N'Golo Kanté fue clave para el título de Francia en Rusia 2018. (Foto: AP)
N'Golo Kanté fue clave para el título de Francia en Rusia 2018. (Foto: AP)
Diego Barrio de Mendoza

Campeón del mundo y de la Premier League, es una pieza fundamental en el centro del campo de la y una de las actuales estrellas del fútbol mundial. Con solo 1.68 metros de altura, quien acaba de cumplir 29 años destaca en el trabajo de recuperación y tenacidad para apoderarse del balón, tanto en su país como en el .

Desde hace algunos años, su despliegue dentro del campo y sus “cinco pulmones” provoca que los más importantes equipos del mundo se fijen en él, como Real Madrid y Barcelona. Aunque, cabe recodar que sus inicios como futbolista no fueron tan auspiciosos como ahora.

El jugador de origen africano pero nacido en Francia viene de una familia que huyó de la guerra por la rebelión tuareg en Mali, su padre es de ese país. Por tal motivo, al establecerse en Europa pasó hambre y momentos duros para sobrevivir.

Cuando Francia levantó su primera Copa Mundial de la mano de Zinedine Zidane en el 98, Kanté tenía solo siete años y ayudaba a su padre a hurgar en la basura en las calles de París para recolectar latas y material reciclable para ayudar en casa. Precisamente, el día después de que la selección gala se consagrase campeona tras golear 3-0 a Brasil, los festejos desaforados lograron que el 13 de julio, 24 horas después, el trabajo que hacían padre e hijo aumentó considerablemente.

Quién hubiera pensando que exactamente veinte años más tarde en Rusia, ese mismo muchacho que recogía los desperdicios, alce el segundo trofeo del mundo para los ‘blues’ tras imponerse a Croacia 4-2. Esta vez, en lugar de ganarse la vida a duras penas, hizo feliz a toda la nación con sus oportunas intervenciones en la cancha y le tocó estar en el lugar de los que celebran y tocan la gloria.

(Kanté es tímido por naturaleza. Al triunfar en Rusia, su compañero Steven N’Zonzi le tuvo que dar la Copa del Mundo para que se fotografíe con ella.)

El camino

El joven Kanté fue rechazado varias veces en equipos locales por su baja estura para los europeos. Sin embargo, en 2010 una ley sobre la inclusión de inmigrantes al ámbito deportivo logró que se una a las reservas del US Boulogne.

Fue así que debutó como futbolista profesional el 18 de mayo de 2012 en la Ligue 2, la segunda división francesa. Tras fichar por el Caen, jugar 38 duelos y subir a primera, firmó por el Leicester City el 3 de agosto de 2015.

Con el equipo inglés, que pagó 9 millones de euros por su pase, consiguió lo que era impensado para cualquier equipo que recientemente había logrado superar una mala racha de estancarse diez años en segunda de Inglaterra (Football League Championship).

En su primera y única temporada con los ‘foxes’ se proclamó campeón de la Premier League. Con el italiano Claudio Ranieri de estratega, Kanté fue protagonista de una campaña maravillosa en la que superaron a todos los grandes de Inglaterra, a cada uno en la cancha.

Ver esta publicación en Instagram

World Champion 👍🏽 #fiersdetrebleus 🇫🇷 🔵⚪️🔴

Una publicación compartida por N'Golo Kanté (@nglkante) el

El francés hizo su debut con Leicester el 8 de agosto en reemplazo de Jamie Vardy, un delantero de entonces 29 años que había usado un grillete electrónico en el pasado y cambió su vida a punta de goles. La intención de Ranieri con el cambio, claramente, era cuidar el resultado ante Sunderland, que lo venció finalmente 4-2. El técnico nunca más lo movería del equipo principal.

Junto a Danny Drinkwater como socio ideal en la volante de contención, Kanté mostró solidez defensiva y buen juego con los pies, además de una gran velocidad para anticiparse y certeros remates al arco. Eran dos mediocampistas “box to box”, de ida y vuelta, pero en un nivel de despliegue y precisión poco antes visto.

Al igual que Vardy, Kanté fue llamado a la selección de su país para la Euro 2016. Participó en cuatro encuentros. Pero, como se recuerda, el combinado galo cayó solo en la final ante Portugal de Cristiano Ronaldo.

A la temporada siguiente pasó al Chelsea por 35 millones de euros y se desquitó de la dura derrota en la Eurocopa que se desarrolló en su país. Repitió el plato de la Premier League con un mediocampo alternado por el ex-Barcelona Cesc Fábregas y el serbio Nemanja Matic. El francés se acomodó rápidamente al innovador sistema de Antonio Conte de 3-4-3.

Selección

Fue así como llegó a la Copa del Mundo en Rusia consagrado como titular indiscutible en el once inicial de Didier Deschamps. Estuvo en todos los partidos de titular, siendo el principal recuperador del equipo.

Sin embargo, hubo un suceso que le afectó considerablemente antes del partido inicial ante Australia: el hermano mayor de Kanté, Niama, falleció días antes. Sin embargo, el apoyo de sus compañeros al jugador de personalidad sencilla fue fundamental.

Aquel combinado francés no lucía tanto a diferencia de otras selecciones como Bélgica o Brasil, pero era sumamente aplicado tácticamente y con un juego veloz. Sus compañeros se mostraron tan agradecidos con sus auxilios en el campo que le crearon una canción.

Pese a que estuvo en la órbita de otros grandes equipos a nivel mundial, el volante se quedó en Chelsea y sigue ganando títulos. El año pasado, los londinenses se adjudicaron la Europa League ante Arsenal. Pero, lo más importante de su carrera podría estar por venir. La Euro recientemente suspendida por el coronavirus y el próximo Mundial de Qatar 2022 tienen como candidato más fuerte a la Francia de Kanté.

VIDEO RECOMENDADO

Robert Pires recordó el partido más complicado de Francia en Rusia 2018. (Foto: AFP / Video: Fox Sports)

No te pierdas