"El presidente no puede ser candidato, no quiere ni lo será de ninguna manera", afirmó Gino Costa. (Foto: GEC)
"El presidente no puede ser candidato, no quiere ni lo será de ninguna manera", afirmó Gino Costa. (Foto: GEC)
Sebastian Ortiz Martínez

El portavoz de la Bancada Liberal, , afirmó que es “improbable” que el presidente esté dispuesto a renunciar, como se lo piden desde Fuerza Popular y el Apra. Agregó que será difícil que el Congreso, “responsable de la crisis”, conduzca un eventual proceso de transición.

— ¿El triunfo de Pedro Olaechea en la Presidencia del Congreso fue el detonante para el planteamiento del presidente Martín Vizcarra sobre el adelanto de las elecciones? ¿Por qué?
El detonante fue el incumplimiento por parte del Congreso de los compromisos que adoptó cuando le dio la segunda confianza al primer ministro [Salvador del Solar]. El Congreso ha incumplido con el proyecto sobre la inmunidad parlamentaria, el voto preferencial y el financiamiento electoral. En este último, se negó a exigir la rendición de cuentas a los partidos y a darle dientes a la ONPE para que supervise las cuentas bancarias de estos. [El Ejecutivo] ha optado a ponerle fin a tres años de crisis política al adelantar las elecciones. Este es un Congreso controlado por una fuerza política que se ha dedicado a obstruir la acción del Ejecutivo y también del Poder Judicial.

— Desde Fuerza Popular han exhortado al presidente Vizcarra y a la vicepresidenta Araoz a renunciar y que sea Olaechea el que llame a elecciones. ¿Esta es una salida viable a la crisis?
No creo que el presidente de la República vaya a renunciar, el paralelo con el 2000 no es suficiente, en ese año Alberto Fujimori tuvo que renunciar porque él era el problema, la corrupción de su régimen estaba concentrada en el Poder Ejecutivo y, específicamente, en la Presidencia y en su asesor [Vladimiro Montesinos]. Y hoy ese no es el caso. El problema de blindaje a la corrupción es una responsabilidad atribuible al Congreso. Será difícil que el Congreso, responsable de la crisis política, conduzca el proceso de transición. No veo cómo el presidente podría aceptar esa condición […] Es improbable que [Martín Vizcarra] esté dispuesto a renunciar a la Presidencia.

— ¿Cómo interpreta que Mercedes Araoz no conociera del proyecto de adelanto de elecciones?
Es una decisión del presidente [Vizcarra] y lo conversa y lo consulta con quien él considere necesario, hubiera podido consultarlo con la vicepresidenta, pero decidió no hacer y es una prerrogativa suya […] Esta es una decisión del gobierno y no veo cómo involucre a la vicepresidenta.

— Recientemente el Congreso aprobó seis proyectos de la reforma política, algunos de ellos establecen las elecciones internas, la paridad y alternancia. ¿Estos cambios deben regir si se adelantan los comicios generales?
Algunos de ellos no iban a ponerse en práctica en el 2021 de manera integral, porque se había hecho precisamente una excepción. Por ejemplo, las primarias para los partidos ya existentes no eran obligatorias y la paridad y alternancia era de manera parcial. Y también se hizo una excepción con el voto preferencial para que siga vigente. Tenemos que esperar al proyecto del Ejecutivo para ver cuáles de estas medidas entrarán y cuáles no.

— La presidenta de la Confiep, María Isabel León, ha advertido que un eventual adelanto de elecciones provocará que la inversión privada siga congelada en los próximos meses…
El gobierno, con esta medida, reconoce que las condiciones para gobernar el país son adversas y difíciles. Es mejor ir a elecciones, esto tendrá algunos costos, espero que no sean los costos que sospecha la señora León. Igual tenemos un año más con este Congreso, en el que espero se le dé prioridad a los asuntos económicos, los anunciados por el presidente, como el plan de competitividad y el de infraestructura.

— Si se adelantan las elecciones, ¿el presidente Vizcarra debe ser candidato?
No, no, el presidente no puede ser candidato, no quiere ni lo será de ninguna manera, eso está clarísimo, eso está descartado.

— ¿Una nueva elección nos garantiza tener un mejor Parlamento?
Esperamos que, por lo menos, no tengamos un Parlamento con una mayoría tan obstruccionista como lo que hemos tenido estos años y que haya una representación más plural del país. También esperamos una representación nacional que no obstaculice la acción de la justicia como lo ha hecho este Congreso, especialmente este último año. A un año del destape de los audios de la vergüenza no hay ni un solo alto miembro del sistema de justicia sospechoso de integrar “Los Cuellos Blancos del Puerto” al que se le haya iniciado una investigación por pertenecer a una organización criminal, porque el Congreso con su mayoría lo ha impedido.

— ¿Qué tipo de crítica le puede hacer al Ejecutivo a raíz de esta nueva crisis?
Yo creo que la crisis política la genera la mayoría parlamentaria que, en un primer momento, no reconoce la derrota [ante PPK] y luego se dedican a obstruir la acción del Ejecutivo, interpelar ministros, censurarlos, forzarlos a que se vayan y después las dos [mociones] de vacancia [contra Kuczynski]. Con Vizcarra, el Ejecutivo ha retomado la iniciativa. Y a pesar del uso de la cuestión de confianza, es muy difícil asegurar la gobernabilidad democrática en el país. Es necesario ir a elecciones generales, que el pueblo decida en las ánforas, que se repartan nuevamente las cartas.

— ¿No cree que el Ejecutivo pudo hacer un mayor esfuerzo por dialogar?
Bueno, siempre se pueden hacer mejor las cosas y si ha habido un conflicto tan intenso entre el Ejecutivo y Legislativo, hay responsabilidad de ambos lados […] La mejor solución [a la crisis] es acortar el cronograma electoral, quienes dicen que esto va a traer más inestabilidad desconocen que todo esto ya ha traído inestabilidad, ya ha afectado y está afectando a la economía y la gobernabilidad del país. De manera que acortar el mandato de dos a un año más bien tiene la virtud de darnos una salida a una situación que no es buena.

— Fuerza Popular y el Apra consideran que el presidente Vizcarra ha reconocido que “incapaz” de gobernar al proponer el adelanto de elecciones. Incluso, en el Congreso hay voces a favor de la vacancia presidencial…
No me cabe la menor duda que hay quienes querrán forzar una vacancia presidencial, pero no tienen ninguna razón ni ningún fundamento sólido para hacerlo. Y más allá de los deseos que puedan tener veo difícil que una iniciativa de esa naturaleza prospere, salvo que quieran imponer con la fuerza de sus votos una vacancia a como dé lugar.