Golpe. El 30% de la producción de pollos iba a restaurantes.
Golpe. El 30% de la producción de pollos iba a restaurantes.
Paola Villar S.

Siendo Lima una ciudad por excelencia, cuando el precio de esta carne varía en el ámbito local ello no puede pasar desapercibido. Eso es lo que ha ocurrido en las últimas semanas, luego de que el llegara a un mínimo promedio de S/5,20 en los mercados y puntos de venta minoristas de la capital en junio.

Ayer, según cifras recogidas por el Sistema de Información de Abastecimiento y Precios del Ministerio de Agricultura (), el precio promedio del pollo llegó a S/9,59 por kilo. Esto es casi S/2 por encima del valor que registró el producto antes de que se decretara la inmovilización obligatoria en el país por la pandemia del COVID-19 (el precio al 13 de marzo fue de S/7,90 por kg).

MIRA: CEO de Latam Perú: “Podemos operar vuelos internacionales desde el 1 de agosto si fuera necesario”

De hecho, para Aldo Fuster, especialista del sector avícola, nunca hubo un precio tan alto como el actual de la carne del pollo ni tan bajo como el visto durante la cuarentena.

En el mercado Risso, de Lince, los comerciantes mencionan que el alza se presenta hace dos semanas, y ello se evidencia en las cifras de Minagri: en junio el precio minorista por kilo variaba entre los S/5 y S/6 aproximadamente, y a partir del 1 de julio dio un salto a S/7,43 en promedio el kilo. Desde esa fecha, el precio ha incrementado de forma sostenida.

Alto consumo. Según datos de la APA, la producción nacional de pollo alcanza los 1,65 millones de toneladas al año, lo que significa un consumo per cápita anual de 51 kilos por persona. (Foto: GEC)
Alto consumo. Según datos de la APA, la producción nacional de pollo alcanza los 1,65 millones de toneladas al año, lo que significa un consumo per cápita anual de 51 kilos por persona. (Foto: GEC)

En el mercado mayorista, en tanto, el bajón fue más marcado: el precio del pollo llegó a S/1,85 por kilo en abril, y ahora ha llegado a S/6,35 por kilo (superior al promedio de S/5 visto antes de la pandemia).

¿Por qué importa el precio al consumidor del pollo para la economía peruana? El economista Jorge Gonzáles Izquierdo, profesor de la Universidad del Pacífico (UP), explica que al ser uno de los bienes más consumidos dentro de la canasta familiar, es un indicador líder para medir la demanda interna e incide en la inflación mes a mes.

El pollo tiene un peso importante en la canasta familiar del INEI para medir la inflación solo de Lima. Acá la gente come mucho pollo, al extremo que se dice que la inflación está ‘pollotizada’. Si sube la inflación, es porque subió el pollo, pero como el resto de bienes de la canasta están a la baja, el incremento de ahora no tendrá tanto peso”, indica.

MIRA: Cusco sin turismo: viajamos a la ciudad tras la cuarentena y esto fue lo que encontramos | CRÓNICA

Teniendo ello en cuenta, ¿a qué se ha debido el movimiento de precio de esta carne en el mercado?

DEMANDA AGREGADA

En el mundo avícola hay diversos indicadores que muestran, con anticipación, la demanda que puede generarse del pollo. Fuster detalla que en base a ello las granjas producen pensando, por ejemplo, en fechas claves de venta –Día de la Madre y Día del Padre– para familias y negocios. Para marzo, la producción en el sector, de hecho, fue de 166.500 toneladas, 2,90% más que en el mismo mes del 2019.

Entonces, no se tenía previsto el panorama.

Precio del pollo en granja bajó S/.1 durante la cuarentena.
Precio del pollo en granja bajó S/.1 durante la cuarentena.

Es necesario ubicarse en el contexto de la pandemia”, precisa Christian Garay, director General de Seguimiento y Evaluación de Políticas del Minagri, en referencia a la paralización de actividades económicas por la cuarentena, que sufrieron restaurantes, hoteles y pollerías. “No ha sido tanto un problema de oferta, sino una caída de la demanda lo que afectó inicialmente el precio del pollo”, explica.

Así, al inicio, lo que vivió el rubro avícola fue un fuerte shock de demanda que incidió considerablemente en las ventas del sector y, por ello, de acuerdo a Fuster, desde abril las empresas empezaron a adecuar su producción a la demanda vigente.

