Módulos Temas Día
larocolaitanola

"Boys, Boys, Boys": Los 50 años de Sabrina

La segunda mitad de la década de 1980 fueron los años dorados para toda una generación de jóvenes artistas como Sandra (“María Magdalena”), Martika (“Toy soldiers”), Tiffany (“I saw him standing there“) y Debbie Gibson (“Electric youth”). Pero aquellas épocas pop no se entenderían bien sin una canción que hizo subir aún más la temperatura estival.

Es junio de 1988. Aquí vemos a Sabrina con su más conocido éxito, titulado Boys (Summertime Love), en el programa británico Top of the Pops, un espacio de la BBC al cual no llegaba cualquier canción, sino aquellas que daban la vuelta al mundo. Y Sabrina lo logró con este tema que la ha perseguido de por vida. Sabrina, quien ha llegado a vender más de 20 millones de discos, cumple hoy 50 años. Esta es su historia.

La canción nos puede confundir, pero Sabrina no es estadounidense, canadiense ni inglesa. Ella es italiana. Sabrina Salerno nació en Génova en 1968 y, más allá de lo que Boys nos pueda transmitir, su infancia no fue una cálida noche de verano, sino “una niñez atípica de sufrimiento y dolor”, como ella misma reveló al diario italiano La Repubblica.

De hecho, Sabrina llegó a pensar que nunca tendría una familia, que nunca se casaría. ¿Por qué? Su padre la abandonó de muy pequeña, lo cual hizo que ella se marchara a la ciudad costera de San Remo a vivir con los abuelos maternos, mientras su madre —quien la tuvo a los 18 años de edad— debió permanecer en Génova trabajando como enfermera.

“Toda la vida traté de mantenerme en contacto con mi padre. Le invité a mi boda, al bautizo de mi hijo, pero no lo logré y lo considero mi mayor fracaso”, le dijo al diario Il Corriere della Sera. “Una vez, aceptó reunirse conmigo. Me explicó que mi nacimiento no había sido planificado ni deseado, y que como mi madre había querido tenerme, la responsabilidad, también financiera, debía ser toda suya”.

Fanática de la Sampdoria, Sabrina comenzó su romance con las luces y cámaras a los 15 años, cuando ganó el concurso de Miss Lido de Génova, el mismo título que en 1952 obtuvo una desconocida Sofia Scicolone, antes de convertirse en Sophia Loren. Después de un debut en televisión, en 1986 apareció su primer disco sencillo. Véanla.

Tenía 18 años, pero era muy claro el objetivo de convertirla en una bomba sensual. De la mano del productor italiano Claudio Cecchetto —un descubridor de talentos—, Sabrina presentó esta canción, titulada Sexy girl, la cual tuvo pegada en Alemania. Pero esto fue apenas el preludio del vendaval que se originó al año siguiente.

En su libro Il talento è un dono, il successo un mestiere (El talento es un don, el éxito un oficio), Cecchetto cuenta que a inicios de 1987 lo buscó el también productor Matteo Bonsanto y le dijo: “Tengo en mente una canción que es una bomba. Si se la hacemos cantar a Sabrina, haremos historia”. Y no se equivocó.

Luego de escuchar el tema, Cecchetto le dijo a Bonsanto que le faltaba algo: un buen título. Un día, el veneciano Cecchetto estaba viendo un partido de fútbol del Inter y se le vino la idea del título inspirándose en los hinchas más bravos de aquel club italiano, quienes se hacen llamar los “Boys”. “No solo queda bien como título”, le explicó luego Cecchetto a Bonsanto. “Yo haría también un estribillo, simplemente repitiendo la palabra boys”.

Inmediatamente, llamaron a Sabrina. La sala de grabación estaba libre y, en pocas horas, Bonsanto y Roberto Rossi prepararon la base musical. Sabrina grabó la voz y esa misma noche el tema estuvo listo. “Boys es la canción que menos trabajo me ha costado, pero la que más ha vendido”, recuerda Cecchetto.

Boys (Summertime Love) fue lanzada el 29 de mayo de 1987. “Nadie esperaba que una canción dance pudiese lograr todo ese éxito”, le dijo Sabrina al programa italiano Domenica in. “Quien vive en Italia quizá no se dará cuenta, pero de pronto me encontré como número uno en medio mundo y, sinceramente, a la edad que tenía era muy difícil manejar algo así”.

La vida de Sabrina cambió, sobre todo, después de este video.

Su vida no volvió a ser la misma después de que medio mundo la viera saltando en la piscina, mientras la parte superior de su bikini blanco iba deslizándose, inquietamente, hacia abajo. Fue la gran revelación de 1987 y la fantasía sexual de toda una generación. Y, por ello, Sabrina Salerno fue también un peligro.

Como recuerda el diario Il Corriere della Sera, este videoclip de Boys (Summertime Love) fue el primero en ser censurado en el Reino Unido, junto con el de la canción I want your sex (Quiero tu sexo) de George Michael (aquí lo pueden ver). “Todo esto me hace reír ahora”, le dijo Sabrina a la RAI italiana. “Mi video de 1987 fue censurado en Inglaterra, pero hoy sería como para ponerlo en un oratorio”.

