiene nada que ver con la vacuna. Los síntomas que tuve fueron fiebre, malestar general, dolor de cabeza, felizmente no fue severo, estuve en otro lado en cuarentena, no estuve en mi casa.

MIRA: COVID-19: contagios y ocupación de hospitales repuntó en los últimos días

- Digamos que fue leve.

Sí, el 90% de esta enfermedad son casos leves, eso también hay que transmitirlo a la comunidad. El hecho de que adquieras la enfermedad no significa que vas a acabar en un hospital. Sigue siendo el 90% de forma leve y tienes que tener mucho cuidado de no dispersarlo en tu familia.

- ¿Cree usted que si no hubiera recibido la primera dosis su situación hubiese sido peor?

La primera dosis no me ha dado inmunidad, todavía no. Probablemente la segunda dosis sí me hubiera dado inmunidad un poco más alta y pasado la tercera semana es la segunda dosis, ¿no? Entonces yo por ejemplo me vacuné el 9 de febrero mi primera dosis y me dio la enfermedad, me tenían que dar un tiempo prudente para vacunarme en la segunda dosis pero ya me la he puesto hoy, recién me han puesto la segunda dosis ahora porque hay que dar un periodo de tiempo para evitar complicaciones.

- La primera dosis que recibió no influyó en nada en su situación, ¿correcto?

Así es, porque el tiempo ha sido muy corto porque me dio a la semana que me vacuné. Es muy difícil que haya tenido inmunidad en ese tiempo.

- Cuando se conoció el caso ‘Vacunagate’ que involucró a funcionarios públicos como el expresidente Martín Vizcarra y dos ministras de Estado, usted consideró que fue como una puñalada. Posterior al ‘Vacunagate’ aquí en Lima se ha venido conociendo que en otras regiones del país también se ha detectado la vacunación irregular. ¿Qué opinión le refiere estos escándalos?

Yo veo una desesperación a todo nivel. Definitivamente el bien más preciado es colocarse una vacuna, ¿no? Pero, si no nos ordenamos esto va a acabar mal. Esas autoridades son ejemplo ante todo, si ellos caen en una situación así de desesperación imagínate la población, ellos tienen que reflejar un orden. Sabemos que es una situación muy difícil, pero como autoridades se tienen que controlar. Eso no está bien, necesitamos autoridades que mantengan la calma que transmitan seguridad y serenidad para que la población también se sienta así.

VIDEO RECOMENDADO

Gobierno evaluará nuevas medidas para Semana Santa en los próximos días - Canal N
El ministro de Salud, Óscar Ugarte, indicó que todo dependerá de cómo evolucionen las cifras de COVID-19.

TE PUEDE INTERESAR