(Foto: Difusión/ Yezer Otiniano)
(Foto: Difusión/ Yezer Otiniano)
Luciana Villegas

A Mancilla le mueven las causas sociales. En su última colección Pachamama, habla de reflexión política, fuerza femenina y cuidado de la tierra. Y esta no es la primera vez que lo hace. Para su debut local en la pasarela del Lima Fashion Week en el 2019, la creativa organizó un desfile que no requería de ningún movimiento por parte de las modelos, pero sí de la audiencia. Las modelos fueron entrando una a una a la pasarela y sentándose o echándose en el suelo, para luego quedarse inmóviles durante unos minutos. El objetivo de Yucra era que el público caminase entre ellas y pudiera ver de cerca cada pieza de su colección Resistencia; un grito creativo de protesta ante la violencia contra la mujer. Desde entonces, la diseñadora ha demostrado que tiene mucho por decir a través de su arte. “No me considero solo una diseñadora, sino una agente de cambio para una nueva generación de personas”, revela en una entrevista via Zoom con este medio. Y así lo confirma en su última colección.

MIRA: D.N.I: la firma de moda masculina creada por dos hermanos peruanos en París

Pachamama habla de aprender de nuestros errores, analizar lo que hemos cosechado a partir de lo que sembramos durante todo este tiempo. Una tarea con la que todos los peruanos nos comprometimos durante la reciente y trágica semana de la crisis nacional, que dejó dos fatídicas muertes y cientos de compatriotas heridos. Annaiss, como todos nosotros, la vivió muy de cerca. En su caso, lo hizo en la calle marchando.

¿Cómo viviste la semana de la crisis nacional?

De forma muy activa. Quería invitar a mis seguidores () a reflexionar sobre el tema. Por eso, salí a marchar y compartí mi mensaje en redes sociales. Sentí que debía levantar mi voz, hacerles saber que no están solos. Que todos estamos en esto. Siento que las redes sociales se han convertido en un arma para dialogar lo que pensamos y nos mueve. Fue muy bonito ver que mi comunidad estaba muy activa al respecto.

Y no has sido la única. Muchos diseñadores y marcas locales se pronunciaron al respecto durante aquella semana. ¿La moda y la política tienen una conexión innegable?

Totalmente. Es el artivismo del que siempre hablo: activismo a través del arte. Considero que fuera de ser una diseñadora, soy una agente de cambio para una nueva generación de personas. Artivismo, color, herencia, legado y matriarcado; son las palabras que definen mi estilo como diseñadora y mi marca. Me alegra, por ejemplo, que las mascarillas que hemos puesto a la venta con la frase de ‘Mi mamá me enseñó a luchar’ sirvieron para muchas chicas que las usaron para las marchas a modo de protesta. Vemos como el indumento tiene esa conexión directa con el usuario.

Las prendas de Pachamama, la última colección de la diseñadora peruana destacan por ser coloridas, lúdicas y sostenibles. (Foto: Difusión/ Jorge Anaya).
Las prendas de Pachamama, la última colección de la diseñadora peruana destacan por ser coloridas, lúdicas y sostenibles. (Foto: Difusión/ Jorge Anaya).

Pachamama, tu última colección, habla justamente de ello, de reflexionar y formar parte activa de la política peruana…

Sí. Me encanta tocar temas políticos dentro de los lineamientos de mi marca. Con Pachamama quería dar otro tipo de mensaje social, pero igual de importante. Una alegoría de lo que hemos sembrado todos estos años y lo que queremos para el futuro. Es hablar un poco de la generación del bicentenario, que somos una cosecha. Una cosecha que busca cambiar el futuro del país. Y sobre el arraigo a la tierra, también. La pandemia nos ha obligado a quedarnos a todos en casa, en nuestro país. Ese patriotismo que vimos en esa semana de crisis nacional, ese amor por el Perú.

Pero también toca otras problemáticas como el empoderamiento de la mujer y el camino hacia la moda sustentable…

Sí. Pachamama está inspirada en documental ‘Sembradoras de Vida’ que narra la historia de cinco mujeres del altiplano que se dedican a la agricultura, un rubro dominado por hombres, y cómo lo sembrado por ellas florece más, gracias a su conexión y cosmovisión con la madre tierra. Este año quería tocar el tema desde un lado más positivo. También, es una reflexión a volvernos más sustentables, consumir local y valorar el trabajo que hay detrás de todo esto. Estas mujeres son sembradoras que no usan pesticidas y cuidan el ambiente, pero su trabajo no es tan valorado. En esta pandemia, todos valoramos más el trabajo y buscamos apoyarnos. Es un llamado a potenciar esto, a consumir peruano y de modo responsable.

