Elmer Huerta

El 3 de junio, los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC) sobre el brote de en ese país y reportaron también que, hasta el 2 de junio, se han informado aproximadamente 800 casos de viruela del mono en 28 países.

La principal conclusión es que la aparición de casos de la infección en múltiples lugares, sin clara relación entre ellos, indica que la enfermedad ha alcanzado un nivel de transmisión comunitaria. Hoy veremos en qué consiste ese concepto de salud pública.

LEE TAMBIÉN: Una misteriosa y desconocida hepatitis infantil

Transmisión comunitaria

Al aparecer una enfermedad infecciosa e identificarse los primeros casos en una comunidad, lo primero que hacen los epidemiólogos es determinar si esos casos tienen relación directa con la zona geográfica donde se originó la epidemia (foco inicial).

Recordemos cómo, al inicio de la pandemia del COVID-19 en el Perú, los primeros pacientes provinieron de un país que ya tenía la infección [casos importados]. Muy pronto, empezaron a aparecer casos en personas que no habían estado en países extranjeros ni habían tenido contacto alguno con un caso importado. Se habían contagiado en algún lugar de la ciudad, sin poderse especificar en dónde y de quién.

Eso es transmisión comunitaria. , se define como el contagio del virus en una cierta área geográfica, sin poderse determinar el verdadero origen de la infección. Es importante entender –dicen los CDC– que cada departamento de salud determina la propagación comunitaria de manera diferente, según sus condiciones locales.

“Al alcanzar el nivel de transmisión comunitaria, la viruela del mono se ha convertido en una infección que puede ser adquirida por cualquier persona”.


Como referencia, y al igual que lo han hecho la semana pasada con la viruela del mono, los CDC determinaron que COVID-19 había alcanzado el nivel de transmisión comunitaria el .

Al haber alcanzado el nivel de transmisión comunitaria, la se ha convertido en una infección que puede ser adquirida por cualquiera y en cualquier lugar.

Casos en EE.UU.

Al 31 de mayo, los CDC identificaron 17 casos de viruela del mono en EE.UU. La mayoría de ellos (16) fueron diagnosticados en personas que se identifican como homosexuales, bisexuales u hombres que tienen sexo con hombres (HSH).

La institución aclara que “la alta proporción de casos iniciales diagnosticados en este brote en personas que se identifican como homosexuales, bisexuales u otros HSH podría simplemente reflejar una introducción temprana de la viruela del simio en las redes sociales interconectadas”.

Agrega que “este hallazgo también podría reflejar un sesgo de verificación debido a las sólidas y establecidas relaciones entre algunos HSH y sus médicos en consultorios de enfermedades de transmisión sexual (ETS) bien organizados, los cuales tienen un amplio conocimiento de enfermedades infecciosas, incluidas afecciones poco comunes”.

Por último, advierte que “las infecciones no se limitan a ciertas áreas geográficas o grupos de población, pues el contacto físico cercano con personas infectadas puede propagar la viruela del simio en cualquier persona, independientemente de su género u orientación sexual”.

MIRA TAMBIÉN: Aprueban máquina que puede diagnosticar el COVID-19 analizando el olor

Características clínicas

El reporte dice que los casos en EE.UU. típicamente empiezan con fiebre 5 a 13 días después del contagio, la que va acompañada por crecimiento de ganglios linfáticos, malestar general, dolor de cabeza y dolores musculares.

Uno a cuatro días después del inicio de los síntomas, el paciente desarrolla una erupción de la piel que, empezando en el tronco, avanza a las extremidades (distribución centrífuga). Las lesiones de la piel incluyen una especie de ampollas (vesículas) de bordes bien circunscritos, las que rápidamente pueden llenarse de pus (pústulas), que en pocos días se vuelven costras. Algunos casos son atípicos, y se presentan con lesiones en la región genital y sin fiebre ni otros síntomas, por lo que pueden confundirse con enfermedades de transmisión sexual (herpes genital o sífilis).

Se considera que una persona es contagiosa desde el inicio de la enfermedad hasta que todas las lesiones de la piel hayan formado costras, y se haya formado una nueva capa de piel sana debajo de la costra. La transmisión de persona a persona ocurre por contacto directo con fluidos corporales infectados o las lesiones y a través de secreciones respiratorias, y se necesita una interacción prolongada. El contagio también se puede dar a través del contacto con prendas de vestir o ropa de cama contaminadas (fómites).

El análisis del secuenciamiento genético del fue hecho en el primer caso, detectado en Massachusetts, el cual mostró similitud con los genomas publicados del actual brote en Europa, los que a su vez están relacionados con el brote de viruela del mono del 2017 y 2018 en Nigeria.

Con fines de diagnóstico precoz, es muy importante, estimado lector, saber que un caso sospechoso se define como el de una persona que presenta una erupción cutánea 21 días tras el contacto con una o varias personas que hayan tenido un sarpullido de apariencia similar, o que viajó a un país con casos confirmados de viruela del simio o donde el virus de la viruela del simio es endémico.

Corolario

Este reporte es importante, pues, al haberse encontrado que hay brotes de viruela del mono en países donde no existe enfermedad endémica y que se han registrado pacientes sin antecedentes de viaje a un país con viruela del mono endémico, revela una propagación comunitaria de persona a persona, es decir, el virus está circulando en EE.UU. y otros países.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más