Emisiones de CO2. (Foto: Difusión)
Emisiones de CO2. (Foto: Difusión)
Agencia EFE

Tras experimentar un descenso del 5,4% en 2020, las emisiones mundiales de CO2 repuntarán en 2021 cerca de los niveles previos a la pandemia (2019) si todo sigue igual y no se descarta un nuevo aumento en 2022, según un informe elaborado por los investigadores de la organización Global Carbon Project.

MIRA: Por qué preocupa que los polos de la Tierra sean cada vez menos blancos

Así se desprende del “Global Carbon Budget”, un estudio que refleja las variaciones y tendencias del CO2 en el medioambiente, tomando como referencia el inicio de la era industrial (1750) y que señala que “se prevé un aumento del 4,9 % este año, hasta alcanzar los 36.400 millones de toneladas (Mt) en total”.

En concreto, está previsto que la concentración de CO2 en la atmósfera alcance las 414,7 partes por millón (ppm) en 2021, lo que supone un 49% más que en los niveles preindustriales, cuando era de 277 ppm.

MIRA: Groenlandia perdió tanto hielo como para cubrir Reino Unido

Según los datos del informe anual de ese grupo de investigadores dirigido por el científico Rob Jackson de la Universidad de Stanford, las emisiones “derivadas del uso del carbón en 2021 superarán los niveles de 2019, pero siguen siendo inferiores a su máximo de 2014″.

También se prevé que las emisiones procedentes del uso del gas natural “rebasen los niveles de 2019 en 2021″, continuando una tendencia “constante” de aumento del uso del gas.

MIRA: Los últimos siete años podrían convertirse en los más calurosos de la historia

Solo las emisiones de CO2 procedentes del petróleo se mantendrán en 2021 “muy por debajo de los niveles de 2019″.

El profesor Pierre Friedlingstein, del Instituto de Sistemas Globales de Exeter del Reino Unido y autor principal del estudio, señaló que “el rápido repunte de las emisiones” tras la pandemia “refleja un retorno hacia la economía basada en los combustibles fósiles y “refuerza la necesidad de una acción global inmediata sobre el cambio climático”.

El documento detalla que en España, las emisiones en 2020 fueron de 208,9 millones de toneladas de CO2, lo que implica un descenso del 17,2% respecto a los niveles de 2019.

Sin embargo, en el conjunto de la Unión Europea, “se prevé que las emisiones suban un 7,6% en 2021 respecto a 2020, lo que supone un total de 2.800 millones de toneladas de CO2, que representan el 7% de las emisiones mundiales”.

Los especialistas que elaboraron el informe señalan que “para tener un 50% de posibilidades de limitar el calentamiento global a 1,5 grados, 1,7 grados y 2 grados” centígrados, habría que emitir “420.000 Mt, 770.000 Mt y 1.270.000 Mt, respectivamente, que equivalen a 11, 20 y 32 años con los niveles de emisiones de 2021.

Alcanzar el cero neto de emisiones de CO2 (no emitir más de lo que el planeta es capaz de absorber) en 2050 implica reducir de media cada año los aportes totales de CO2 en 1,4 gigatoneladas (Gt) de CO2.

Esta reducción es comparable a la disminución de 1,9 Gt de CO2 relacionada con la pandemia durante 2020, lo que “pone de manifiesto la magnitud de la acción necesaria”, aunque “los confinamientos no son la forma más efectiva para lograr estos recortes de emisiones”.

En cuanto a los grandes emisores actuales, el crecimiento global de las emisiones de CO2 de origen fósil se debe principalmente al aumento del uso del carbón en los sectores eléctrico e industrial de China.

La proyección para 2021 apunta a un “aumento de las emisiones de CO2 en el caso de la India” y a una “disminución de las emisiones de CO2 en el caso del conjunto de la UE y de Estados Unidos”, aunque estos dos últimos son los “responsables históricos de la mayor parte de las emisiones acumuladas hasta la fecha”.

Las inversiones en la economía verde en los planes de recuperación poscovid de algunos países “han sido insuficientes hasta ahora, por sí solas, para evitar un retorno sustancial cerca de las emisiones anteriores a la crisis sanitaria”.

Además, las emisiones brutas mundiales debidas a los cambios en el uso de la tierra siguen siendo elevadas: 14,1 Gt de CO2 en la última década, debido a “la reducción de la capacidad de control y de la aplicación legal de las medidas para reducir la deforestación tropical tras la pandemia”.

Las buenas noticias son que “la perturbación económica del COVID-19 en 2020 parece haber acelerado la transición a las energías renovables, ya que estas han mantenido su crecimiento hasta 2020″.

VIDEO RELACIONADO

¿Por qué es importante la reunión sobre el clima en Glasgow?
Hasta el próximo 12 de noviembre se realiza, en Glasgow (Escocia) la COP 26. Es esa reunión se decidirán los detalles de la implementación del Acuerdo de París.

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más