Marjhori Oyola

Tania Naula (25) es una joven amante de la naturaleza y orgullosa de haber nacido en el Perú, un país que ofrece paisajes de ensueño tanto en la costa, sierra y selva. Este año realizó el circuito de en la , el cual abarca parte de los departamentos de Ancash, Huánuco y la sierra de Lima, donde hay un conglomerado de 21 nevados. “Me gusta viajar, sobre todo a lugares donde estás más conectado con la naturaleza que a destinos de ciudad. Conozco lagunas, montañas y nevados. Áncash es mi región favorita y vuelvo con frecuencia porque hay muchos circuitos de caminatas y lagunas, algunas que son conocidas por muchos y otras que no, pero que son igual de bonitas”, cuenta.

A través de sus redes sociales, Tania Naula comparte los circuitos de trekking que realiza. Foto: archivo personal
A través de sus redes sociales, Tania Naula comparte los circuitos de trekking que realiza. Foto: archivo personal

Tania ha recorrido Cusco, Ayacucho, Ica, Arequipa, la selva central y otros rincones del país. Sus aventuras empezaron cuando sus amigos no pudieron acompañarla a un viaje que tenían planeado. Era pleno 2021, la crudeza de la pandemia había cesado y ella no pretendía perderse una escapada de Lima: agarró su mochila, una carpa, ropa abrigadora y se enrumbó sola a la Laguna Rapagna ubicada a 4550 m.s.n.m. en la provincia de Huarochirí.

“A partir de lo que pasó con mis amigos dije: ‘yo voy sola no pasa nada’. Se me ocurrió la idea de hacer trekking un fin de semana en la región de Lima, en la parte de la sierra. Al inicio tenía una sensación de miedo y de emoción porque estaba sola. Me encontré con un grupo de chicos que hacían con frecuencia circuitos de trekking. Me fue bien y esa fue una buena experiencia para ser la primera vez”, relata.

“Taniaventures” como es conocida en Instagram es egresada de la carrera de administración y marketing y actualmente trabaja como analista de programática. Aunque se dedica de lunes a sábado al rubro que estudió, confiesa que ama darse una escapada y conectarse con la naturaleza los fines de semana o en las vacaciones. Ella se aventura por destinos pocos conocidos del Perú y los comparte en sus redes sociales donde suma más de 35.000 seguidores.

“Comencé a compartir información que a mí me fue útil para conocer un lugar y que de hecho también sería utilitario para otras personas que viajan o quieren hacer la misma ruta. Cuando empecé a hacer los circuitos no convencionales a lagunas o lugares que están en la sierra de Lima comencé a ganar seguidores. Entonces, me di cuenta que si era de interés la información que yo compartía y empecé a hacerlo con más frecuente”, detalla.

Viajes y senderismo

A sus 25 años, jamás imaginó encontrar una nueva pasión en su vida; el senderismo. Aunque siempre fue fanática del deporte, lo veía como un sueño lejano. “Fue una de las experiencias mas bonitas que he vivido este año y para mí era un sueño. Creo que las personas interesadas en los viajes han visto el programa “Reportaje al Perú” y las rutas que hacían. Había visto esa ruta y era algo que veía como un sueño y decía me ‘gustaría estar ahí algún día’, no pensé que con los años me iba a inclinar al senderismo”.

Un de las experiencias más retadoras fue hacer cumbre en el nevado Vallunaraju en Áncash ubicado a 5,700 m.s.n.m. “Eso fue todo un reto para mí, no avisé a nadie hasta que lo hice. Fui con profesionales de alta montaña, porque es algo obligatorio. Recuerdo cuando bajé tuve una sensación de realización y todos esos sentimientos que te ayudan a seguir adelante en las cosas que te gustan hacer. Fue el primero que hice y una de las alturas máxima donde estuve”, relata.

En mayo de este año, Tania decidió hacer el circuito de trekking en la Cordillera Huayhuash considerada como una de las rutas de senderismo más hermosas del Perú. Ahí se quedó a acampar ocho días donde estuvo rodeada de montañas y lagunas. El primer día hizo una caminata de 5 horas hasta llegar al acceso de la Laguna Mitucocha, el segundo día fue similar, el tercero fue el más fuerte, relata, ya que caminó cerca de 7 horas. El cuarto, visitó los baños termales de Guñojg ubicado entre los nevados Pumarinri y Millpu lo que le tomó 4 horas de camino desde su campamento.

“Habían días tranquilos que se intercalaban con días fuertes. Por ejemplo, subes a un paso donde hay una vista increíble, pero tienes que descender y seguir un trayecto largo para llegar a tu campamento. Fue fuerte, pero se logró. La cordillera es todo un circuito de una caminata que ya está establecida, no es que lleguemos al pico, pero si al paso, eso se le dice al punto más alto que llegas en el día. Eso puede ser 5.000 m.s.n.m que fue a donde llegamos en San Antonio. Desde ahí se observa la cordillera”, menciona.

Antes de hacer el circuito, realizó bastante actividad física para prepararse. Le sirvió montar bicicleta, salir a correr y, sobre todo, hacer rutas en altura. Respecto a los utensilios indispensables en un viaje así es llevar un aislante térmico, sleeping, bastones para la subida o bajada. Además, usar ropa adecuada como una capa sintética, pantalones y casacas impermeables, abrigadoras que tengan tecnología omni-heat y zapatillas goretex.

“Este recorrido ha sido el más largo que he tenido. Lo máximo que había acampado eran dos días y me decía a mí que si podía. También está en la mente y en el físico. Hay personas que se retiraron en el día cuatro. Es importante que tengas experiencia de trekking en altura y que te guste todo lo que implica acampar, no es que siempre vas a encontrar un baño y eso puede ser chocante para algunas personas”.

Cordillera Huayhuash. Foto: archivo personal
Cordillera Huayhuash. Foto: archivo personal

“Me gustaría animar a las personas a que conozcan más de nuestro país y que no se queden solo en sitios turísticos convencionales que son muy bonitos, pero muchos otros más. Cuando llegas a los pueblos ayudas a personas de las comunidades, porque puedes comprar souvenirs e impactar directamente a que ellos crezcan como destino”, detalla.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más