(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)
Luciana Villegas

Tal vez, la generación de los centenialls sea la más esperanzadora hasta el momento. Figuras como Greta Thunberg y Gitanjali Rao lideran el discurso de unos jóvenes que están cambiando, desde ya, el modo de pensar y hacer las cosas. La igualdad, el feminismo y el cuidado del medio ambiente son algunas de los problemáticas que más mueven a esta generación y Alessa Kahatt no es la excepción a la regla.

MIRA: Annaiss Yucra deslumbra las pasarelas de Guatemala y revela que recibió un pedido del grupo coreano Blackpink

Con solo 17 años, una edad crucial en la vida de una persona, Alessa ya sabe lo que quiere: emprender, crear, gestionar. De hecho, lo tiene claro desde muy pequeña: a los ocho años ya vendía pulseras, postres e, incluso, filmaba películas caseras para luego vender los tickets a sus amigas y familiares para el estreno. Una negociante innata. Siete años después, su primer negocio ya es una realidad. Se llama ‘Atendency’ que en español significa “una tendencia”, y esconde el deseo que lleva Alessa de convertir a la moda hecha a mano y con esencia social, un furor en Lima. Una tendencia como bien dice su nombre.

‘Atendency’ inició de casualidad, sin pretender convertirse en lo que es ahora: un emprendimiento hecho y derecho. Durante un viaje familiar a Estados Unidos, Alessa se enamoró de los ya famosos ‘beaded handbags’, bolsos hechos a base de cuentas de distintos materiales, que se volvieron virales en el verano del 2018, tras aparecer en las colecciones de Shrimps, Susan Alexandra y otras grandes firmas del panorama internacional. “Vi las carteras en Estados Unidos y después las busqué en Perú, pero no encontré modelos similares. Entonces, mi mamá me animó a hacerlas nosotras mismas porque los modelos eran hechos a mano. Fuimos a Gamarra conseguimos las piezas y aprendimos en un taller durante un día. Al principio me parecía muy difícil, pero luego le cogí el truco”, cuenta Alessa.

(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)

La idea era crear las carteras para usarlas ella en sus looks diarios, pero sus amigas no demoraron en pedir el dato de la tienda donde las había conseguido. “Las empecé a usar y todas mis amigas me preguntaban dónde las había comprado. Ahí fue cuando nació la idea de convertirlo en un negocio. No sabía si me iba a dar el tiempo porque estoy en el último año del colegio, la preparación para la universidad…”, revela. Pese a los desafíos del emprendimiento, Alessa dejó que su pasión por los negocios y la moda la guíen. Bajo la tutoría de María Paz Revoredo, directora académica de Educa, logró sentar las bases del proyecto y toda su presencia en redes sociales. “Ella fue una de las personas que me incentivó a ampliar esta idea; me ayudó en la creación del logo, la página web y su respectiva digitalización”, señala. “Me gusta desde muy chica [la moda]. La veo en mi abuela, mi madre…he ido a todos los desfiles de moda con ellas acá en Lima. Y además, disfruto mucho creando. Desde chica transformaba todos los polos que no me quedaban en otra prenda o cogía prendas de mi mamá y las convertía en vestidos para mí”, agrega.

Así empezó ‘Atendency’, una firma de bolsos hechos a mano que ya tiene un año en el mercado local con más de setenta carteras vendidas y veintitrés modelos definidos. Sus bolsos son hechos a base de cuentas de acrílico y terciopelo y los hay en distintos colores, tamaños y formas. La esencia detrás de la firma es clara: tendencia, juventud, y trabajo a mano. Aunque el poder de ‘Atendency’ va más allá del diseño, es el alma de la empresa la que conquista. Para Alessa, la ayuda social siempre ha sido un actividad muy cercana a su corazón.

(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)

“Estudio en el colegio Villa María que es religioso, entonces las visitas y trabajos sociales siempre han formado parte de mi educación. Pero además, siempre he participado por mi cuenta porque creo en las causas. Por ejemplo, en las organizaciones que construyen casas o en el Pericultorio que albergan muchos niños. Ahora, estoy ayudando en ‘Aprendo en Casa’, refuerzo la educación de un niño de seis años dos veces a la semana. Está en primer grado, entonces necesita mucha ayuda para aprender a leer y escribir sobre todo”, cuenta Alessa. Por eso, su primer emprendimiento también tiene un alcance social importante: todos los bolsos de la firma son elaborados por un grupo de seis madres solteras del ‘Hogar Reina de la Paz’, ubicado en el distrito de Ate.

“Mi mamá me comentó que una de sus amigas trabaja con el albergue ‘Reina de la Paz’ junto a madres solteras. Siempre he sentido mucho interés por el tema de empoderamiento femenino, así que decidí empezar por ahí. Además, es un albergue que no es muy conocido y necesita mucha ayuda”, comenta. “Me sorprendí con la actitud tan positiva y proactiva de las chicas. Son mujeres de mi edad o incluso menores, que han pasado por cosas muy fuertes. Cuando les propuse la idea, se mostraron emocionadas. Más allá del ingreso, les interesaba aprender algo nuevo y eso me motivó aún más a ayudarlas”, continúa. Por cada bolso elaborado, las madres reciben un ingreso. Además, al final del año el 10% de las ventas totales de la firma van para el albergue.

La carga femenina detrás de ‘Atendency’ también era un factor importante para Alessa. Su primer choque con el machismo se dio durante un concurso estudiantil, en el que escuchó una frase desafortunada por parte de sus competidores. “Una mujer está haciendo la presentación, va a ser fácil ganar”, dijeron. Conversó el tema con su madre y poco a poco visibilizó lo que es la dura realidad: las mujeres hasta el día de hoy no recibimos un trato igual al de los hombres. De allí, nació su interés por el tema y es por ello que para ella es tan importante trabajar con mujeres, sobre todo que son madres, y darles herramientas que las empoderen y ayuden a salir adelante: técnicas, conocimientos, ingresos.

MIRA: La moda y la crisis política: marcas peruanas toman acción ante la coyuntura nacional
(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)

Pero Alessa está segura que esto es solo el comienzo de su historia. El próximo año, viajará a Estados Unidos a seguir la carrera de Economía, uno de sus grandes sueños, y espera poder especializarse luego en algo relacionado a la moda y los negocios. Por el momento, está en búsqueda de una socia que pueda representarla aquí en Perú y tener trato con las chicas del Hogar. Y aunque todo está aún en la nebulosa, Alessa tiene un cosa clara: continuar con la firma e, incluso, expandirla. “Estamos usando la misma técnica para elaborar sujetadores de lentes. Como meta a largo plazo, queremos crear nuevos productos, como billeteras, monederos, ganchos, etc”, comenta.

El dato

Los bolsos de ‘Atendency’ se venden a través de la página web . Esta nota fue realizada con el permiso de los padres de la menor, tanto para la publicación del texto como de las imágenes.

TE PUEDE INTERESAR