Un equipo multidisciplinario del INSN de Breña trabaja con las pacientes desde la parte de cirugía pediátrica hasta la psicológica. (Foto: INSN / referencial)
Un equipo multidisciplinario del INSN de Breña trabaja con las pacientes desde la parte de cirugía pediátrica hasta la psicológica. (Foto: INSN / referencial)
Redacción EC

Médicos del área de Ginecología del construyeron, en forma exitosa, la neovagina a una adolescente de 17 años utilizando un segmento de su colón.

MIRA AQUÍ | INSN de Breña: ¿cuántas cirugías se hicieron pese a la pandemia del COVID-19?

Según informó el centro hospitalario pediátrico, la corrección de esta malformación congénita, conocida como síndrome de Rokitansky y que afecta a una de cada 5 mil mujeres en el mundo, lo realiza desde hace buen tiempo y en los últimos dos años se han efectuado cinco operaciones.

En este caso, la menor nació con otras patologías, entre ellas una atresia esofágica y una malformación ano rectal que fueron atendidas en esa etapa de su vida también en el INSN de Breña. Es ahí que se detectó que nació con la ausencia del canal vaginal y, al realizarse otros exámenes, se diagnosticó que tampoco tenía útero pero si ovarios, informó la cirujana ginecóloga-obstetra Wendy Gutiérrez Córdova.

Este tipo de cirugía se realiza a la paciente cuando ya ha logrado su máximo crecimiento, a sus 17 años. Le hemos hecho una neovagina. Para ello hemos tomado un segmento del colon sigmoide, de aproximadamente 12 cm., conservando su vascularización, justamente para que su función sea totalmente normal”, explicó la especialista.

LEE MÁS | INSN Breña: Contraloría alerta deficiencias en la gestión de atenciones a niños

Este segmento de colon sigmoide se acercó hacía la zona del introito vaginal (creación de vagina), y luego se hizo la restauración del colón para su completo funcionamiento. Este nuevo segmento es el que va a hacer la nueva vagina, dándole a la paciente la capacidad de tener una vida sexual dentro de lo normal, sin ninguna otra molestia y dándole justamente el aspecto de una vagina de una mujer joven como ella”, precisó la Dra. Gutiérrez.

Previo a la intervención quirúrgica, un equipo multidisciplinario del INSN de Breña trabaja con las pacientes desde la parte de cirugía pediátrica hasta la psicológica. “Se hace un seguimiento en psicología justamente para que estas pacientes puedan afrontar el hecho de que van a ser sometidas a este procedimiento quirúrgico y también para que puedan afrontar el hecho de que ellas no tienen esa capacidad de ser madres de forma biológica, natural (…) Justamente, en las técnicas a futuro que se están buscando (para que sean madres) una de ellas es por un útero subrogado porque en varios casos ellas tienen óvulos”, puntualizó la especialista.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más