La actriz insta a la población a ofrecerse como voluntarios para estudios de otros laboratorios. Ve en la vacuna la única forma de regresar a la normalidad. (Foto: Elías Alfageme)
La actriz insta a la población a ofrecerse como voluntarios para estudios de otros laboratorios. Ve en la vacuna la única forma de regresar a la normalidad. (Foto: Elías Alfageme)
Gabriela Machuca Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La actriz cree que las dos dosis que recibió como voluntaria del ensayo de estaban destinadas para ella. Ocurrió en noviembre del 2020. “Fui la última voluntaria del ensayo que estuvo a cargo la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Considero que fue así porque a un día de acudir a mi cita me llamaron a decirme que este se había detenido por percances con uno de los participantes. Luego, cuando acudí a la nueva fecha, me indicaron en la fila dentro del campus que ya no necesitaban gente a solo seis personas de atenderme. Muchos se fueron y yo con pena me quedé esperando que mi esposo me recogiera. Resultó que alguien no pasó los exámenes médicos y me hicieron pasar. Yo fui la última de todos, incluso tocaron una campana cuando acabaron, grabaron y celebraron. Yo también, por supuesto”, le cuenta a Somos.

LEE: ‘Vacunagate’: lo que piensan tres voluntarios de Sinopharm del escándalo de las vacunas
MIRA: Con pañales y solo 13 meses de nacido: la foto de Paolo Guerrero en su primera vez con la blanquirroja

Goyzueta es tuitera. Antes de tomar la decisión de inscribirse, había estado leyendo por semanas testimonios de otros voluntarios y noticias relacionadas con los estudios de las vacunas contra el nuevo coronavirus. “Me puse a pensar: ¿por qué estoy esperando que otro lo haga? Era, además, una buena oportunidad de colaborar con mi país, de hacer algo por mi conciencia y ser un ejemplo de lo que uno debe hacer en momentos difíciles. Había que hacerlo, no esperar que nos cuenten la historia”, indica.

Su esposo, el también actor Mariano Sábato, dudó pero la apoyó. Su hijo de 15 años le pidió que no lo hiciera por temor a que pudiera pasarle algo. Ella les explicó y prosiguió. “No puedo decir nada malo de mi participación en los ensayos, no me arrepiento de haber sido voluntaria de Sinopharm, por eso me entristece que nos hayan quitado la alegría que tuvimos con la llegada de las vacunas, que nuestro médicos fueran los primeros en inocularse. Cómo se deben sentir que estando peleándola tanto tiempo sufran este abuso de poder”, puntualiza.


Laly Goyzuieta en el campus de San Marcos recibiendo una de las dosis del ensayo clínico del que es voluntaria. (Foto: Archivo Personal)
Laly Goyzuieta en el campus de San Marcos recibiendo una de las dosis del ensayo clínico del que es voluntaria. (Foto: Archivo Personal)
(Foto: Archivo Personal)
(Foto: Archivo Personal)
LEE TAMBIÉN: ¿Qué se siente al ser vacunado contra el Covid-19? Tres peruanos en el extranjero cuentan sus experiencias

Y añade: “Yo les diría a los que pensaban ser voluntarios, y que quizá se han desanimado a colaborar con estudios de otros laboratorios, que no perdamos la fe. Somos más los buenos y de verdad tenemos que apostar por hacer país. No nos podemos quedar con los brazos cruzados. La ciencia es lo único que nos va a sacar de esto. Háganlo, no tengan miedo, van a estar cuidados. Que los políticos no borren los gestos comprometidos y solidarios de la gente”.//

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

La OMS declara emergencia internacional por coronavirus (AFP)