La app de coche compartido BlaBlaCar se enfrenta a España
La app de coche compartido BlaBlaCar se enfrenta a España

(AFP)  , la aplicación líder de viajes en coche compartido, denunció el lunes a ante la Comisión Europea en respuesta a tres expedientes sancionadores recibidos por operar supuestamente sin la debida licencia, anunció la empresa este martes.

La filial española de BlaBlarCar, Comuto SA., "presentó ayer una denuncia a España ante la Comisión Europea por las practicas administrativas llevadas a cabo por la Comunidad de Madrid contra la plataforma y dos de sus usuarios", indica un comunicado de la empresa.

Estas practicas "suponen una vulneración del derecho europeo: en concreto, de la libre prestación de servicios y de la libertad de establecimiento", asegura la empresa.

La denuncia fue presentada ante la secretaría general de la Comisión, indicó a la prensa en Madrid Jaime Rodríguez, director de BlaBlaCar para España y Portugal, que dice estar dispuesto a recurrir a "todos los mecanismos legales".

Las sanciones decididas en Madrid son inéditas en los 22 países en los que opera la compañía francesa, que a través de una plataforma digital pone en contacto a conductores y pasajeros que van a realizar un mismo trayecto, sin ánimo de lucro para los conductores.

En total, la filial española de BlaBlaCar se enfrenta a una posible multa de 8.803 euros en la región de Madrid.

Según explicó a la AFP un abogado de la empresa, Juan Manuel Rodríguez Cárcamo, la demanda tiene dos objetivos: denunciar unas prácticas administrativas que a juicio de la empresa obstaculizan su actividad y obligar al Estado español a clarificar la legislación, de momento "confusa".

El núcleo de la controversia está en dilucidar si BlaBlaCar es una empresa de transporte sometida a la normativa del ramo, que es lo que sostienen las empresas de taxis y autobuses, o solo una red social.

Dos de los expedientes abiertos se deben a sendos conductores registrados en la aplicación, y que según una inspección aleatoria de las autoridades madrileñas habrían incurrido en un beneficio ilícito.

El otro es por "operar sin licencia habilitante", según las autoridades madrileñas.

Los dos conductores afrontan cada uno una sanción de 4.001 euros.

Jaime Rodríguez indicó que ambos usuarios han recurrido las sanciones, y que BlaBlaCar hará próximamente lo mismo en las tres demandas que le conciernen.

En paralelo, BlaBlaCar está esperando en los próximos días la resolución de una demanda presentada por la patronal de las compañías de autobuses, Confebus, que acusa a la plataforma de competencia desleal.