Rodrigo Cruz

Nuevamente el presidente Pedro Castillo es sindicado como líder de una organización criminal, pero a diferencia de otras investigaciones fiscales, en esta su círculo más íntimo se ha visto comprometido. Su esposa Lilia Paredes y su cuñada Yenifer (a quien trata como su hija) han sido señaladas por el equipo especial de fiscales contra la corrupción del poder –que dirige la fiscal superior Marita Barreto– como presuntas integrantes de esa misma agrupación delictiva.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más