Sin embargo, la censura no evitó que su canción llegara al tercer puesto en el ranking de Inglaterra, un resultado nunca más alcanzado por una canción italiana. Ahora bien, vean estas imágenes.

Izq: Sabrina y el Hotel Florida de fondo. Der: En la recordada piscina.

Izq: Sabrina y el nombre Florida de fondo. Der: En la recordada piscina.

En ciertos momentos del videoclip, podemos apreciar a Sabrina bailando frente a un edificio llamado “Florida”. El nombre puede confundir y hacernos creer que fue grabado en Estados Unidos. Pero, en realidad, se trata del Hotel Florida, ubicado en la localidad de Jesolo (provincia de Venecia), el cual todavía existe.

Como podrán apreciar aquí, su fachada sigue siendo la misma, al igual que el color de las sombrillas. Y la piscina en la que Sabrina saltaba, se empapaba y nos hacía delirar, está muy cerca de la playa.

Izq: El Hotel Florida hoy. Der: La piscina queda muy cerca del mar. (Fotos: hotelfloridajesolo.it)

Izq: El Hotel Florida hoy. Der: La piscina queda muy cerca del mar. (Fotos: hotelfloridajesolo.it)

Gracias al videoclip de Boys (Summertime Love), Sabrina —quien se adjudicó 15 discos de oro— llegó a recorrer varios países de Europa, como España y Alemania, así como Asia y América Latina. Sabrina Salerno estuvo en México, en el recordado programa Siempre en Domingo que conducía Raúl Velasco, y también en Chile, donde se animó a cantar en vivo un poquito. Véanla.

Este es el programa Martes 13, icónico en la historia de la TV chilena, y donde Sabrina fue recibida por Javier Miranda. Entrando en el juego del animador chileno (minuto 13:30 del video), la italiana hizo el ademán de taparse el busto. “No, no, no”, le dijo Miranda. “Este estudio es calurosísimo”. En otro momento del diálogo (minuto 15:28), Miranda le preguntó si Sabrina era su nombre artístico o real. “Es mi nombre real”, respondió ella. “Porque en 1968, cuando nací yo, el nombre Sabrina estaba muy de moda y mi madre me lo puso”.

Luego, la italiana contó que su segundo nombre es Debora. “Sabrina devora. Sí, no cabe la menor duda”, comentó Miranda, mientras ella hacía el gesto de llamar “Sabrina” a su seno izquierdo y “Debora” al derecho. “Yo pienso que los hombres también lo hacen”, mencionó ella, refiriéndose (aparentemente) a la idea de ponerle un nombre a cada testículo. Empezó a explicarlo con las manos, pero se contuvo. “No puedo hacer nada porque sería demasiado”, dijo sonriendo.

Pero un “escándalo” volvió a Sabrina mucho más popular en Europa.

Disco y casete de Sabrina, lanzados en 1987.

Disco y casete de Sabrina, lanzados en 1987 con el éxito “Boys”.

Días antes de que concluyera 1987, Sabrina fue invitada a España para grabar un programa especial de fin de año que se llamó Super 88. Cuando sonó Boys (Summertime Love), ella apareció en el escenario con un ajustadísimo corpiño blanco que si bien no dejaba al descubierto sus pechos, la hacía jugar al límite del reglamento.

Luego vino la canción Hot Girl y ocurrió lo que el diario El País ha llamado como “uno de los momentos más legendarios de la televisión en España”. Mientras bailaba, Sabrina dejó ver uno de sus pezones, el derecho.

Casi nadie se dio cuenta en el estudio. El descuido había sido muy rápido. Pero uno de los ayudantes le advirtió al realizador del programa, el chileno Hugo Stuven, lo que había sucedido. Stuven asegura que, al terminar la grabación, fue donde el mánager de Sabrina para contarle lo ocurrido. “Le dije: ‘Oye, a tu chica se le ha salido un pecho’. El mánager echó un ojo, lo vio y dijo: ‘Va bien, ningún problema’”, ha explicado Stuven, según recuerda El País.

Sin embargo, lo que generó el escándalo fue que Stuven, en la edición final, decidió poner el momento del descuido en cámara lenta. La pantalla se dividió en dos: en un lado aparecía el momento en el que el pecho se salía, mientras que en el otro, Sabrina seguía bailando. Stuven agregó unos vítores y silbidos de fondo, como para resaltar el “accidente”. El programa se transmitió por Televisión Española (TVE) la noche del 31 de diciembre de 1987 y paralizó al país.

Este fue aquel momento.

El diario español El Mundo recuerda que aquella noche colapsó la central telefónica de TVE debido a las numerosas llamadas de indignados telespectadores. Sabrina ha dicho que la engañaron. “Mientras cantaba, yo noté que algo no iba bien. Cuando terminé, la gente que estaba trabajando conmigo me dijo: ‘No te preocupes, no ha pasado nada’”. Ella no supo de la edición hecha por Stuven, hasta que el programa fue transmitido por TVE y el escándalo apareció en la prensa italiana.

