Eliezer Benedetti

El regocijo de , tras la conquista de Torneo Apertura, se extenderá algunos días, pero es necesario no desconcentrarse de cara al desafío internacional que se aproxima: el miércoles luchará en Arequipa contra Deportivo Cali por el pase a cuartos de final de la . Ese duelo trascendental marcará el final de Néstor Lorenzo en el banquillo rojinegro y, tras una búsqueda exhaustiva, el club ya encontró a su sustituto: , un DT cristiano evangélico, que asumirá el gran reto en el ‘Dominó con un fervor tan religioso como él.

LEE TAMBIÉN | Por qué el León del sur rugió de nuevo y ganó el Apertura | CRÓNICA

Pablo Hernán Lavallén, natural de Buenos Aires (7 de septiembre de 1972), es un exfutbolista argentino que jugó para diversos equipos de su país como River Plate, Huracán, Huracán de Tres Arroyos y Atlético Platense. También tuvo jugó en el fútbol mexicano, vistiendo las camisetas del Atlas, Tiburones Rojos de Veracruz, San Luis y Coyotes de Sonora.

Como futbolista, el volante devenido defensor ganó solo cuatro títulos y todos fueron con la estampa de River en su pecho. Se coronó tres veces campeón nacional con el ‘Millonario’ y su mayor logro fue la conquista de la Copa Libertadores 1996.

Colgó los chimpunes en el 2007 con el Platense tras 16 años de carrera, pero no quiso despegarse del balompié. Por ello, no dudó en inscribirse en un curso especializado de entrenador, el cual finalizó al año siguiente de su retiro.

Pablo Lavallén fue campeón con River Plate | Foto: @pablohlavallen
Pablo Lavallén fue campeón con River Plate | Foto: @pablohlavallen

Carrera como DT

Pablo Lavallén inició su aventura en el banquillo siempre de la mano de Dios, a quien pone por delante en cada faceta de su vida, desde el 2003, año en el que asegura haberlo conocido tras haber caído en depresión. Él, testimonia, le sacó del abismo. Ahora su innegociable fe la traslada a las canchas de fútbol lo máximo posible.

“Si Dios me puso en el fútbol fue para llevar su palabra a más personas, porque este deporte llega a mucha gente”, aseguró el entrenador argentino en una .

En el 2011, Lavallén empezó a trabajar con las divisiones infantiles del River Plate. Poco a poco ascendió a las categorías juveniles del ‘Millonario’ y así fue afianzándose como DT. De hecho, en el 2016 se le abrieron las puertas para dirigir en Primera División en el San Martín de San Juan, reto que aceptó sin dudarlo.

Con dicho club argentino estuvo a cargo en 29 partidos, registrando un balance de nueve victorias, nueve empates y 11 derrotas. Pero, más allá de esos números, el técnico se quedó bastante conforme con su primera experiencia profesional.

“Siempre que me preguntan cuál de todos los equipos que dirigí tuvo más mi ADN, siempre digo que fue el San Martín de Juan del primer semestre y Belgrano. Fueron los dos que más me gustaron desde lo futbolístico”, señaló

Al finalizar la temporada con San Martín, Lavallén recaló en Atlético Tucumán, club con el que compitió en la Copa Libertadores. Consiguió un rendimiento regular en el torneo, terminando en el tercer lugar de la fase de grupos. Esto le permitió acceder a los octavos de final de la Copa Sudamericana, pero renunció a su cargo antes de disputar el certamen debido a que la dirigencia del club no cumplió con los refuerzos que el entrenador argentino exigía.

Meses después, tomó las riendas del Belgrano de Córdoba, donde estuvo menos de un año y se marchó sin pena ni gloria. Lo mejor vino luego, a partir de marzo del 2019, cuando firmó por el Atlético Colón.

Con los ‘Sabaleros’, curiosamente de tinta rojinegra, Lavallén los condujo a la primera final internacional en su historia, tras una gran campaña en la Copa Sudamericana. Sin embargo, se tuvo que conformar con el segundo lugar, tras perder 3-1 ante Independiente del Valle en la definición del título. Su revancha la busca, ahora, con los rojinegros del Melgar.

