Better Call Saul
2022
Netflix
Director:
Rhea Seehorn
Actores:
Bob Odenkirk , Rhea Seehorn , Jonathan Banks, Tony Dalton, Giancarlo Esposito
Género:
Drama, Acción
Duración:
43 minutos
Clasificación:
+14
Saltar Intro | Tráiler de "Better Call Saul", temporada 6. (Fuente: AMC)
Saltar Intro | Tráiler de "Better Call Saul", temporada 6. (Fuente: AMC)

Las personas tienen varias caras. La que muestran a los demás, la que solo se muestran a sí mismos, e incluso la que ellos mismos no quieren ver y permanece oculta. “” explora esos rostros en un episodio a veces cómico, a veces tenso; una combinación para nada ajena a esta ficción y que, ahora, obtiene otro enfoque.

A continuación, SPOILERS de “Better Call Saul” 6x04, “Hit and Run”:

MIRA: “Better Call Saul” y su mención al Perú en el debut de su temporada final

El plan continúa

Desde el primer minuto, el capítulo pone énfasis en los lados ocultos. Ahí tenemos a esta familia que anda por su barrio, el típico suburbio estadounidense, pero que al entrar a su casa revelan un secreto. Hay todo un equipo de seguridad en la sala y la cocina, con armas automáticas, chalecos antibalas y cámaras; muchas cámaras. Un grupo dispuesto solo para proteger al vecino, Gus Fring (Giancarlo Esposito). Mientras tanto, en otro lado de la ciudad, Kim Wexler () y Jimmy McGill () siguen con su plan para hundir la carrera de Howard Hamlin (Patrick Fabian).

Nuevamente, la palabra clave aquí es ocultar; la cual está presente en todo momento, una sensación comunicada con pericia por Seehorn; que por primera vez hace de directora con este episodio de “Better Call Saul”; donde orienta a sus colegas y también a sí misma. Vemos a Kim mantener escondido el teléfono con el que avisa a Jimmy que puede proceder con el plan. También vemos este concepto con el mismo Howard Hamlin que, ignorante de la conjura en su contra, habla con su psicoterapeuta, un lado inédito en él. Jimmy, por su parte, ejerce su habilidad para los disfraces y, vestido como el abogado al que piensa destruir, con peluquín, traje e incluso idéntico bronceado; le roba el automóvil para recoger a Wendy (Julia Minesci); prostituta a la que vimos por primera vez en “Breaking Bad”.

Rhea Seehorn y Ed Begley Jr. en "Better Call Saul"
Rhea Seehorn y Ed Begley Jr. en "Better Call Saul"
/ Greg Lewis/AMC/Sony Pictures Television

Antes de que Cliff Maine llegara al encuentro de Kim, la vemos nerviosa. Acomoda su silla con brusquedad, no deja de darle golpecitos al suelo con el taco del zapato. De cara a su interlocutor, es la persona más segura del mundo; el pretexto para que ambos hablen es unirse para ofrecer consejo legal a jóvenes en problemas. En ese contexto, poco después de que Maine le contara que tiene un hijo adicto a las drogas (un lado oculto más, en consonancia con el episodio), ocurre lo planeado: el “choque y fuga” (“hit and run”) que da nombre al episodio: un Jimmy disfrazado de Howard bota del vehículo a Wendy, escándalo estratégicamente visto por Maine, que ata cabos en su mente. Al regresar el vehículo al estacionamiento del psiquiatra, Jimmy tiene que ingeniárselas para que el plan no sea descubierto. Una escena que, antes de ser descrita, tiene que ser vista. Basta decir que es la cereza de este frío pastel llamado venganza.

Amenazas y oportunidades

Por el lado del mismo Jimmy, su trabajo pasa por un serio problema cuando descubre que en la corte el trato hacia él ha cambiado. Ahora le piden sacarse el cinturón y los zapatos antes de entrar, algo que no es requerimiento para los otros abogados. Sus conocidos ya no le hablan, nadie se sienta con él a la hora del almuerzo y otros ni siquiera le dirigen la palabra. El rumor de que está asociado a Lalo Salamanca (Tony Dalton) es fuerte.

Pero mientras este rumor que es verdad corre por los pasillos del recinto, Jimmy también ve el otro lado de la moneda: si consiguió la libertad de un narco peligroso, en las narices de la autoridad, es entonces capaz de muchas cosas. Empieza a recibir clientes por montones, al punto de que la trastienda del salón de uñas que alquila para su negocio ya no alcanza para recibirlos a todos.

