Julio Velarde, presidente del BCR, informó que Reactiva Perú estaba beneficiando a más de 480.000 empresas , que empleaban en total a más de 2,8 millones de personas. (Foto: GEC)
Julio Velarde, presidente del BCR, informó que Reactiva Perú estaba beneficiando a más de 480.000 empresas , que empleaban en total a más de 2,8 millones de personas. (Foto: GEC)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

Luego de 33 subastas (entre ellas una declarada desierta), el Banco Central de Reserva () culminó las licitaciones de los fondos de la segunda fase de , asignando un total de S/25.282 millones, lo que representa el 84% del total de los fondos del programa, a una tasa de interés promedio para los clientes de 1,73%.

MIRA: Congreso: Comisión de Economía aprueba insistencia de devolución de aportes a la ONP

“Los montos demandados por las entidades financieras en las subastas vienen siendo menores a los montos ofertados por el BCR”, indicó la entidad en el reporte sobre la última sesión, realizada el martes y donde solo se colocaron S/20 millones a una tasa de 2,26%.

BALANCE

Horas antes de la última subasta, , presidente del BCR, informó que Reactiva Perú estaba beneficiando a más de 480.000 empresas , que empleaban en total a más de 2,8 millones de personas.

Mientras que por tamaño de empresa, según el último reporte, el 98% de créditos se destinaron a micro y pequeñas empresas ().

Balance de la segunda fase de Reactiva Perú. (Foto: Archivo)
Balance de la segunda fase de Reactiva Perú. (Foto: Archivo)

Jorge Carrillo Acosta, profesor de Pacífico Business School, indicó que –más que orientar los créditos a un segmento de empresas por tamaño– el objetivo del programa fue apuntar a que no se rompa la cadena de pagos y, en esa línea, el balance es positivo.

“El programa no estaba enfocado en solo pequeñas empresas, sino en toda la cadena productiva. Por ejemplo, estaban en problemas las grandes empresas, cuyos proveedores son de mediano tamaño. El fin era dar liquidez. Ante el quiebre de empresas, el desempleo iba a ser peor [que el actual]”, indicó.

Miguel Vargas, gerente general de la Asociación de Bancos del Perú () y Jorge Delgado, presidente de la Asociación de Instituciones de Microfinanzas del Perú (), también coincidieron en este punto, destacando su alcance en las mypes.

“Las instituciones de microfinanzas subastaron a tasas de intereses bajas, incluso, en algunos casos, cuando iban a tener pérdidas”, mencionó Delgado.

Ante las críticas respecto a los montos destinados a cada segmento de empresa por tamaño, Acosta acotó que era lógico que los mayores recursos se destinen a las grandes empresas, pues los créditos responden a las necesidades de las empresas.

APUNTES

Los tres expertos indicaron que una flexibilización de las tasas hubiera permitido que se coloquen parte de los más de S/4.000 millones pendientes. Esto porque los límites fijados no cubrían, en el caso de entidades financieras más pequeñas, los costos operativos.

“Esto hizo que haya sectores a los que no se podía ir”, refirió Vargas.

El 98% de créditos de Reactiva Perú se destinaron a micro y pequeñas empresas (mypes).
El 98% de créditos de Reactiva Perú se destinaron a micro y pequeñas empresas (mypes).

El ejecutivo de Asbanc señaló que los requisitos de acceso al programa también incidieron en que el número de empresas beneficiadas no sea mayor.

“Un banco puede acceder a los recursos, pero hay un problema si no tiene a quién colocarlo. El tope de tasas hizo que algunos créditos no califiquen”, indicó, añadiendo que en una siguiente edición de este programa sería oportunidad una simplificación de procesos.

Por su parte, Acosta mencionó que también puede incluirse más entidades financieras para que accedan a estos fondos y, posteriormente, los otorguen vía préstamos.

“Se debe tener en consideración que esta situación nos tomó desprovistos. Los esfuerzos fueron buenos, claro que se tuvieron errores, pero se dio un espacio para esta medida y, de alguna manera, los empresarios están mejor, unos más que otros, respecto a si no hubiese este programa”, subrayó Delgado.

FAE AGRO

Otro de los programas de préstamos con garantía estatal es el , creado en julio (vía decreto de urgencia 082-2020) y reglamentado a inicios de agosto.

De un fondo total de S/2.000 millones, el Banco de Desarrollo del Perú (Cofide) solo ha logrado colocar S/40,9 millones en dos subastas, la última realizada a mediados de este mes.

Carrillo criticó que el despliegue de este programa viene siendo lento.

“Las campañas agrícolas se dan en el trimestre que ya pasó. El tren ya se ha pasado”, apuntó.

En este sentido, indicó que urge agilizar los procesos para trasladar estos recursos a los agricultores a fin de puedan utilizarlos “en que lo poco que se pueda hacer”.