Pablo Lavallén llevó a Colón a la final de la Copa Sudamericana 2019 | Foto: AFP
Pablo Lavallén llevó a Colón a la final de la Copa Sudamericana 2019 | Foto: AFP

Lamentablemente, el técnico argentino no renovó su vínculo con Colón tras una serie de malos resultados en las fechas finales de la temporada. Después de esa experiencia, agradable principalmente por el subcampeonato, se quedó dos años inactivo hasta que a inicios del 2022 se hizo cargo del Olimpia de Honduras, considerado el equipo más grande de Centroamérica.

En el equipo albo, al que llegó en reemplazo de su compatriota Pedro Troglio, solo duró cuatro meses y medio, ya que le acompañaron resultados negativos. La caída de Olimpia ante su clásico rival, Motagua, en la semifinal del Clausura 2022 sentenció la marcha del DT argentino.

Desde entonces, Lavallén quedó como agente libre y Melgar confía que él es el entrenador ideal para afrontar los retos venideros del club, tanto a nivel local como internacional. Por ahora, Néstor Lorenzo sigue luchando en los octavos de final, luego todo quedará en las manos del extécnico de Colón.

Sistema e idea

Como ha quedado claro en el recuento, Pablo Lavallén ha dirigido un total de cinco clubes en lo que va de su carrera, cuatro del fútbol argentino y uno de Honduras. Melgar de Perú será el sexto en su lista y espera cumplir todas las expectativas posibles.

De acuerdo al portal especializado SofaScore, el entrenador argentino ha estado a cargo de un total de 133 encuentros, que se resumen en 49 triunfos, 31 empates y 53 derrotas. Como promedio, el entrenador de 49 años logra sumar 1.34 puntos por partido disputado.

Los sistemas tácticos que prefiere utilizar son el 4-4-2 y 4-2-3-1. Justamente este último es el que ha empleado Néstor Lorenzo en algunos partidos con Melgar, por lo que de acuerdo al plantel que tiene, lo más probable es que Lavallén opte por esa formación en su llegada al club rojinegro. Aunque quizás siga la misma ruta de Lorenzo con un 4-3-3 que le ha funcionado muy bien en esta mitad de temporada.

En ese contexto, es importante mencionar que Lavallén es fiel creyente de que su proyecto de trabajo debe ir de la mano de lo que plantee el club, más no él. Entonces, el DT argentino se adecuará al proyecto en el que Melgar ha estado trabajando los últimos años.

“Está mal utilizada la palabra proyecto. Los cuerpos técnicos no tienen que tener un proyecto de trabajo, tienen que tener una forma o una metodología y el club es el que tiene que tener el proyecto. Tiene que tener un proyecto de fútbol y para eso tiene que tener un director deportivo que baje línea a los entrenadores y decirle mira, acá se juega como el Ferro de Griguol. Entonces todas las categorías entrenan para que los jugadores se formen con ese estilo”, explicó en una entrevista con Página 12.

Eso sí, si hablamos de la corriente argentina que sigue en el banquillo, él no es ni ‘Bilardista’ ni ‘Menottista’, se guía principalmente de lo que hizo y logró Ricardo La Volpe, un histórico entrenador que básicamente fundamentó su estilo en la posesión de la pelota, el salir jugando desde el arco con el balón controlado sin necesidad de trazos largos y el jugar de tú a tú ante cualquier rival. En resumen, el buen trato de la pelota, de la que aprendió hasta el mismo Pep Guardiola, con el que se busca triunfar cueste lo que cueste.

“Yo me considero lavolpista. Es el técnico del que más cosas nuevas aprendí. Y eso como jugador me trajo alguna dificultad. Me peleaba con entrenadores porque tenía bien marcada la idea que pretendía para mi equipo. Siendo jugador a veces ponía en duda la palabra del técnico cuando nos pedía algo que para mí estaba mal”, confesó en una entrevista con el Diario Diez.

Asimismo, Pablo Lavallén se guía de cuatro principios básicos en su metodología: “saber cómo, saber dónde, saber cuándo y saber por qué”. Él mismo ha explicado ello anteriormente en su cuenta oficial de Twitter.

Con todo lo mencionado, el DT argentino espera hacer un buen papel al mando de Melgar. En las faldas del volcán del Misti ya rebosan de júbilo con el título del Apertura y los arequipeños esperan que él se encargue de seguir extendiendo ese regocijo de una campaña que, desde ya, es histórica.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más