• Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 4
    1/6

    Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 4

  • Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 6
    2/6

    Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 6

  • Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 1
    3/6

    Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 1

  • Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 5
    4/6

    Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 5

  • Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 3
    5/6

    Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 3

  • Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 2
    6/6

    Mávila Huertas: "Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy" - 2

Por Mayra Zunini

Únanse al baile de los que sobran, nadie nos va a echar de más, nadie nos quiso ayudar de verdad…” , dice una popular canción de Los Prisioneros estrenada en 1986. Este es un tema que a Mávila Huertas le trae muchos recuerdos de su adolescencia. “Eran los ochenta, una época en la que realmente sentía que sobraba. No parecía haber un futuro, ni una oportunidad a la vista. Quería cambiar el mundo, pero el país no me ofrecía caminos para hacerlo”, cuenta.

La periodista llega a la entrevista con ropa deportiva y sin rastro de maquillaje. Aun así, pareciera lista salir al aire. Es muy gestual, cruza las piernas sobre la silla y sonríe emocionada al hablar de su próximo proyecto relacionado a la música. “Se trata de la biografía de Pedro Suárez Vértiz, un libro dedicado a toda la generación que trató de superar aquella etapa del Perú y que encontró, en la música, un escape”, señala. 

Sobre su vida personal, señala que quiere pasar más tiempo con la gente que ama y regalar sonrisas a sus seres queridos. “Soy en general muy graciosa, aunque parezca lo contrario”.

Debe ser porque en la televisión te ven de otra manera...
Tal vez me encasillan por mi trabajo. La gente cree que no salgo a bailar, que no sonrío, pero soy un ser humano. Tengo 46 años y sé perfectamente quién soy y qué quiero hacer. Soy una persona agradecida con la vida, porque hago lo que me gusta. 

Las redes sociales han sacado un lado tuyo que pocos conocían, como esa foto en la que posas muy sensual y que, por supuesto, fue muy comentada.
Lo que quise decir con esa foto es que hay que aprender a sonreír hasta en los momentos difíciles. Era solo un momento en el que posé y me miré al espejo y dije “Para tus 46 te ves muy bien”. No soy una mujer voluptuosa, ni una modelo. He entendido que tienes que quererte y llevar los años con dignidad. Hoy no te puedes definir por tu edad, sino por tu interior, por lo que haces y la energía que transmites. Quiero pertenecer a ese grupo de mujeres que se vuelven interesantes con los años y no quieren dejar de mirarse al espejo.

En Instagram también se te ve enamorada.
Sí, estoy con alguien, pero he aprendido a no hablar de mi vida personal. Sé que mi trabajo me expone, que hay curiosidad, pero siento que tengo que respetar a mi familia y a la gente que comparte su vida personal conmigo. Pero eso sí, mi corazón está contento, tengo al lado a una persona a la que quiero mucho.

A las mujeres se las critica cuando llegan a una edad y no son madres. ¿Te ha pasado?                                                                                                              Uno escoge la vida que quiere tener y nadie está para criticar la vida del otro. ¿Quiénes somos para juzgar? Cada uno asume las responsabilidades de las decisiones que toma. No soy mamá y ya no me angustia la idea de serlo. La vida dirá si tengo [un bebé] o no, pero no estoy pensando en eso todo el tiempo. Estoy tratando de vivir mi presente y mi momento, porque uno no tiene la vida comprada. Si se me dio la oportunidad de vivir, es para contribuir de alguna manera desde lo que hago.

¿Qué has aprendido a lo largo de estos años?
La vida es muy difícil, si algo me han enseñado los años es que todo se supera si pones de tu parte.

¿Hay alguna situación que te haya cambiado la vida?
La muerte de mi padre fue un golpe muy grande. Uno cree que los padres durarán para siempre... Él murió cuando yo tenía 39 años y era una persona a la que podía recurrir siempre. Verlo partir fue muy duro.

¿Cómo lo afrontaste?
Mi familia fue fundamental. Mi padre siempre me enseñó lo valioso que es estar unidos. También consulté a un psicólogo y empecé a descubrir cosas de mí misma a lo largo de la terapia: mejoró mucho mi autoestima, aprendí a no tomarme las cosas tan en serio, a no sentir tanta culpa, a que si algo sale mal lo puedo arreglar. Fue perfecto, porque estaba en el tránsito de los 40 y aprendí a disfrutar de la vida, a no sentir que todo era un sacrificio. Entendí que si no me cuidaba, no iba a ser productiva ni creativa, que había una responsabilidad muy grande conmigo misma. 

Lee el resto de la entrevista en el Quiosco Digital.

Fotos: Paolo Rally
Dirección de moda y styling:  Antonio Choy Kay & Gerardo Larrea
Producción: Elefante Producciones
Maquillaje y peinado: Elsa Julca
Asistente de foto: Gabriela Sánchez
Asistentes de producción: Diana Zea  para Elefante Producciones
Agradecimiento: Sierra Muebles Perú