El cantante fue imagen de esta compañía de gaseosa en los años 90.
El cantante fue imagen de esta compañía de gaseosa en los años 90.

Es tan raro ver a en alguna situación que no sea cantando sobre un escenario, que cada vez que lo hace se arma un alboroto. Ocurre muy de vez en cuando, si exceptuamos segundos de videos de “ampays” de algunos fans o paparazzis. El hecho es que anoche el intérprete se convirtió en tendencia luego que se lanzara por Internet un comercial para la marca Uber Eats, una aplicación que ofrece el servicio de delivery de comida a domicilio. La pieza publicitaria se habría grabado meses antes del estallido de la pandemia, sin embargo recién se hizo pública, seguramente debido a la coyuntura. Y esta es :

Lo que se especula, claro, es cuánto habría cobrado el cantante por grabar el comercial de menos de 20 segundos. Según Quién.com, a Kim Kardashian le habrían pagado 1′300.000 dólares por uno similar para la misma empresa.

Hacía mucho tiempo que el Sol de México no aparecía en piezas publicitarias como imagen de productos o servicios y, de hecho, no han sido tantas las que ha protagonizado en el tiempo. Entre las más conocidos se encuentran las que realizó en su juventud, algunas de ellas inmortalizados en el hit que fue su biografía para Netflix, Luis Miguel, la serie.

¿Cómo empezar un huerto en casa? Anímese con estas recomendaciones

Así, todavía bajo el manejo de su padre, Luisito Rey, el entonces adolescente grabó tres spots para la marca de papas fritas Sabritas. En el primero de ellos se lo ve cantando y bailando con una multitud. La letra de la canción “La chica del bikini azul” es reemplazada por texto promocional al producto.

En el que sigue, Luis Miguel se presenta en un concierto. La letra cambiada aquí es la del tema “Isabel”.

En el último, una niña le regala una bolsa de los piqueos al intérprete durante la salida de un concierto. Luego él vuela, se presume lejos, quizás a Italia, a ver a su abuela. A ella le lleva sus papitas.

De la década del noventa queda el registro de un comercial para Coca Cola. El formato es el mismo: la letra de “No culpes a la noche” es la que se adapta con fines comerciales de la gaseosa.

Mucho tiempo después, con 34 años, en el 2004, Luis Miguel graba una publicidad para los chocolates Ferrero Roche.

Y también hubo uno en un yate para la marca de cervezas Corona.

La penúltima pieza data del 2013, y de hecho no fue un comercial, sino una promoción turística para el estado mexicano de Guerrero, donde se ubica el balneario de Acapulco, lugar en el que pasó gran parte de su juventud. En este hasta se lo ve “pichangueando” con un grupo de niños en la playa.

VIDEO RECOMENDADO

Luis Miguel, la serie | Culpable o no