The Parrot Shadow rinde culto a la cultura del ron y la coctelería tiki. Ofrece al rededor de 50 cocteles y 230 etiquetas de ron sin excluir otros destilados como el Gin, Vodka, Pisco, Whisky, Tequila y otros.
The Parrot Shadow rinde culto a la cultura del ron y la coctelería tiki. Ofrece al rededor de 50 cocteles y 230 etiquetas de ron sin excluir otros destilados como el Gin, Vodka, Pisco, Whisky, Tequila y otros. / Lenin Tadeo
Diana Gonzales Obando

Este 16 de agosto se celebra el , la ocasión que estaban buscando para sumergirse en The Parrot Shadow y descubrir a través de sus 230 etiquetas y una carta de 50 cocteles, la verdadera esencia de esta bebida que apasiona al bartender Nando Córdova. Además, este espacio de San Isidro nos invita a degustar la nueva carta de comida asiática ideada especialmente por el chef .

The Parrot Shadow ofrece una amplia carta de cocteles y platos personales y piqueos.
The Parrot Shadow ofrece una amplia carta de cocteles y platos personales y piqueos. / Lenin Tadeo

Reconocido por la International Rum Conference de Madrid como mejor bartender de Ron, Nando Córdova creó en The Parrot Shadow un templo personal que le rinde culto al ron y al recorrido histórico de la , un estilo de cocteles muy particular con una cultura, personajes y mitos alrededor. La historia de la coctelería tiki se remonta a los años 30 del siglo XX, a Hollywood, al ron por contrabando y a un personaje excéntrico conocido popularmente como Don the Beachcomber, el creador de este mundo florido de rones y referencias náuticas, de influencias tropicales, polinesias y hawaianas que se popularizó en Estados Unidos. Desde aquella época, la idea de los bares tiki recorrieron el mundo. Otros personajes aparecieron –como Trader Vic–, copiaron recetas y reformularon el espíritu de la coctelería tiki.

La terraza y el salón de The Parrot Bar tiene decorados de bambú, hojas de palma, instrumentos náuticos que aluden a la cultura tiki.
La terraza y el salón de The Parrot Bar tiene decorados de bambú, hojas de palma, instrumentos náuticos que aluden a la cultura tiki. / Lenin Tadeo

Tradición en cada copa

“Lo que hacía Don the Beachcomber era trabajar cocteles en vasos de vidrio, pero implementa frutas naturales como recipientes, como la piña, el coco, el bambú, eso era a lo que se podía llegar en esa época. Luego, usaron vasos de cerámica que no necesariamente eran del tipo tallados de dioses polinesios”, detalla Córdova, quien viajó a la meca de la coctelería tiki, Estados Unidos, para profundizar y perfeccionar las recetas que ofrece actualmente en The Parrot Bar. Además, consiguió bibliografía con las recetas originales e historia de los cocteles más emblemáticos.

Nando Córdova con una clásico Mai Tai. Al igual que en la coctelería tiki, la receta de los jarabes de The Parrot Shadow se mantienen en secreto.  "Antes no me gustaban las camisas floreadas y ahora estoy de ese lado”, comenta el bartender.
Nando Córdova con una clásico Mai Tai. Al igual que en la coctelería tiki, la receta de los jarabes de The Parrot Shadow se mantienen en secreto. "Antes no me gustaban las camisas floreadas y ahora estoy de ese lado”, comenta el bartender. / Lenin Tadeo

“Somos un bar de rones que nos especializamos en cocteles tropicales, exóticos, cocteles con ron. Propiamente no lo considero un tiki bar, pero sí estamos adoptando elementos. Dentro de la coctelería, lo que busco es que se respete la receta original, así sea un Cuba Libre, una Piña Colada, un Mai Tai o un Navy Grog. Para poder generar cultura y educación tienes que educar. Si me pongo creativo y hago 20 versiones propias de Mai Tai entonces distorsiono el sentido del coctel original”, agrega.

Zombie, creación del mítico Don the Beachcomber. “Los cocteles tiki no son dulces, tienen que ser equilibrados", dice el bartender Nando Córdova.
Zombie, creación del mítico Don the Beachcomber. “Los cocteles tiki no son dulces, tienen que ser equilibrados", dice el bartender Nando Córdova. / Lenin Tadeo

Con mucho detalle, fechas y referencias de las recetas originales, la carta de The Parrot Bar ofrece alrededor de 50 cocteles, entre clásicos y de autor. Por ejemplo, encontraremos tres versiones del clásico Mai Tai: el de Trader Vic’s (1944), del Hotel The Royal Hawaiian (1953) y de Don the Beachcomber (1933). El emblemático zombie creado por Don the Beachcomber en 1933, así como el Pi Yi, el Beachcomber Rum Barrell (1965), Navy Glog (1941) y el Missionary Downfall (1940), entre otros.