Quien la pasa peor es Kim. Ella descubre el vehículo que, por lo menos desde el segundo episodio, la sigue junto a Jimmy. Pero no se trata de Lalo, que hasta donde sabemos sigue oculto, sino de enviados de Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks); que sigue las órdenes de Fring y está al tanto de que el narco no entre en contacto con sus viejos asociados.

Jonathan Banks en "Better Call Saul"
Jonathan Banks en "Better Call Saul"
/ Greg Lewis/AMC/Sony Pictures Television

En lugar de entrar en pánico, o de usar el estilo Saul Goodman de abordar los problemas por la tangente; Kim confronta a sus perseguidores de manera directa. Ellos, sabiéndose descubiertos, se van. No mucho después, Kim descubre la situación por boca del mismo Mike, quien la aborda en el café donde es clienta regular. Kim es dura, pero no imperturbable, camufla bien sus nervios. No deja que otros vean el miedo en sus ojos. Ni siquiera Jimmy. Pero es un ser humano que reacciona ante los estímulos, como ocurrió con el tenso encuentro que tuvo en la anterior temporada cuando Lalo los visitó en el apartamento. Aun así, la imagen que proyecta es de seguridad, incluso Mike, un experto juez del carácter humano, lo reconoce.

Kim: “¿Por qué habla conmigo y no con él (Jimmy)”?

Jimmy: “Porque creo que usted está hecha de material más fuerte”.

Mientras Mike y Gus continúan en la búsqueda de Lalo Salamanca, sea de manera activa o con la extrema seguridad a la casa del “pollero”, que tiene un complejo sistema de vigilancia que se mostró primero en el cold open; Jimmy y Kim observan el futuro de la “justicia veloz” de Saul Goodman; el local que se convertirá en la oficina vista en “Breaking Bad”. Él está calmado a pesar de los problemas; ella, en cambio, muestra el estrés. Pero Jimmy no parece darse cuenta de esta vulnerabilidad. Ambos se van y solo queda la noche.

Pensamientos sueltos


  • Howard Hamlin tiene problemas en casa, con su esposa. No puedo evitar sentir pena por él ahora que el trabajo para destruir su imagen va viento en popa.
  • La Wendy que vemos aquí está en una situación precaria, pero no al nivel de “Breaking Bad”; donde el consumo de metanfetamina le ha destruido los dientes.
  • Sobre la seguridad alrededor de la casa de Gus Fring, tengo varias suposiciones, pero más que nada, preguntas. ¿El túnel que va de una casa a otra cuándo se creó? ¿Desde qué día la pareja de ciclistas está vinculada al “pollero”?
  • Este sistema de seguridad muestra cómo así Fring supo que Walter White se acercó a su casa con un arma en “Breaking Bad”.
  • Siguiendo con Fring, esta debe ser una de las pocas veces donde lo vemos totalmente. Él, incluso cuando nadie lo, ve es como un robot.
  • Tengo el oscuro presentimiento de que no veremos una confrontación de Jimmy contra Lalo esta temporada. Será Kim, aquella que está hecha de “material más fuerte”, como dice Mike, quien proteja a su esposo. Mientras más pienso en eso, más miedo tengo.
  • Tengo dudas de si, en Perú, los otros abogados tratarían con tan evidente desprecio a un defensor de narcos como Jimmy. En público puede que sean todo sonrisas y abrazos, pero en privado, en concordancia con nuestra hipocresía, se llenarían la boca de adjetivos.
  • no dije nada sobre la conexión con “Breaking Bad” del episodio. Recordemos que Lalo fue mencionado por primera vez en la segunda temporada, por Jimmy, mientras Walter y Jesse lo amenazaban de muerte. “No fui yo, fue Ignacio (Nacho)”, dijo por aquel entonces, mientras pensaba que Lalo Salamanca era quien lo tenía amenazado. Se supone, entonces, que Jimmy desconoce qué destino tendrá dicho narco. Esto refuerza mi teoría de que será Kim la que trate con él cuando ya no haya otra salida.
  • Tampoco dejo de pensar en lo que busca Kim al quererlo todo: ayudar a los jóvenes en problemas, pero también coquetear con el peligro. Al menos Jimmy es honesto y ya no busca ayudar a nadie que no sea él mismo. Otra vez, máscaras y caras.

Dato

Puedes ver nuevos episodios de “Better Call Saul” todos los martes por Netflix.

MÁS EN INSTAGRAM...

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más