(Foto: Renzo Salazar /@photo.gec)
(Foto: Renzo Salazar /@photo.gec)
Pedro Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
Aclaración: El Comercio invitó a los dos candidatos -Pedro Castillo y Keiko Fujimori- a escribir su visión de país para los primeros 100 días de su eventual gobierno. El candidato de Perú Libre no envió su columna, por lo que replicamos la que escribió para la primera vuelta. Dicho texto fue publicado el 6 de febrero como parte del despliegue de El Comercio y tras invitar a todos los candidatos presidenciales a que escriban su visión de país.

En principio, debemos señalar que nuestra opción política apuesta por la transformación en función de los más pobres de nuestro país. Así, sostenemos que la fuerza primordial de todos los procesos productivos es el trabajo, que la riqueza que este produce debe cumplir principalmente una función social y que el ordenamiento social, económico y jurídico de nuestro país debe partir de estos principios, impulsado por todas las organizaciones políticas, gremiales y sociales progresistas. Nuestra propuesta, traducida en un programa de gobierno, está al alcance de todos en la página web del , donde pueden encontrar nuestro plan de gobierno.

MIRA: Perú Libre y Fuerza Popular: Equipos técnicos responden preguntas claves sobre economía, minería, salud, educación y seguridad

Consideramos que este programa de transformación social debe ser ejecutado desde el gobierno con participación de todo el pueblo organizado, de manera democrática; con gradualidad, pero sin pausa; con energía, pero sin prepotencia, promoviendo el desarrollo, la tecnología y destruyendo la corrupción y castigando a los corruptos, con justicia y equidad. Esta es la razón por la que participamos en política.

Nos diferenciamos de otras organizaciones que han levantado las banderas de “transformación”, que lamentablemente han fracasado por intereses personales, absurdos mesianismos y egoísmos inexcusables. Por ello es que los legítimos intereses del pueblo peruano han sido postergados dejando a los partidos de la derecha más recalcitrante la libertad de acción para tener el poder y entronizar una Constitución Política neoliberal que nos gobierna desde hace más de 27 años y que debe ser reemplazada por una nueva Carta Magna.

Somos conscientes del crucial momento que atraviesa el mundo, en particular los más pobres, producto de la crisis económica mundial y profundizada por la crisis sanitaria de la pandemia del COVID-19. Creemos que, por desgracia, la situación que atraviesa nuestro país aún puede ser empeorada y todos debemos combatir esta pandemia. Si alguna cosa positiva podemos rescatar de esta terrible situación es que ha demostrado que el neoliberalismo y la economía de mercado no sirven al pueblo, jamás han servido; pues ya hemos comprobado que el sistema de salud, el educativo y otros solo están listos para atender bien a los ricos, dejando a la mayoría desnuda frente a la crisis. Solo un sistema social que ponga por delante la atención de las necesidades básicas de todo el pueblo peruano podría haber adoptado soluciones más equitativas.

Desde el Congreso impulsaremos la convocatoria de una Asamblea Constituyente que pueda ser instalada en el más breve plazo para que pueda realizarse un referéndum aprobatorio de la nueva Constitución antes de julio del 2022. Nosotros hemos propuesto, desde el primer momento, una nueva Constitución Política, propuesta que hoy en día es secundada hasta por algunas organizaciones de derecha. Tal vez sea posible lograr este consenso en el nuevo Congreso.

Asimismo, impulsaremos disposiciones constitucionales claves para que el Estado pueda participar activamente en la economía, como órgano activo y regulador allí donde haya excesos, y en sectores fundamentales de actividad económica de la nación, como son la producción de energía, de alimentos básicos, de medicinas y servicios médicos, la educación, etc. Se impulsará la reforma política de manera integral, es decir, la reforma de los sistemas de representación (Congreso, asambleas regionales y concejos de gobierno local) para que representantes y representados interactúen de manera permanente; de partidos políticos bajo los principios de democracia interna; de gobierno, bajo los principios de la descentralización, la rendición de cuentas y la lucha contra la corrupción y de elecciones, para fortalecer la participación ciudadana.

Para nuestra organización política también es de particular importancia impulsar acciones orientadas a la seguridad alimentaria de la población, apoyando a la agricultura familiar, que es la base de la producción agrícola del país.

Pueden leer todas las columnas de .