Perú: tierra maravillosa donde todo corredor quisiera entrenar
Perú: tierra maravillosa donde todo corredor quisiera entrenar

¿Imaginas correr con glaciares de fondo, en medio de una selva tropical o en un árido desierto? Son algunos de los retos que muchos corredores buscan afrontar en diversas partes del mundo. Ahora, ¿Te has percatado de que disponemos de estos marcos y muchas opciones más en Lima y en las diferentes provincias del Perú?

Y es que no solo tenemos a varios de los mejores velocistas y fondistas de la región y el mundo. Vivimos en un país en el que, sin viajes demasiado extensos, podemos entrenar a diferentes alturas, en diferentes ecosistemas y con vistas que son una verdadera maravilla. Incluso sin salir de Lima ya podemos numerar muchas rutas y carreras que nos muestran estos rincones tan maravillosos.

Sin necesidad de incursionar en el , los amantes del asfalto también disponen de una gran cantidad de rutas en la ciudad, las que son tomadas en diferentes horas del día por corredores solitarios y una gran cantidad de agrupaciones, las cuales se siguen incrementando.

Todo corredor se siente orgulloso de practicar este deporte, todo corredor siente orgullo al cruzar una meta con la bandera puesta en los hombros. Es momento de que todo corredor se sienta orgulloso del paraíso que es el Perú para el running.

¡No más quejas de nuestra Lima gris ni del tráfico!
El cambio empieza por cada uno de nosotros. El cambio empieza al sentir orgullo de lo que poseemos y quizás no notamos. El cambio empieza por la educación y un simple saludo al runner que cruzas en el camino. El cambio empieza al compartir nuestras experiencias sumando kilómetros, aceptar y disfrutar todo lo positivo con lo que contamos.

Disponemos de muchas rutas, tipos de terreno y cada vez más competencias. Aprovechemos para seguir con este deporte que tanta felicidad y beneficios nos regala, ayudemos a mejorar nuestra cultura deportiva con nuestro granito de arena y aprovechemos para seguir conociendo el Perú, un verdadero paraíso para el running.

Escribe Pablo Ulloa.