"Vamos a resolver el contrato (con la UNI) a través de un proceso administrativo que es de muy corto plazo”, ha señalado el ministro de Salud, Óscar Ugarte. (Foto: PCM)
"Vamos a resolver el contrato (con la UNI) a través de un proceso administrativo que es de muy corto plazo”, ha señalado el ministro de Salud, Óscar Ugarte. (Foto: PCM)
Juan Saldarriaga

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Después de innumerables críticas y acusaciones por indicios de fraude, el Ministerio de Salud () decidió cancelar el contrato con la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) para la implementación de 47 plantas de oxígeno made in Perú, de las cuales solo cinco fueron entregadas a tiempo para combatir la pandemia de .

Así lo dio a conocer el ministro de Salud, Óscar Ugarte, durante su intervención en la Comisión de Salud y Población del Congreso de la República.

MIRA: Promesas electorales: ¿Realmente se puede reducir 20 puntos de informalidad laboral en solo 5 años?

El funcionario explicó que la UNI se había comprometido a instalar 18 plantas de oxígeno en febrero. Sin embargo, señaló que el estado de avance de la entrega es “muy deficiente”.

Esto nos va a llevar a la resolución del contrato porque es imposible que estemos esperando. Por eso vamos a resolver el contrato a través de un proceso administrativo que es de muy corto plazo”, dijo Ugarte.

Estimó que la formalización de la recisión del contrato ocurrirá al cabo de los próximos cinco días.

CONTRATO POLÉMICO

La decisión del Minsa ocurre en medio de pedidos de investigación por parte del Congreso de la República, la Defensoría del Pueblo, los medios de prensa e, incluso, de los estudiantes de la Facultad de Ingeniería Mecánica (FIM) de la UNI, quienes han acusado irregularidades en el proyecto.

En particular, alertaron que la implementación de las 47 plantas estaba a cargo de una persona sin experiencia en proyectos de envergadura y que, además, se hacía pasar por exalumna de mecatrónica de la UNI.

Investigaciones periodísticas han confirmado que Elizabeth Chahuares, encargada del proyecto, no es ingeniera mecatrónica. Su última labor conocida es como subgerente de una empresa de reciclaje domiciliada en Ilo, denominada Proyemsur S.A.C.

Especialistas en oxígeno han criticado fuertemente el contrato entre el Minsa y la UNI por considerar que era una pérdida de tiempo y vidas humanas experimentar con ensamblajes en época de emergencia. Lo más sensato, en su opinión, era importar plantas ya ensambladas.

Al respecto, El Comercio ha constatado que el Minsa ya ha empezado a solicitar cotizaciones de plantas de oxígeno en el extranjero.

Trascendió, al cierre de este artículo, que la UNI habría cancelado también un contrato con Essalud para la implementación de 12 plantas de oxígeno.


MIRA TAMBIÉN