MIRA: Comprar una vivienda en Lima: El nuevo contexto que enfrentarán las familias e inmobiliarias

Ante la pandemia, como cayó tremendamente la demanda, el precio del pollo bajó hasta S/1 el kilo en algunas granjas. Los granjeros perdían. Nadie quiere perder, así que empezaron a dejar de cargar pollitos bebés, los huevos fértiles se vendían como comerciales, se bajó la carga de producción más o menos un 20%. Hasta se regalaba pollo. La gente realmente pasó un momento muy dramático”, indica Florencio Eusebio, consultor del sector avícola.

El Comercio buscó conversar sobre la situación económica del sector con la Asociación Peruana de Avicultura (APA), pero no tuvo respuesta sobre este aspecto. No obstante, el 11 de junio, Julio Favre Arnillas, presidente de la APA, destacó en un webinar organizado por la que antes de la pandemia se comercializaban, a nivel nacional, 2,17 millones de unidades de pollos diarios, pero durante la cuarentena solo se comercializaron 1.62 millones de unidades al día (-25%). En tanto, el ingreso acumulado por la comercialización de pollo hasta esa fecha ascendió a S/1.151 millones, mientras que, en condiciones normales, la ganancia hubiera ascendido a S/ 2.367 millones (-51%).

Con la reactivación económica y el fin de la cuarentena, ese ajuste, finalmente, llevó a la realidad que vivimos ahora: una mayor demanda del producto y una menor oferta disponible.

En mayo y junio cayó la producción. Este ajuste hizo que el precio subiera un poco más”, señala Garay.

Eusebio remarca que las decisiones que se tomaron 45 días atrás sobre la producción no son reversibles actualmente, por lo que el precio del pollo se mantendría alto ante una menor oferta.

Para Garay, del Minagri, este valor ya alcanzó su techo y debería estabilizarse en 10 días. ¿A cuánto? el experto precisa que todo dependerá de cómo impacten los shocks sobre la cantidad de oferta que haya en el mercado frente a la demanda.

Ahorita la demanda es la que está moviendo los precios del pollo. Eso hay que tomarlo en consideración. Lo que puedo decir es que el precio del pollo va a bajar”, considera.

Precio del pollo llega hasta los S/8 por kilo en mercados minoristas, ¿seguirá en alza?
Precio del pollo llega hasta los S/8 por kilo en mercados minoristas, ¿seguirá en alza?

Para fundamentar su posición, destaca que la cifra de carga de huevos fértiles de pollos de engorde, que funciona como un indicador adelantado de oferta de pollo, se está recuperando, y ello demuestra que la situación se estabilizará.

El pollo desde que se fertiliza hasta que sale de granja para ser comercializado en un mercado de abastos pasa por un periodo de 45 días, y la producción inicia como una carga de huevos fértiles de pollos de engorde. En las últimas cuatro semanas [desde el 10 de julio] se viene registrando un mayor nivel de recuperación en las plantas de incubación de Lima, comenta Garay en un reporte del Minagri.

Según Garay, entre enero y marzo de este 2020 la carga de huevos fértiles en Lima estaba entre 8,5 a 9 millones por semana. Por el ajuste de oferta tras la cuarentena, dicha carga se redujo hasta llegar a cerca de 6 millones por semana, mientras que los comerciantes de pollo pronosticaban una menor demanda ante la paralización económica. En las últimas cuatro semanas, no obstante, el indicador en Lima se ha comenzado a incrementar, pasando a 6,5 millones por semana.

Eso quiere decir que los huevos fertilizados en la segunda quincena del mes de junio van a comenzar a convertirse en una oferta de pollo para comercializar en los mercados los siguientes días de este mes. Así los precios dejarán de subir y se podrá reducir la brecha entre oferta y demanda, para tener precios a la baja”, augura el experto del Minagri.

Carga de huevos fértiles de pollos de engorde. Fuente: SIEA-Minagri
Carga de huevos fértiles de pollos de engorde. Fuente: SIEA-Minagri

No obstante, tanto Fuster como Eusebio esperan que el precio se estabilice recién dentro de cuatro a seis semanas –hacia agosto–, cuando sea visible la mayor producción que hoy impulsan las empresas avícolas.

Todo debería regresar a la normalidad, pero no se sabe el volumen que se va a vender porque la apertura de restaurantes tampoco deja claro cuánto se va a poder comercializar. Los hoteles no se van a estabilizar en el corto plazo, el aforo de 40% tampoco es que arregle el problema. La industria seguirá con la demanda que ya estamos viendo ahora”, puntualiza Fuster.

VIDEO RECOMENDADO

Día del pollo a la brasa: el platillo de todos los peruanos

TE PUEDE INTERESAR