"Una iluminación inmediata de esta magnitud hace de la modestia un estorbo: hay que vociferarla", comenta el autor.
"Una iluminación inmediata de esta magnitud hace de la modestia un estorbo: hay que vociferarla", comenta el autor.
Jaime Bedoya

Un baño de conocimientos instantáneos parecería habernos llegado como efecto secundario del confinamiento y la muerte. No nos habíamos dado cuenta, pero cualquiera de nosotros era en realidad un epidemiólogo secreto, un economista visionario, un agudo sociólogo con conocimientos jurídicos. Todos con observaciones irrefutables de amplio espectro influenciador.