Franco Navarro fue el delantero estrella de Perú en la década de 1980 y brilló en esa victoria ante Chile. (Foto: GEC / Video: YouTube)
Franco Navarro fue el delantero estrella de Perú en la década de 1980 y brilló en esa victoria ante Chile. (Foto: GEC / Video: YouTube)
Mario Fernández

Periodista

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La redacción del diario “El Comercio” ese mediodía del miércoles 20 de febrero de 1985 tenía el rostro de siempre cuando conversando con Alfonso ‘Pocho’ Rospigliosi, Jefe de Deportes, le dije: “Pocho, he sondeado a los colegas de la competencia y todos me han asegurado que no van a enviar a ningún periodista con la Selección (que la dirigía Moisés Barack) a Chile para el partido de este domingo en el estadio santiaguino ni mucho menos al siguiente de la corta gira con Uruguay en Montevideo el 27”.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Selección Peruana: a cuatro días del duelo ante Chile, una radiografía de los convocados por Ricardo Gareca

‘Pocho’ con su enorme saco celeste, camisa blanca y corbata azul, me preguntó muy serio: “¿Estás seguro?”. Le respondí: “Como que dos y dos son cuatro”. No pasaron ni 15 minutos y tras ir a conversar con el doctor Alejandro Miró Quesada Garland, no solo logró obtener el visto bueno del Director del decano sino que me dijo: “Tú viajas pero sin fotógrafo, total los dos partidos son amistosos”. Y así fue.

Ese domingo 24 de febrero de 1985, Moisés Barack era lo que hoy -35 años después- resulta ser Ricardo Gareca en la conducción del seleccionado. A Chile lo dirigía Pedro Morales. Nombres como los de José Gonzales Ganoza (tío de Paolo Guerrero), Toribio Díaz, Jorge Olaechea, José Velásquez, Franco Navarro, Eugenio La Rosa y Juan Carlos Oblitas –para citar a unos cuantos- hoy son representados por Gallese, Advíncula, Zambrano, Abram, Yotún, Guerrero, Trauco y el ultimito Lapadula.

Para ser justo, sumo el paralelo con Christian Cueva, quien es lo que aquel día resultó ser Eduardo Malásquez: brillante con la pelota pegadita en los pies y dejando sembrados rivales chilenos sin la menor desvergüenza.

En 1984 Independiente de Medellin tuvo entre sus filas a tres peruanos: Jorge Andrés "Mango" Olaechea, Eduardo "El Flaco" Malásquez y Franco Enrique Navarro.
En 1984 Independiente de Medellin tuvo entre sus filas a tres peruanos: Jorge Andrés "Mango" Olaechea, Eduardo "El Flaco" Malásquez y Franco Enrique Navarro.

-Presencia solitaria-

Y esa tarde-noche porque el partido comenzó con sol y acabó en horario nocturno, el fútbol peruano logró vencer al chileno por 2-1 y yo fui ¡el único periodista peruano! que estuvo presente en esa última victoria rojiblanca en el mismísimo estadio Nacional de Santiago. Años después, de visita, solo alcanzamos a sacar dos empates (ambos 1-1). Las demás fueron derrotas en cada expedición sureña. Si por el lado nuestro repasé aquellas figuras que ayer vistieron de corto la rojiblanca, no podemos soslayar los nombres chilenos, en aquella época: el meta Roberto ‘Cóndor’ Rojas, Garrido, Rubio, Letelier, el ‘Pato’ Yáñez, Aravena por el lado de la ‘Roja’ que suplen con creces en este siglo Claudio Bravo, Medel, Islas, Valdivia, Vidal y Alexis Sánchez.

Mucho recuerdo de aquel domingo que, como preliminar y por el campeonato nacional chileno, se jugó el Clásico entre Colo Colo y Universidad de Chile. No podrán creer que el lunes las páginas deportivas de “El Mercurio”, “La Tercera” y “La Segunda” estuvieron dedicadas por completo a este partido. El triunfo peruano apenas mereció dos o tres columnas y en segundo plano. Malos perdedores.