Al cabo de un mes, Hugo Stuven y Sabrina Salerno se volvieron a encontrar en la ciudad suiza de Montreux. Él asistía a una conferencia sobre el mundo audiovisual y ella participaba en un especial para la cadena MTV. Un día, Stuven vio a Sabrina y Paolo, su mánager, y se acercó a saludarlos. Pero Sabrina ni lo miró y se fue de largo. Ella se alejó como unos diez metros. Al poco rato, Paolo le gritó: “Sabrina, ven aquí. ¿Te acuerdas del realizador del fin de año de España?”. Ella dijo: “Ah, sí”, y se acercó. Stuven pensó que lo iba a saludar con un beso. Sabrina se acercó para darle un bofetón.

Izq: Hugo Stuven en uno de sus libros. Der: Sabrina en aquel programa de TVE.

Izq: Hugo Stuven en uno de sus libros. Der: Sabrina en aquel programa de TVE.

Aquel 31 de diciembre de 1987 —justo cuando TVE transmitía el referido programa—, Sabrina se encontraba en Bilbao, pues había sido contratada por el ayuntamiento de la ciudad como artista estelar en su fiesta de fin de año. A eso de la 1 de la mañana del nuevo año, Sabrina subió al escenario, pero su actuación no duraría más de veinte minutos.

Un grupo de feministas se acercó, superó la barrera de seguridad y comenzó a lanzarle petardos, huevos y tomates. “¡Esta fiesta nos apesta! ¡Esta fiesta no se acepta!”, gritaban. Debido al tumulto que se armó, el público llegó a pensar que había una amenaza de bomba. Al final, ayudada por su productor, la italiana tuvo que protegerse en su automóvil y retirarse del lugar.

El incidente puede ser leído en las ediciones del 3 de enero de 1988 de los diarios españoles El País y ABC.

Diario ABC con la noticia sobre el incidente sufrido por Sabrina.

Diario ABC del 3 de enero de 1988 con la noticia sobre el incidente de Bilbao.

En 1989, Sabrina regresó a España, donde se refirió a las feministas y declaró que ella también lo era. “Sí, yo soy una feminista porque yo creo que hombres y mujeres somos iguales. No creo que haya diferencias, solo que yo, por ejemplo, nunca voy a limpiar la casa. Cada uno escoge su vida, pero estoy a favor de la paridad de derechos”.

A raíz de todo lo ocurrido, Sabrina se volvió un verdadero fenómeno en España. Por aquellos años se vendían chicles con su nombre, en cuyo interior traían pegatinas (calcomanías) con imágenes de ella.

Izq: Chicle de Sabrina. Der: Las calcomanías que traía.

Izq: Chicle con la imagen de Sabrina. Der: Las calcomanías que traía.

Eso no fue todo. Tres programadores españoles, Andrés Manuel García, Alfonso Gustavo Chico y Miguel Ángel Borreguero, llegaron a crear en 1989 un videojuego para Spectrum inspirado en la cantante italiana. Ciertamente, el videojuego no parece muy entretenido (eran otras épocas), pero podemos ver a Sabrina Salerno usando sus poderes especiales para abatir a sus enemigos. Aquí está.

Más allá de que la recordemos por Boys (Summertime Love), Sabrina ofreció más en Italia, donde en 1988 recibió el premio a la mejor cantante internacional. En 1991, la genovesa participó en el Festival de San Remo con su primera canción en italiano, titulada Siamo donne (Somos mujeres). Llegó a incursionar en el cine (Fratelli d’Italia”), en películas para la TV (Tutti in palestra”) y en programas como Ricomincio da due, al lado de Raffaella Carrà. Hace unos años, en 2010, condujo el programa Mitici ’80 (Míticos ’80).

Precisamente ese año, 2010, el dúo eslovaco TWiiNS y el rapero alemán-zimbabuense Carlprit se unieron para lanzar un cover de Boys, Boys, Boys. Lo curioso es que el videoclip fue filmado en el mismo lugar en el que Sabrina lo había hecho 23 años antes: la localidad de Jesolo (en Venecia). Incluso, fueron a grabar hasta el mismo Hotel Florida y su mítica piscina.

Sabrina Salerno continúa haciendo giras y apareciendo en escenarios. Hace apenas tres meses, el 2 de diciembre de 2017, la italiana formó parte del espectáculo “Stars 80” en el recién inaugurado U Arena en París, el lugar que albergará las pruebas de gimnasia en los próximos Juegos Olímpicos de 2024.

Así que me despido con aquella presentación de Sabrina en París y que es también un homenaje a esa eterna fiesta que fueron los años 80.

Hasta la próxima canción.

Agradecimientos:

Video 1: spotonbody / Video 2: hifiagogo

Video 3: unokualunkue / Video 4: STUDIO54XXX

Video 5: ECDLCCFF / Video 6: RZX Archive

Video 7: Verena Ho / Video 8: Oscar Li

Michael Zárate – Datos de contacto:

Twitter: @elautista / Linkedin: michaelzarate1

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos