Renzo Gómez Vega

Un camarín de fútbol huele a axila, perfume, orín, más perfume, pero sobre todo a frotación. Y más en uno donde hace falta lubricar las bisagras.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más