Suelto en plaza, sin colegas limeños de por medio entrevisté a José Velásquez y Franco Navarro, precisamente los autores de los goles a los 11′ y 53′ respectivamente (descontó Hugo Rubio 70′), quienes me revelaron un hecho inédito que ocurrió con ellos un día antes del amistoso, que ya era simbólico: la gran mayoría del plantel se intoxicó luego de la cena. El equipo estaba alojado en el hotel Tupahue.

“No puedo olvidarme de los vómitos y lo mal que nos sentimos, lo que obligó a que el médico buscara de hidratar a los que estaban muy mal. A pesar de todo, con más de medio equipo delicado, logramos ganar”, dijo Franco.

Velásquez no solo ratificó lo expresado por Franco sino que junto con los malestares estomacales los jugadores tuvieron que soportar toda la madrugada el bullicio de hinchas chilenos que no cesaron de tocar bocinas y hacer bulla en las afueras del hotel. “Por eso los partidos con los chilenos nunca dejarán de ser amistosos a pesar de que algunos tengan esa carátula. Son clásicos, la rivalidad no creo que dé paso a una sana competencia”, dijo Franco hoy más feliz que nunca con los seis goles que su equipo UTC le acaba de propinar a la ‘U’ de Comizzo.

Su gol al ‘Cóndor’ me lo resumió así: “Eugenio (La Rosa) me cedió el balón y tras sobrar con un enganche a Garrido, vi que Rojas ni se atolondraba ni nada y solo en fracción de segundos logré cachetearle la pelota lejos de su alcance. Pienso que ese gol, que fue muy bonito, alcanzó el valor que merece”. El ‘Patrón’ no se quedó atrás y lo narró de esta manera: “Franco entró libre y su violento remate pegó en el horizontal y como yo seguía de cerca la jugada me adelanté a Garrido y con ¡la pierna izquierda!, sin ser zurdo, empujé la pelota”.

Con la exclusividad periodística de parte nuestra, y el triunfo sobre Chile, nos embarcamos el lunes hacia Montevideo donde Uruguay con su entrenador Omar Borrás nos esperaba. A él le encantaba que lo llamaran “Profesor”, aun cuando siempre fue un misterio saber quién le dio ese título. Y se lo creía. Una vez lo castigaron por llamar “asesino” a un árbitro y en una conferencia fue un mate de la risa cuando dijo tras un empate: “Yo sé que nunca conformo ni a sirios ni a troyanos” (sic). Al pobre de Borrás no lo podían botar aunque la crítica y los hinchas rogaban porque se fuera. Esa noche del 24 Perú casi logra ese anhelo charrúa porque hasta los 90′ ganaba 2-1 pero llegó el empate 2-2 y Borrás no quedó borrado.

Mucho recuerdo que, en el entretiempo del partido, me encontré en uno de los pasadizos del viejo estadio Centenario con Alfonso Grados Bertorini, a la sazón Ministro de Trabajo del gobierno de Fernando Belaunde Terry y quién había viajado junto con el Premier Manuel Ulloa Elías. Este viajó en representación de FBT a la asunción de mando del entonces nuevo presidente uruguayo José M. Sanguinetti. La ceremonia fue dos días después, el 1 de marzo. Ulloa se había quedado en Buenos Aires pero Grados Bertorini no se quiso perder el partido.

“Fernández lo felicito, la está rompiendo en Lima con sus exclusivas”, me dijo con su voz ronca de siempre. Allí nomás vi llegar al colega de “Expreso” Luis Felipe Sánchez Espinar, a quien Ulloa (miembro del directorio de “Expreso”) lo había embarcado en el avión presidencial, aunque como se quedó en la capital argentina obligó a Luis Felipe a tomar un vuelo comercial a Montevideo. Y, aunque solo vio el segundo tiempo, siempre estuvo al lado de sus maletas con las que ingresó al viejo estadio Centenario. Todo quedó en la historia.

MÁS EN DT...

VIDEO RECOMENDADO

Gianluca Lapadula: "Soy oficialmente peruano" (Video: El Comercio)
Gianluca Lapadula: "Soy oficialmente peruano" (Video: El Comercio)



TAGS RELACIONADOS

No te pierdas