La educación a distancia demanda mayor responsabilidad y autonomía por parte de los adolescentes. (Foto: Reuters)
La educación a distancia demanda mayor responsabilidad y autonomía por parte de los adolescentes. (Foto: Reuters)
Redacción EC

Aprender en tiempos de pandemia se ha convertido en todo un desafío para los adolescentes. Antes de la pandemia, uno de los retos en las escuelas era lograr que ellos desarrollen las habilidades de responsabilidad y autonomía para avanzar en su propio aprendizaje. Sin embargo, en este contexto, estas habilidades son pilares para lograr un verdadero aprendizaje.

MIRA: Perú Champs: la asociación que transforma las vidas de niñas y niños de bajos recursos a través de la educación

Ahora que los y las adolescentes tienen la compañía de su familia en casa. ¿Cómo pueden ayudarlos a fomentar su responsabilidad y autonomía? Pedro Navarro, director del colegio alternativo Talentos y usuario de Blended, comparte las siguientes recomendaciones que pueden seguir los padres:

Apoyarlos en sus proyectos. Es importante saber que no todo el aprendizaje está enfocado en el cumplimiento de tareas prediseñadas, y la tradicional evaluación que prioriza solo los contenidos y no las habilidades. En este contexto, hay proyectos que las escuelas impulsan, que no tienen mucho que ver con las formas tradicionales de la enseñanza y el aprendizaje, que le permiten a los chicos y chicas a desarrollar otras habilidades, muy importantes para el trabajo de la escuela y la vida.

MIRA: ‘Súmate a mi historia’, la campaña para ayudar a los niños de Urubamba

Preguntarles sobre su día a día. Que las preguntas acerca del trabajo de sus hijos, en el día o en el fin de semana, no sean solamente, “¿terminaste la tarea?”, “¿cuánto sacaste de nota?”, o algo parecido; sino más bien “¿cómo te fue hoy?” lo que da cabida a que ellos cuenten lo que están haciendo; preguntarles también “¿qué más avanzaron?” o decirles simplemente “a ver muéstrame tu proyecto”, “te puedo sugerir algo”. Esto los impulsará a avanzar y seguir mejorando.

Hablarles sobre la disciplina. Que no es aquella que se entiende como estar “quietecitos y obedecer en todo”; sino hablarles que la disciplina es proponerse algo e intentar hacerlo bien y mejor cada día; es decir, un ejercicio que requiere constancia, ser organizado, que requiere de nuestra iniciativa diaria y que, si sale mal un día, tengo el siguiente para volver a intentarlo. Para ello, los padres en diálogo con sus hijos pueden establecer rutinas o actividades que ellos pueden seguir. Esto les permitirá aprender a organizarse en sus actividades cotidianas y fijarse metas a corto plazo, que pueden ser evaluadas cada fin de semana.

MIRA: Gerson Ames: el profesor peruano nominado al Nobel de Educación y cómo ve las matemáticas hoy

Enseñar con el ejemplo. Recordemos también la importancia de enseñar con el ejemplo. Si establecemos normas en casa o las consensuamos en familia, debemos saber que todos los miembros del hogar deben aplicarlo.

Mostrar nuestro apoyo siempre. Debemos entender que ahora los procesos de aprendizaje son distintos debido a la virtualidad. Por eso mismo, debemos mantener la confianza en sus desempeños, sin perder de vista la supervisión de sus actividades. Se puede valorar sus esfuerzos elogiando sus trabajos o recompensarlos, sin necesidad de que estos sean solo materiales.

MIRA: #Mequedoencasa - Ep. 48: Educación digital: el reto para el 2021 | Podcast

Finalmente, una última recomendación para los padres y madres es involucrarse más en conocer acerca de los entornos virtuales que usan sus hijos e hijas, y no solo conocer acerca de lo publicado por ellos en las redes sociales. Este sería un aspecto muy importante que nos ayudaría a avanzar como familia y como escuela.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Pandemia “congela” la educación de millones de niños en Latinoamérica

Pandemia "congela" la educación de millones de niños en Latinoamérica

TE PUEDE INTERESAR