(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)
Redacción EC

Más de una vez hemos llegado a cambiar nuestros siguiendo consejos de amigos o hasta “copiando” sus dietas para .

Sin embargo, desconocer los beneficios o consecuencias de cada una de ellas sin considerar tu metabolismo, puede generar problemas en la salud en el mediano y largo plazo.

► 
 
► 

Erika Jaime, nutricionista dietista de NutriFud, nos comparte cinco mitos y verdades sobre cómo bajar de peso saludablemente.

1. Pensar que lo integral es light. Para ser considerado light, un producto debe señalar en su etiqueta que tiene, como mínimo, un 25% menos del contenido energético o nutritivo de su versión “normal”. 

En ese contexto, los productos integrales no encajan en esa denominación. Si bien se caracterizan por ser ricos en fibra, vitaminas y minerales, la cantidad de calorías que tienen en comparación con su presentación refinada no es inferior, de hecho, son muy similares.

2. Comer mucha fruta para adelgazar. Muchas personas se olvidan del azúcar natural que tienen las frutas, que si bien es mejor que los azúcares procesados, es preciso limitar su consumo excesivo por su relación con diferentes dolencias como: problemas dentales, obesidad o enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2. 

Lo ideal es balancear el consumo de frutas con la respectiva porción de carbohidratos y proteínas que el nutricionista indique

3. Muchos ejercicios para bajar de peso. Si bien es posible reducir grasa con una buena rutina de ejercicios, está lejos de ser la única y principal razón para llegar al peso ideal. 

Los ejercicios desarrollan los músculos trabajados más que favorecer a la pérdida de peso. Lo ideal es que formen parte de una dieta liderada por una buena alimentación. Mejora tus hábitos alimenticios y potenciarás el resultado de tus ejercicios.

4. Es mejor no comer yema de huevo. Un mito muy popular que ha hecho a muchos apartar la yema de sus dietas. La verdad es que el huevo es uno de los alimentos más completos que hay, ya que posee proteína de alto valor biológico producto de consumir tanto la clara como la yema. 

Incluso se ha demostrado que esta combinación mejora las funciones cardiovasculares. Pero como todo en exceso es malo, se recomienda consumir entre una o dos por día.

5.  Este es un mito peligroso. Hemos escuchado que comer cinco veces al día activa nuestro metabolismo, lo que nos ayuda a quemar más grasa. 

La verdad es que esto no mejora la glicemia -azúcar como fuente de energía en la sangre-; por el contrario, empeora su estado. Esto puede llegar a generar una resistencia a la insulina -hormona que regula la cantidad de azúcar en la sangre- que llega a ser un primer paso a tener diabetes. 

Lo ideal es tener las clásicas tres comidas al día bien balanceadas.