Siguiendo esa línea de sostenibilidad, en esta colección utilizaste una técnica llamada ‘Compost Textil’. ¿De qué se trata exactamente?

En el documental mencionan que todo lo que estas mujeres consumen de la chacra, lo separan a modo de compost para luego, regresarlo a su tierra. Es un modelo circular. Quisimos hacer lo mismo desde nuestro taller textil. En los últimos dos años, hemos ido guardando la merma para darle un uso en algún momento. Junto a la comunidad de Santiago de Chuco, que practica la técnica del telar, creamos una colección a partir de esta merma. Me gusta llamarlo ‘Haute Culture’ (Alta cultura), como ‘Haute Couture’ (Alta costura) pero con ‘Culture’ (Cultura).

"Artivismo, color, herencia, legado y matriarcado; son las palabras que definen mi estilo como diseñadora y mi marca", señala Yucra.(Foto: Difusión/ Jorge Anaya)
"Artivismo, color, herencia, legado y matriarcado; son las palabras que definen mi estilo como diseñadora y mi marca", señala Yucra.(Foto: Difusión/ Jorge Anaya)

Pachamama se presentó durante el Guatemala Fashion Week. ¿Cómo llegó la oportunidad?

En el 2018 fui invitada por la pasarela del Mercedes Benz Fashion Week de Guatemala y esta vez tuve nuevamente la oportunidad. No lo pensé dos veces y acepté. Tuvimos muchísima suerte porque contamos con la empresa peruana Yanbal que apuntaba al mismo tema sustentable con su línea de quinua y productos libres de crueldad animal. Fue increíble fusionar el poder latino de ambas marcas.

En medio de la coyuntura mundial, los desfiles virtuales se han convertido en la nueva realidad. ¿Cómo se llevó a cabo la producción del desfile?

Lo hicimos desde Perú. Junto a Giselle Angeles, artista peruana 3D más conocida como Fragmatista, creamos un introducción de la plantación de quinua en un mundo surreal. Lo grabamos en el monumental Callao, que nos brindó uno de sus espacios y junto a mi curador, Christian Duarte, armamos este despliegue entre lo digital y las personas reales. El resultado me encantó.

Y al público, ¿crees que también le gustó? ¿cómo fue el recibimiento de la colección en Guatemala?

Increíble. He tenido respuestas muy positivas. Creo que también las personas estaban cansadas de ver modelos y, hoy en día, la tendencia de la belleza es la belleza real, aquella que nos invita a aceptarnos a nosotras mismas. Y en pasarela mostramos eso, una variedad de mujeres, de representaciones y eso conectó con la audiencia en Guatemala y también aquí en Perú.

MIRA: La moda y la crisis política: marcas peruanas toman acción ante la coyuntura nacional

¿Qué viene para el futuro?

La verdad estoy muy emocionada. Hace poco gané un concurso en Hong Kong y mis prendas se encuentran ahora en Shanghái, en Galleries Lafayette. Pronto estarán también en Amsterdam, en una exhibición textil. También tengo planeados mucho viajes que espero puedan llevarse a cabo mientras la situación se vaya mejorando. Para mí el próximo año se trata de posicionar la marca de manera internacional, sobre todo en el mercado asiático. Ya hemos tenido el acercamiento con el grupo Blackpink que pidió mis prendas y se encuentran ahora en su almacén de estilismo…

Perdón, ¿hablamos de uno de los grupos musicales femeninos más exitosos del momento?

Sí (risas). Nos contactó el grupo de estilismo de Blackpink para pedirnos algunas prendas de la marca. Al principio, pensé que era una broma. Cuando vi que las prendas estaban en Corea del Sur, supe que era real. Aún no salen mis prendas, es algo que está en la nebulosa hasta el momento. Pero solo saber que ellos tienen en la mira la marca y les gusta, para mí es un salto enorme porque Asia es el mercado ideal para mis prendas. Me causa una ilusión enorme.

TE PUEDE INTERESAR