Lavarnos las manos constantemente y evitar el contacto con superficies contaminadas son dos de las principales medidas de prevención contra el COVID-19. Esto ha traído como consecuencia –entre otras cosas– que las y demás herramientas digitales para hacer transferencias de fondos, pagos y otro tipo de operaciones y gestiones se hagan cada vez más populares.

¿Cómo funcionan estas ? Se descargan en el smartphone y, al darse de alta, el usuario vincula su número de teléfono con una cuenta de ahorros. Así, puede realizar transacciones por el celular, a contactos que sean usuarios de la misma aplicación [es decir, clientes del mismo banco], sin necesidad de conocer el número de cuenta de la otra persona y sin requerir un código de seguridad o token.

Todas las instituciones que hoy tienen este tipo de aseguran que no compiten entre ellas, sino contra el efectivo.

Uno caso emblemático es el de Yape, una aplicación que nació en el Banco de Crédito, pero que busca desarrollarse de manera independiente. “En junio del año pasado celebramos nuestro primer millón de afiliados a Yape. Ahora ya tenemos más de 3′400.000 usuarios y vamos a terminar el año con un poco más de cinco millones. El ritmo de afiliación diaria se ha duplicado en comparación con [el registrado] antes de la pandemia”, explica a El Comercio Luis Alfonso Carrera, CEO de Yape.

En Yape, de las transferencias se pasó a los pagos presenciales a través de códigos QR en bodegas, taxis, galerías, y ahora se ha extendido a mercados y a los servicios de delivery. “En pandemia se está usando la mucho para el pago de webinars y para campañas de ayuda”, agrega.

“Todas las instituciones que tienen estas soluciones aseguran que no compiten entre ellas, sino contra el efectivo”


Desde mayo ya no se necesita tener una cuenta bancaria para usar la , solo el número de DNI. “Es como una tarjeta virtual prepago, que arranca con cero soles y para cargarla necesitas recibir un ‘yapeo’. El efectivo lo retiras a través de agentes BCP y, desde setiembre, en cajeros”, detalla Carrera.

En el BBVA, tienen la Lukita, que inicialmente solo permitía hacer transferencias desde el teléfono entre clientes del mismo banco. Sin embargo, ahora incluye la funcionalidad Plin. “Además de ser una herramienta gratuita y disponible 24/7, Interbank, Scotiabank, BanBif y nosotros tenemos Plin. Queremos demostrar a los usuarios que deben perder el miedo a bancarizarse”, indica Ariana Pazos, ‘head’ de canales digitales y físicos del BBVA.

Además, cuentan con otra aplicación llamada Wallet, que permite hacer pagos sin contacto con el celular, activar las tarjetas sin ir a una agencia, pasar compras a cuotas, “apagar” una tarjeta para no cancelarla y tramitar otra, activar y desactivar las compras en el extranjero o en línea, etc.

Estos son solo dos ejemplos de las alternativas disponibles en el país. Este es el momento para usarlas.


VIDEO RELACIONADO

APPS DE ESCRITORIO GRATUITAS QUE TODO ESTUDIANTE DEBERÍA CONOCER

Apps de escritorio gratuitas que todo estudiante debería conocer

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter...

TAGS RELACIONADOS