La marca Not a Common Burguer apuestó por hamburguesas a base de plantas y consiguió el primer puesto en el BurgerFest 2022.
La marca Not a Common Burguer apuestó por hamburguesas a base de plantas y consiguió el primer puesto en el BurgerFest 2022.
Patricia Castañeda Alva

Not a Common Burguer nació un mes antes del inicio de la pandemia de COVID-19. André Gallet, cofundador de la marca, recuerda que empezaron vendiendo hamburguesas congeladas, pero que a él le “quitaba el sueño” no ser quien cocinara las hamburguesas que las personas comían y tenía como meta hacer un emprendimiento en torno a ello, pero conforme fue avanzando la pandemia, ese sueño se desvaneció. Cuando las ‘dark kitchen’ tomaron mayor notoriedad Gallet, junto a Carlos Goicochea y Antonella Aguilar, vieron una oportunidad y decidieron abrir su propia cocina oculta.

Actualmente, Not a Common Burguer ofrece hamburguesas veganas, vegetarianas y de salmón. “Primero empezamos con la pescado. Luego, desarrollamos las hamburguesas veganas. Decidimos brindar un buen producto, en donde todo sea vegano. Desde la mayonesa hasta el pan. Tenemos mucho cuidado con no fallarles”, indica Gallet.

Not a Common Burguer hace sus salsas desde cero.
Not a Common Burguer hace sus salsas desde cero.

Para el joven cocinero peruano, Not a Common es una marca que ha decidido inventar hamburguesas “no comunes” que les gusten a todos, a quienes amen la carne y quienes no la coman por ética.

No somos veganos, ni vegetarianos ni pescetarianos, pero estamos convencidos que todas las personas deben tener derecho a comer rico”, añade.

André Gallet tiene 12 años de experiencia en el rubro de la gastronomía. Viene de la escuela de Maido y Rafael, y todos estos años le han enseñado, no solo sabiduría gastronómica sino, que el respeto por el cliente es lo más importante. “Lo que el cliente quiere comer siempre es lo más importante”, añade.

André Gallet junto a Carlos Goicochea, cofundadores de Not a Common Burguer.
André Gallet junto a Carlos Goicochea, cofundadores de Not a Common Burguer.

La carta

Para André Gallet, la razón de ser de Not a Common Burguer es ofrecer algo diferente a las hamburguesas tradicionales. Algo único. “No buscamos reemplazar la carne, no deseamos reemplazar la carne ni que tenga su misma apariencia. No usamos soya ni proteína de alverja. Esa no es nuestra razón de ser. No queremos que se parezca la carne. Queremos vender hamburguesas no comunes que no existan en otro lado”, explica.

Pero lograr la calidad de productos que ofrecen no ha sido sencillo. “Ha sido un trabajo arduo e investigación el no usar huevo. Teníamos que probar nuevas harinas y aditivos, y que a su vez no sean amargos. Hemos hecho muchas pruebas”, argumenta.

Hamburguesa a base de frejol negro. (Foto: Not a Common Burger)
Hamburguesa a base de frejol negro. (Foto: Not a Common Burger)

Not a Common Burguer hace todo desde cero, menos el pan vegano. Gallet cuenta que trabajan de la mano con la panadería Kalatanta, quienes han desarrollado un pan brioche “que es tan o más rico que el tradicional”.

El cocinero peruano quería que todo fuera hecho por ellos. “Tenía miedo que desentone ya que todo lo hacemos aquí . Los estándares de calidad no cambian. No sale de aquí si no me gusta. No conseguíamos el pan, les escribí y me respondieron súper rápido”, recuerda sobre el insumo que les faltaba para hacer sus hamburguesas completamente veganas”, añade.

Garbanzo burger, chutney de mango, kiuri (pepino japonés), curry mayo, brotes de alfalfa en pan brioche vegano. (Foto: Not a Common Burger)
Garbanzo burger, chutney de mango, kiuri (pepino japonés), curry mayo, brotes de alfalfa en pan brioche vegano. (Foto: Not a Common Burger)

Su primer premio

La marca Not a Common Burguer apostó por hamburguesas a base de plantas y consiguió el primer puesto en el BurgerFest 2022. Gallet relata que el día que ganaron como Mejor hamburguesa en el Burger Fest, estuvieron muy contentos.

El cofundador de la marca simplemente no podía creer que una hamburguesa que no fuera de origen animal ganara entre tantas otras.

Equipo de Not a Common Burger celebrando con su premio.
Equipo de Not a Common Burger celebrando con su premio.

Fue por votación, me pareció bastante surrealista. Me hizo darme cuenta que no necesitas la carne para hacer cosas ricas, que sean deliciosas y que valgan la pena. Yo mismo pude comprobarlo cuando veía a las personas comprar y ver sus caras al probar las hamburguesas”, explica.

“Me di cuenta estamos yendo por un buen camino”, concluye.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más