La cantante de Barbados sienta las bases para las pasarela del futuro y deja en evidencia (aún más) la gran derrota de Victoria’s Secret. (Imagen: Instagram: @savagexfenty)
La cantante de Barbados sienta las bases para las pasarela del futuro y deja en evidencia (aún más) la gran derrota de Victoria’s Secret. (Imagen: Instagram: @savagexfenty)
Luciana Villegas

No podemos decir que no lo vimos llegar. Durante meses, no hizo más que caso omiso a los cientos de mensajes de sus clientes (y seguidores) que exigían más inclusión y diversidad en sus pasarelas. Y aunque la empresa americana dio pequeños pasos para satisfacer a su clientela…no fue suficiente. Por su lado, junto a su firma Savage x Fenty iba tomando fuerza poco a poco, hasta convertirse hoy en su gran (y mil veces mejor) reemplazo en la industria de la moda.

MIRA: Rihanna es acusada de apropiación cultural por su última colección de lencería

La cantante de Barbados ha diversificado su carrera hace varios años. Uno de sus más exitosos proyectos ha sido Savage x Fenty, su línea de lencería que alza la bandera contra el racismo, la discriminación y el machismo. Su concepto- que embarca las conversaciones más importantes de la década- define la nueva sensualidad femenina: aquella definida por las mismas mujeres.

Muy bien lo explicaba la mismísima Bella Hadid, quien ha modelado para ambas firmas. “Nunca me he sentido tan sexy como cuando desfilé para Rihanna, dijo en una conversación con el director de cine, Loïc Prigent. Mientras que en Victoria’s Secret, Ed Razek- el creador de los “ángeles”- le decía cómo posar para las cámaras; en su desfile Rihanna la invitaba a hacer cualquier gesto o pose con la que ella misma se sintiese sexy. Todo se trata de naturalidad, de ser una misma. La misma idea se defiende a lo largo de los diseños de la marca: Savage x Fenty viste a una mujer sensual y atrevida que no teme ser ella misma a la hora de elegir su lencería.

Y ni hablar del concepto de belleza. En pleno 2020, muchas marcas aún muestran un solo tipo de belleza en sus campañas de publicidad o redes sociales. Ese no es el caso de la firma de Rihanna, quien se ha preocupado por demostrar que la belleza se basa en la diversidad. En su último desfile, este mes de octubre, vimos de todo: mujeres delgadas, gruesas, blancas, de tez negra, con estrías, celulitis, altas, pequeñas, transexuales…resultaba difícil ver la pasarela y no sentirse identificada. Alejándose de las modelos delgadas y con aires de perfección que veíamos en Victoria’s Secret, en esta pasarela abundaban mujeres reales. Sumándole, el performance de Rosalía, Travis Scott, Bad Bunny o Lizzo, la gran puesta en escena y la aparición de grandes nombres en la industria como Irina Shayk o Cara Delevingne…el desfile virtual fue todo un éxito. Un panorama opuesto al que vive Victoria’s Secret hoy en día.

La firma americana- que algún día fue la predilecta en la industria de lencería- atraviesa hoy sus peores momentos. Pero como decía, no podemos negar que lo vimos venir. Recordemos las polémicas declaraciones de Razek cuando aseguró que en su desfile jamás caminarían mujeres de tallas grandes o transexuales pues el espectáculo de Victoria’s Secret "es una fantasía”. Razek no pudo ser más preciso, pues poco después la firma anunció que no habría desfile. Este año será el segundo otoño sin ver a los “ángeles” en pasarela. Eso sin mencionar el gran problema económico de la firma, que ha empeorado con la llegada de la pandemia. Según el portal SModa,

MIRA: La moda en tiempo de crisis: ¿es válido hablar de moda en la nueva normalidad?

Lo cierto es que si Victoria’s Secret hubiese cambiado su filosofía a tiempo, tal vez estaríamos hablando de su gran cambio y no de su derrota. Mientras tanto, la firma de Rihanna continúa acumulando fanáticos con su discurso que abraza la inclusión, diversidad, “body positive” y el feminismo; conversaciones que hoy todos necesitamos tener.

TE PUEDE INTERESAR