El tiempo de las entregas se puede reducir en 80% y ello representar un ahorro de 30% en los costos del transporte logístico, según Pamela Soto, country manager de SimpliRoute. (Ilustración: Giovanni Tazza/El Comercio).
El tiempo de las entregas se puede reducir en 80% y ello representar un ahorro de 30% en los costos del transporte logístico, según Pamela Soto, country manager de SimpliRoute. (Ilustración: Giovanni Tazza/El Comercio).
Redacción Economía

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Las restricciones que brindó el Gobierno peruano a causa de la impulsaron a las empresas a implementar o potenciar nuevos canales de venta, como el comercio electrónico (o ). Sin embargo, debido a la premura de su implementación y a la gran demanda de productos, los reclamos y denuncias -por parte de los consumidores- se incrementaron de manera exponencial.

Esta realidad se vio reflejada, por ejemplo, en las cifras del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), al señalar que en el primer semestre del 2020 se registraron 15.600 reclamos, de los cuales “la demora de entrega de los productos” fue la queja más frecuente. Adicional a ello, la institución también destacó que, en los primeros 83 días de la crisis sanitaria, se registraron 6.012 reclamos y denuncias de usuarios por presuntas irregularidades en sus compras virtuales.

LEA TAMBIÉN:

*

*

*

“Lo cierto es que, en los últimos meses, el perfil del consumidor ha mostrado un interés por mejorar sus experiencias en compras en línea. Por lo que las entregas oportunas, eficientes y sin escalas, representan el principal reto para las empresas en temporadas de alto movimiento de mercancía. Durante estos momentos, la demanda de productos incrementa, ya que el consumidor suele adquirir ropa, calzado, electrodomésticos, equipos tecnológicos, entre otros. Por lo tanto, la expectativa de recibir un buen servicio, en tiempo justo y sin inconvenientes, puede convertirse en un reto para el comercio electrónico”, precisa al respecto Pamela Soto, Country Manager de SimpliRoute Perú.

Existen distintas maneras de ofrecer al cliente una entrega en menor tiempo, añade, sin necesidad de ser el responsable del seguimiento directo de los proveedores de mensajería. “Una de las soluciones es contar con un servicio de logística personalizado para las entregas a última milla. Esta es una operación de entrega de paquetes o gestión de servicios, desde el último punto de distribución hasta el destino final, que es donde se recibe la mercancía (la tienda física o el domicilio del consumidor)”, precisa la ejecutiva.

La demanda por el comercio electrónico no se reducirá cuando acabe la pandemia, por lo que es importante para las empresas ser más eficientes con las entregas de sus productos. (Foto: iStock).
La demanda por el comercio electrónico no se reducirá cuando acabe la pandemia, por lo que es importante para las empresas ser más eficientes con las entregas de sus productos. (Foto: iStock).

AHORROS EN EL TRANSPORTE LOGÍSTICO

“La logística es compleja cuando tienes múltiples pedidos con rutas diferentes y diversos vehículos por monitorear; y sumado a ello, la necesidad de satisfacer a tu cliente con el producto en sus manos y sobre todo, a tiempo”, comenta la vocera de SimpliRoute.

En esas circunstancias, conocer que, hoy en día, las empresas pueden presentar un 80% de ahorro en tiempo de planificación de rutas y un 30% en reducción de costos logísticos, resulta un aporte interesante a favor de la marca. Principalmente, destaca la disminución del gasto en combustible y el aumento en la eficiencia de las entregas, lo cual se traduce a brindar un eficiente servicio y mejorar la experiencia de compra para el usuario final.

En las próximas campañas que vendrán, “donde el comercio electrónico no deja de crecer”, el deseo del consumidor por obtener su pedido de la forma más eficiente y en el menor tiempo posible, obliga al sector retail, e-commerce y operadores logísticos a buscar nuevas opciones que acorten el período de entrega de los pedidos y que mejor manera de hacerlo, a través de la tecnología, indica Soto.

“Consideremos, que, durante la pandemia, el usuario promedio empezó a comprar vía online dos veces al mes y previo al confinamiento, el consumidor final realizaba una compra cada tres meses”, finaliza la especialista.

TE PUEDE INTERESAR:

*

*

*

*

*