A la izquierda, Roberto Martínez llorando en Matute el día siguiente del accidente del Fokker. A la derecha, junto a Luis Escobar. (Fotos: Redes / El Peruano)
A la izquierda, Roberto Martínez llorando en Matute el día siguiente del accidente del Fokker. A la derecha, junto a Luis Escobar. (Fotos: Redes / El Peruano)
Christian Cruz Valdivia

Ídolo crema, amigo de la blanquiazul. Roberto Martínez representa totalmente a Universitario de Deportes, pero cuando de los ‘Potrillos’ se habla, el capitán de la U se une en el abrazo más íntimo. Este jueves 8 de diciembre se rinde homenaje a los caídos del Fokker de y hay muchas historias de amistad alrededor de ellos.

MIRA: El impresionante caso Mbappé: cómo eran Pelé, Maradona, Eusebio y Ronaldo a los 24 años

Roberto Martínez fue parte de esa generación que compartió con los potrillos, y no solo campos de fútbol. Era el ‘blanco’ al que todos querían en La Victoria. Según contó el periodista David Hidalgo en un informe publicado en este diario en el 2016, la amistad de los jugadores de Alianza con Roberto Martínez empezó en 1986 cuando se juntaron en la selección peruana que compitió en los Juegos Odesur.

En menos de dos años, los lazos se unieron tanto que la amistas de hizo única. “Había una gran amistad con los chicos. Antes de que ellos viajen a Pucallpa estuvieron en mi casa almorzando”, recordó el mismo Roberto Martínez a El Comercio. El potrillo Escobar, Daniel Reyes, Milton Cavero y Pacho Bustamente compartieron su mesa.

Y según le contó al periodista David Hidalgo, Roberto Martínez fue protagonista en la tarjeta roja que ‘le salvó la vida’ al Gato Espino en el partido previo, ante San Agustín. “Faltando dos minutos para que se termine tuve un altercado con el ‘Gato’ Espino. No sé si me escupió o me insultó, pero el árbitro lo expulsó. Recuerdo claramente que Daniel Reyes le llamó la atención y le dijo: ‘No quieres viajar’. Esos dos minutos terminaron por salvarle la vida a Espino”, contó el exfutbolista.

Ni Espino (sancionado), ni Juan Reynoso (lesionado) tomaron el vuelo a Pucallpa, donde los potrillos jugaron su último partido y desde donde pasó a la posterioridad esa imagen del once formado en la cancha del Estadio Oficial donde vencieron 1-0 a Deportivo Pucallpa.

El sufrimiento de Martínez

La noche del 8 de diciembre de 1987 el Perú se vistió de luto por el fallecimiento del plantel de Alianza Lima luego de que el fokker en el que regresaban cayera en el mar frente a Ventanilla, hoy lugar de culto para los hinchas blanquiazules.

Un Roberto Martínez de 19 años lloró en Matute la pérdida de sus compañeros, de sus amigos. La imagen del crema desconsolado en la tribuna hoy marca un símbolo de lo que era la relación entre jugadores de Alianza Lima y Universitario.

“Él venía acá. Tenía un carrazo rojo bravo. “Yo no quiero ‘gallinas’ en mi casa”, le dije. Venía porque eran amigos. Enemigos en la cancha, pero fuera hacían muchas cosas juntos”, contó Carmen Aburto, madre del Potrillo Escobar a Alianza Lima hace uno años. Esa era la amistad que unía a Martínez con el goleador aliancista.

“Íbamos a su casa a comer un ceviche, a tomar unas cervezas. Ellos insistían en que yo firme por Alianza, pero yo estaba a préstamo en San Agustín y tenía que regresar a Universitario”, contó el mismo Roberto Martínez sobre lo que les unía con los jugadores de Alianza.

Era tanto el vínculo que había gestos de ambos lados, desde noches de fiestas compartidas hasta un cuadro bendecido del Señor de los Milagros que Caíco Gonzales Ganoza le regaló a la madre de Roberto. “Poco antes de la tragedia, mi mamá estaba enferma. Tocaron el timbre de mi casa y era Caíco. Se apareció con un cuadro de mi tamaño: era del Señor de los Milagros, lo había mandado a bendecir, con una dedicatoria para mi mamá, y se lo regaló”, recordó el mismo Roberto.

Y pudo ser jugador de Alianza, pero Martínez nunca firmó el contrato que Agustín Merino -presidente de Alianza- ya tenía listo para enlistarlo. Era el ‘Blanco’ que los Potrillos querían en sus filas. El cariño era mutuo, por eso hasta hoy se recuerdan.

--

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más