Cowboy Bebop
☆☆
2021
Netflix
Director:
André Nemec
Actores:
John Cho, Daniella Pineda, Mustafa Shakir
Género:
Duración:
45 minutos
Clasificación:
+14
John Cho como Spike Spiegel en "Cowboy Bebop". (Foto: Netflix)
John Cho como Spike Spiegel en "Cowboy Bebop". (Foto: Netflix)

En casi todos los diez episodios del live action de “Cowboy Bebop” de , que vi anticipadamente para escribir esta crítica, tuve una sonrisa de oreja a oreja… hasta que esa sonrisa se borró. Si fuese un personaje de anime, una gota de sudor grande como uva habría aparecido en mi cabeza, justo entre el rabillo del ojo y la sien. Y no mucho después, una vena abultada dominaría esa zona; amenazando con reventar. En el anime, estos son signos de rabia pasajera, que desgasta.

No se supone que “Cowboy Bebop”, cuyo título alude a un tipo de música jazz, relajante, te haga sentir eso. No a los que vieron el anime original, tampoco a los recién iniciados que notarán algo más en una propuesta que muchas ocasiones acierta y otras veces, escasas pero significativas, da paso al desastre.

El elenco

Ambientada en un futuro cercano, la primera temporada de la serie sigue Spike Spiegel (John Cho), Jet Black (Mustafa Shakir) y Faye Valentine (Daniella Pineda); cazadores de recompensas que se mueven por todo el sistema solar a bordo de la Bebop, nave vieja pero sólida. La Tierra ha sido abandonada y los altos índices de crimen han llevado a que la Policía tercerice los servicios de búsqueda y captura. Estos rebeldes con corazón de oro entran al negocio para obtener dinero rápido, aunque no fácil.

Spike es un exintegrante del Sindicato, la mafia más grande del Sistema Solar. Jet es un expolicía acusado de un crimen que no cometió, por lo cual pasó tiempo en la cárcel. Faye, por su parte, es una mujer que ha perdido la memoria y busca respuestas a su pasado. Tres protagonistas de orígenes disímiles que garantizan dinámicas atractivas. Los tres son puro fuego, verlos en la pantalla es un gusto. El antagonista no se queda atrás: Vicious, un hombre violento que cree ser más importante de lo que en realidad es, personaje que bien pudo haber sido una simple caricatura, pero al que el actor Alex Hassell otorga humanidad.

Una propuesta complicada

Creada por Shinichiro Watanabe, el “Cowboy Bebop” original tenía entre sus influencias la cultura occidental: películas de vaqueros, la literatura pulp, el cine de ciencia ficción, el cine de explotación y al procedimental de TV (series donde cada episodio es un caso independiente). La serie de Netflix, desarrollada por André Nemec (guionista de las recientes películas de las “Tortugas Ninja”, va directamente a esas influencias y se inclina en ellas con mayor fuerza que el anime. Las tomas de cámara aberrantes, donde el horizonte aparece inclinado e incluso los diálogos expositivos, que cuentan la trama para que el espectador la entienda, son parte del tono. Parodia y homenaje al mismo tiempo.

A estas influencias hay que sumarle el lenguaje propio del anime y el manga, donde es común ver tomas donde los personajes aparezcan en un perfil perfecto (no tan común en el cine y TV de acción real), en los acercamientos a los ojos. Visualmente, la serie pasa la prueba de ofrecer algo único a pesar de estar basada en una historia ya existente. Hay encuadres hermosos, como la pelea de Spike y Vicious o las tomas de viajes espaciales.

El duelo entre Vicious (Alex Hassell) y Spike (John Cho). (Foto: GEOFFREY SHORT/NETFLIX © 2021)
El duelo entre Vicious (Alex Hassell) y Spike (John Cho). (Foto: GEOFFREY SHORT/NETFLIX © 2021) / GEOFFREY SHORT/NETFLIX

En la construcción de este mundo de ciencia ficción, “Cowboy Bebop” es variada: cada episodio tiene múltiples ideas, dignas de un episodio de “Star Trek”, mientras que el ambiente es totalmente cyberpunk; que muestra alta tecnología en convivencia con la pobreza.

La música incidental no se queda atrás. Son los mismos temas que la notable Yoko Kanno creó para el anime, así como algunos temas compuestos solo para esta versión. No toda escena audiovisual tiene que ser musicalizada. Los silencios también son una forma de comunicación. Este “Cowboy Bebop” se zurra en tal concepto, lo cual refuerza su objetivo: abrazar los clásicos sin hacerse problemas. Pero este punto fuerte es, al mismo tiempo, su gran problema.

El nuevo “Cowboy Bebop” sabe cuándo parar en cuanto a los homenajes al original, solo que elige no hacerlo por momentos. Hay escenas que funcionan si se adaptan del anime a la televisión. Otras, no. Se trata de reglas no escritas, pero que responden a la frase: “lo reconoces cuando lo ves”. Algo hace clic en tu cabeza y te dice “esto no está bien”. A lo largo de sus 10 episodios, la serie tiene varios momentos así, pero no tan severos como en el episodio final, que adapta una secuencia musicalizada, crucial en el anime, pero que aquí se nota impostada; hasta ridícula.

Elena Satine como Julia, uno de los personajes que ganó más profundidad en la serie de Netflix.
Elena Satine como Julia, uno de los personajes que ganó más profundidad en la serie de Netflix.

Pero ese no es el único problema en este final, que deja las cosas listas para una segunda temporada: la última escena provoca vergüenza ajena, lo cual es triste para los actores que la interpretaron. El resultado de ese momento es preocupante para el futuro de la serie, así como para lo que la productora, Tomorrow Studios, vaya a ofrecer en su anunciado live action de “One Piece”. Si dicha escena es el futuro de las adaptaciones del anime a la TV de acción real, estamos condenados.

Cuando conduces un vehículo, no solo tienes que arrancar bien, sino asegurarte que esté en buen estado, que haya recibido mantenimiento. “Cowboy Bebop” empieza con fuerza, vuela con algo de turbulencia, pero su aterrizaje es un accidente. No quiero pensar que alguien vio este resultado final y, a pesar de sus notorios fallos, prefirió hacerse de la vista gorda. Esta serie dice mucho sobre la visión de algunos creadores de ficción ante las adaptaciones de un trabajo previo, pero también del mismo Netflix, que al lanzar tantos contenidos no garantiza que todos ellos mantengan un estándar de calidad.

“Cowboy Bebop” sabe cuándo parar, pero Netflix no.

Calificación

★★★☆☆

Mira también

Introducción de "Cowboy Bebop", el anime dirigido por Shinichirō Watanabe
Introducción de "Cowboy Bebop", el anime dirigido por Shinichirō Watanabe (Video: TV Tokyo)

Te puede interesar

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más