Welcome to Paradise.
Welcome to Paradise. / Lenin Tadeo

Los tradicionales caribeños y cocteles clásico con ron como el mojito de Sir Francis Drake, Cuba s. XVI; el Hemingway Daiquiri de Constantino Rivalaigua, Cuba 1921; Presidente Cocktail de Eddie Woelke, Cuba 1920; la Piña Colada de Ramón “Monchito” Marrero, Puerto Rico 1954; o, la Caipirinha brasilera del siglo XIX.

Exótica Negroni.
Exótica Negroni. / Lenin Tadeo

Y los cocteles del propio Nando Córdova como Welcome to the Paradise, The Parrot Shadow, Lava de Volcán, Moana y reversiones como el Exótica Negroni.

“¿Qué es lo que más te gusta del ron?”, le preguntamos a Córdova: “Me gusta todo. Es más irreverente, es el hijo rebelde de los destilados porque lo relacionas con piratas o corsarios, no con un tipo con terno o frac como sí relacionarías a un whisky que es más elegante. El ron es informal, pero educado, no achorado. Me gusta eso del ron porque me permite fluir como soy en realidad”, nos dice.

Gastronomía con influencia cantonesa, japonesa, coreana, indonesia y hawaiana

El chef Hajime Kasuga se especializa en cocina nikkei, pero se adaptó al concepto de Nando Córdova con una carta de mucha influencia cantonesa, japonesa, coreana, indonesia y hawaiana. “Dentro de la carta vas a ver productos asiáticos y es por eso que hemos quitado el tema nikkei y hemos puesto asian food. La idea es que el cliente tenga una tremenda variedad de tragos y acompañar la bebida con piqueos o platos”, nos cuenta el chef.

Rumaki, plato típico hawaiano.
Rumaki, plato típico hawaiano. / Lenin Tadeo

Encontrarán platos exóticos y exquisitos como el rumaki, un plato típico hawaiano. En The Parrot Shadow se sirve pollo enrollado con tocino en salsa teriyaki.

También, ofrecen en su carta gyozas fritas de langostino y cerdo y al vapor, acompañadas de una salsa de soya, aceite de ajonjolí, vinagre, pimienta japonesa y una salsa a base de maracuyá. Otro plato que puede funcionar como piqueo si vas entre grupo son las brochetas de pollo con piña, pimiento y cebolla bañadas en teriyaki.

El chef Hajime Kasuga vivió dos años en Indonesia y pudo traer la máxima influencia de su gastronomía.
El chef Hajime Kasuga vivió dos años en Indonesia y pudo traer la máxima influencia de su gastronomía. / Lenin Tadeo

Mie Goreng lleva fideos, langostinos, verduras y al medio un huevo frito. La idea es mezclar todos los ingredientes con la salsa de ingredientes asiáticos como es la pasta de camarones, salsa de soya oscura, ajo y otras especias más. El olor es intenso. Se sirve en una piedra caliente y se forma una capita crocante en la parte de abajo. Es uno de los platos con más demanda.

Mie Goreng, plato tradicional de Indonesia, Malasia y Singapur. Lleva fideos, langostinos, verduras y al medio un huevo frito.
Mie Goreng, plato tradicional de Indonesia, Malasia y Singapur. Lleva fideos, langostinos, verduras y al medio un huevo frito. / Lenin Tadeo

“Si el cliente no quiere fideos tenemos el Bibimbap que es un plato típico coreano. Tenemos una base de arroz, vegetales, hongo, espinaca, zanahoria, pepino y frejolito chino. Encima va un huevo frito y, lo que dará el sabor coreano es el ají gochujang, un ají con sabor ahumado y, además, pasta de soya. La idea es mezclar las verduras, el arroz y un mix con todos los ingredientes, se forma un concolón y eso es lo que a la gente le gusta”, destaca el chef.

Además, tienen las Bongo Bongo Salad y las Volcano Hot Salad, los Smash Sushi y los hawaianos Poke Bowls.

Bibimbap es un plato típico coreano.
Bibimbap es un plato típico coreano. / Lenin Tadeo

Si te animas por este recorrido por el ron y las culturas caribeñas y de la polinesia, a través de sus cocteles y gastronomía, no te arrepentirás de todas las sorpresas y misterios que encontrarás.

Más datos:

  • The Parrot Shadow tiene aforo de 40 personas, las paredes están decoradas de bambú, petate, el techo de barra está con hojas de palma de Piura, lámparas de peces globo sobre la barra traídas desde Tailandia y boyas de vidrio colgantes en la entrada del bar.
  • Ubicación: Calle Santa Luisa 250, San Isidro
  • Horario: De lunes a jueves de 4 p. m. a 10:30 p. m. / Viernes, sábado y vísperas de feriado de 5 p. m. a 2:30 a. m.
  • Reservas: 986559433
  • Sigue sus novedades en Instagram: