El economista Alonso Segura, Socio fundador de Hacer Perú y profesor de Finanzas PUCP, así como exministro de Economía, hace un balance de la gestión del presidente y señala que hay menos espacio para esbozar algún argumento de defensa sobre la continuidad de este Gobierno.

LEE TAMBIÉN | Ni uno gobierna, ni el otro lo vaca. Crónica del entrampe, por Fernando Vivas

—¿Cuál es su percepción sobre el manejo de la economía de este gobierno?

Este gobierno tiene una visión de Estado más asistencialista y, hay que decirlo, con altos funcionarios que no tienen ningún conocimiento de sus carteras. No solo hablamos de los ministros, sino de los viceministros, directores, jefes de entidades públicas, etc., que no tienen ningún conocimiento y, lamentablemente, tampoco ningún interés en tener un manejo técnico, eficiente y responsable, con lo cual estamos viendo una erosión de las políticas y las intervenciones públicas. Eso al final se refleja en decir quiero más plata y quiero gastar. Esas son algunas de las secuelas que estamos viendo.

—¿Cuál cree que sean los objetivos de la política fiscal de Castillo?

La política fiscal de este gobierno no tiene claridad de objetivos. Te pongo un ejemplo, ¿qué objetivos de política económica hay en lo que este gobierno está haciendo con Petro-Perú?, salvo ‘levantarse en peso’ la institución, literalmente no existe. ¿Cómo puede beneficiar a los peruanos que este Gobierno quiebre la empresa?, ¿Cómo puede beneficiar que haga que tenga una aceleración de pagos de US$4.300 millones? Que deje quebrar a Petro-Perú o que haga que el Tesoro la rescate, de todas maneras, vas a afectar al soberano [el riesgo de la deuda del país]. Entonces, no hay un objetivo. Tienes un conjunto de actores que solo están viendo su beneficio y su interés personal, a costa de cualquier daño. Esto lo sabe muy bien el presidente de la República, y permite que pase.

—¿La llegada del ministro Graham al MEF implica un cambio en la política fiscal?

Se tiene un cambio de ministro de Economía, que cree más en un Estado eficiente, sostenible, pero vamos a ver la fortaleza que tenga y qué tan rápido puede hacer que regresemos a lo que es un manejo responsable [de las cuentas fiscales] y basado en reglas. Esto pasa por empezar a escuchar al Consejo Fiscal y no tratar de sabotearlo, que es lo que ha estado ocurriendo. Todavía todo está a nivel de discurso. [El ministro Graham] ha dicho que va a retomar las reglas fiscales este mes, pero todavía no lo hace. Recién cuando conozcamos las reglas fiscales que propone, podremos opinar si se está retornando a una senda sostenible y responsable.

—¿Qué pasa si no regresamos a un manejo responsable?

Es malo porque se incumplen todas las reglas de juego. Con lo cual, se está actuando informalmente y lo que se está haciendo es generar un daño de credibilidad que, eventualmente, va a afectar la calificación crediticia del país. No se está asignando recursos escasos de forma que beneficien a los que más necesitan, sino están dando bonos universales a 15 millones de personas, cuando es necesario solo para uno o dos millones. Aquí se le está haciendo daño a la población, porque se está sacrificando otras intervenciones. El concepto de focalización se ha perdido a raíz de la pandemia y ciertamente no está en el diccionario de este Gobierno.

MIRA | ENTREVISTA | Procurador supranacional: “Corte IDH va a tener que dar un pronunciamiento (sobre Alberto Fujimori)”

—¿Qué otros desafíos enfrenta el ministro Graham?

Se requiere un ministro y un MEF que tengan ideas y propuestas claras, pero también con un peso específico en el gobierno, que sea el que predomine [en] las decisiones económicas. Por ejemplo, que cuando esté en contra de un decreto como el de tercerización –que ahora queda claro que no solo fue ilegal, sino que es contraproducente–, que junto al presidente y al primer ministro diga que ese decreto se tiene que modificar. Si el MEF no tiene las ideas claras y las propuestas claras, estamos mal, pero si las tiene y no tiene capacidad de influencia sobre el gobierno, estamos igual de reventados.

—¿Qué pasa si se produce la aceleración de pagos en Petro-Perú a raíz de la degradación de su calificación crediticia?

Eso se debe evitar, pero si persiste el Gobierno en no destituir a todo el Ministerio de Energía y Minas (MEM) y no hacer cambios profundos en el directorio de Petro-Perú y en su plana gerencial, además de lo que ha señalado el MEF y la Contraloría de lo que se debe hacer, va a ocurrir una aceleración de pagos. Ahí se tienen dos caminos. Uno, hacer ‘perro muerto’, que va a implicar la quiebra de Petro-Perú, que además de juicios y arbitrajes va a conllevar a afectar la credibilidad del Perú y con ello la calificación soberana.

MIRA: ¿Cuánto nos cuesta incluir más combustibles al fondo de estabilización?

—¿Por qué?

Porque la razón por la cual Petro-Perú, Cofide, Mivivienda, etc., reciben financiamiento es por la presunción que hay de que si un cuasi soberano [un bono de dichas entidades públicas] entra en problemas, el soberano [Tesoro público] los va a respaldar. Entonces, si no pagas, no solo te tiras de un plumazo a Petro-Perú, sino vas a restringir y aumentar el costo de financiamiento a Cofide, Mivivienda y a todas las entidades públicas. Con ello, vas a afectar la credibilidad del Perú, porque van a decir, si no lo ha rescatado es porque no puede; con lo cual, en principio, te deja como única solución posible que rescate a Petro-Perú el soberano.

VIDEO RECOMENDADO

LA PREGUNTA DEL DÍA: ¿El pago por utilidades es igual para todos los trabajadores de una empresa?
Este mes se dará inicio al pago de utilidades, un beneficio que reconoce el aporte de los trabajadores al logro de los resultados anuales de las empresas. Sin embargo, la distribución de las mismas sigue un cálculo según ley. Más detalles en La pregunta del día.

—¿Pero si lo rescata ya no se afecta la credibilidad del Perú?

No [igual lo afecta], porque el soberano tiene que salir, probablemente, a hacer una emisión de bonos mayúscula de emergencia, para prepagar la deuda de Petro-Perú, pero dado que has llegado a esto por presuntos problemas de corrupción igual te va a afectar la credibilidad, menos, pero ya generaste un precedente nefasto.

—¿Esto también afecta al endeudamiento del sector privado?

En la medida que afecta a la calificación soberana, afecta a todo el sector privado. Con una aceleración de pagos de US$3.000 millones en bonos y US$1.300 millones en créditos de Petro-Perú, que el soberano tiene que salir a rescatar por toda la negligencia y presunta corrupción y todo lo que habría ocurrido para desencadenar esa aceleración de pagos, es iluso pensar que no te va a afectar el riesgo país y potencialmente a la calificación soberana.

MIRA | Isabel Cortez, ¿qué propone la parlamentaria en el ámbito laboral?

—¿Esta situación cómo afecta el crecimiento de la economía?

Afecta el crecimiento de este año y de los próximos años. Es inédito que tengas récord de términos de intercambio en nuestra historia, récord de precios de materias primas, y tengas la inversión privada en picada. Hay ciertamente un manejo terrible del Estado, sin brújula, hay literalmente un saqueo del Estado con este gobierno y no sé qué vendrá más adelante. Y esto es la mano del Gobierno con colaboración del Congreso. Asigna la proporción que quieras en responsabilidad, pero la mayor se la lleva el Gobierno.

—¿Qué más pudo hacer el Congreso?

Para empezar, el Congreso está impulsando iniciativas que son claramente irresponsables e inconstitucionales como la del Fonavi, por ejemplo. Sigue evaluando cosas como el retiro del 100% de los fondos de las AFP, cuando tienes altos funcionarios y ministros que, claramente, han tomado decisiones de política pública que son sospechosas, por decir lo menos, que son contraproducentes, pero no los censuran. No hay control político real, hay mucho bla, bla, bla. Entonces, el Gobierno sigue haciendo lo que quiere porque sabe que tiene los votos para que no lo vaquen y que, al final, si llegan a censurar a algún ministro, es uno de 10 que debían censurar.

MIRA | “No sabemos si lo logremos [regresar a los niveles de inflación] en la primera mitad del 2023″

—¿Qué tan cierto es que este gobierno ha impulsado el crecimiento del 13% del año pasado?

No es cierto, pero eso no lo tengo que decir yo, simplemente adjunta a esta entrevista el crecimiento trimestral del año pasado. En realidad, el crecimiento atribuible a este Gobierno es del último trimestre del año, porque el resultado de agosto y setiembre venía de la gestión anterior. ¿Cuál ha sido el crecimiento del último trimestre del año y en lo que va de enero, en promedio? ¿2% y pico? Lo mismo puedes ver inversión pública. [El ministro Pedro Francke] te dice mira lo que el Perú ha crecido. Pregunta, ¿qué es lo que ha hecho este gobierno?

— Y eso se aprecia también en la inversión pública…

Desde el último trimestre del año, todos los meses, la inversión pública se ha estado contrayendo, en promedio, a doble dígito, y ello ha sucedido en octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero. Marzo no sabemos, pero presumiblemente también y algunos meses más la inversión pública estará reduciéndose hasta que se rectifique. Lo único que ha dejado el MEF anterior es todos los indicadores apuntando hacia abajo. Eso lo puedo saber un estudiante de economía y no te digo de mis estudiantes de último ciclo, sino los cachimbos que ahora dicto. Basta saber sumar para decir que lo que está diciendo el exministro de Economía es una tomadura de pelo, es un engaño a la población. Se queda mejor callado. Eso es éticamente reprobable.

MIRA | Gobernador de Ayacucho exige que expliquen cómo masificará el gas de Camisea

—¿Este gobierno debería dar un paso al costado?

Creo que cada vez hay menos espacio como para esbozar algún argumento de defensa hacia la continuidad de este gobierno. Lo de Petro-Perú va a ser lo que defina. Si el presidente no instruye de inmediato al Ministerio de Energía y Minas a cambiar el directorio, políticas y personal de Petro-Perú, y no hace un cambio en el sector, ya no hay un argumento de defensa para el presidente. Debería irse. El presidente Castillo ya tuvo suficientes oportunidades para alegar ignorancia de las materias de gestión pública: “yo no sabía que estos eran corruptos”, “yo no sabía que estos por acá”. Esto es una tomadura de pelo. Sale el ministro de Transportes y nombra a alguien de su entorno. Sale el gerente general de Petro-Perú [Hugo Chávez] y nombra a alguien de su entorno. Sale el presidente de Essalud, que ya de por sí era cuestionable y entra otro más cuestionable todavía, y así puedo seguir. Pone como ministro de Salud a una persona con esos antecedentes — porque no son credenciales— y ahí siguen en múltiples carteras. Acá se necesita control político masivo.

Hay demasiada casuística como para que el presidente pueda decir yo estoy en la luna. Entonces, él es parte de toda esa camarilla de incompetencia, negligencia y presunta corrupción. O, en el mejor de los casos, está capturado por esos intereses y entonces no los puede tocar. En cualquiera de los dos escenarios, no es apto para ser presidente de la República. Ahora se está jugando como Bolognesi su último cartucho, o enmienda significativamente o no hay defensa posible.

VIDEO RECOMENDADO

Cuentame Otra 22 De Marzo

TE PUEDE INTERSAR


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más