Tecnología de la NASA podría usarse para refrigerar conducción de electricidad en recargas de vehículos. (Foto: nasa.gov / AFP)
Tecnología de la NASA podría usarse para refrigerar conducción de electricidad en recargas de vehículos. (Foto: nasa.gov / AFP)
Redacción EC

En un mundo donde todo es muy rápido, los tienen una seria desventaja cuando se trata de recargar la batería, que en el mejor de los casos puede tomar unas cuatro horas, o algo menos.

Y es que, a pesar de que es más ahorrativo y no emite CO2, hay una preocupación por acelerar el tiempo de recarga total e igualarlo a un vehículo a combustible.

LEE TAMBIÉN: Vehículos autónomos: así funciona la tecnología que hace posible que un auto no requiera conductor

El medio especializado señala un estudio entre la NASA y la Purdue University, donde se plantea el uso de una tecnología de refrigeración usada en los vehículos aeroespaciales. El resultado sería recargas en solo 5 minutos.

¿Por qué demoran tanto las recargas? El problema se debe fundamentalmente al calor. La alta corriente eléctrica genera más calor, lo que dañaría los componentes del vehículo, además del mismo cargador. Esto lleva al otro problema de los vehículos eléctricos: el tipo de batería, pero es para otro informe.

Tesla ha desarrollados sus supercargadores, que puede recargar el valor de 300 km en 15 minutos, según su página web. El problema está en el costo. (Foto: AFP)
Tesla ha desarrollados sus supercargadores, que puede recargar el valor de 300 km en 15 minutos, según su página web. El problema está en el costo. (Foto: AFP)

Debido al calor, incluso los supercargadores de Tesla cuentan con conductores mucho más gruesos como protección. Pero, lo que se evalúa es el uso de los sistemas de refrigeración usados en la Estación Espacial Internacional desde agosto de 2021.

LEE TAMBIÉN: Tesla lidera ventas de autos eléctricos en Europa: estos son los 10 vehículos más vendidos | FOTOS

Se trata del llamado “ebullición de flujo subenfriado”, que apareció a raíz del Experimento de Ebullición y Condensación en Flujo (FBCE, por sus siglas en inglés). El experimento para aplicar en vehículos eléctricos es dirigido por el Dr. Issam Mudawar, de la Purdue University.

El resultado es que, mediante esta técnica, el cable de carga refrigerado puede proporcionar 2.400 amperios, lo que supera a los 1.400 amperios que se necesitan para reducir el tiempo de carga de un vehículo eléctrico a cinco minutos.

La aplicación aun tomará más tiempo, pero se estima como solución. Mientras tanto, los usuarios deberán seguir distribuyendo mejor su tiempo para recargar sus vehículos con mucha anticipación.