Agentes de la Comisaría de La Victoria, donde hay trece infectados de COVID-19, aseguraron a este Diario que en esa sede policial no se tomaron medidas preventivas cuando ya se sabía de un caso confirmado, el del suboficial fallecido. (Foto: Cesar Campos/GEC)
Agentes de la Comisaría de La Victoria, donde hay trece infectados de COVID-19, aseguraron a este Diario que en esa sede policial no se tomaron medidas preventivas cuando ya se sabía de un caso confirmado, el del suboficial fallecido. (Foto: Cesar Campos/GEC)

Unidad de Investigación

El Comercio pudo confirmar a través del Ministerio del Interior que, tras pasar la prueba rápida, trece policías de esa sede dieron positivo de infección de . Ellos eran compañeros del suboficial Edder Meca (35 años), quien falleció la semana pasada víctima del .

Por disposición de su comando, los contagiados se encuentran en sus domicilios siguiendo un tratamiento médico ambulatorio porque no han desarrollado síntomas ni complicaciones; a excepción de uno que está hospitalizado en la clínica Maison de Santé, debido al convenio que tiene el Fondo de Salud de la Policía Nacional del Perú con el sector privado.

Desde el Ministerio del Interior informaron que los 140 policías que trabajan en la Comisaría de La Victoria fueron sometidos a las pruebas de coronavirus y que de ellos trece dieron positivo. Precisaron que tanto la comisaría como los vehículos han sido fumigados tres veces.

Sin embargo, este Diario recogió el testimonio de cuatro policías, quienes son compañeros de los nuevos contagiados y laboraron junto a Meca. Por temor a represalias, pidieron mantener la reserva de sus identidades. Ellos señalaron que sus colegas no fueron atendidos de inmediato cuando empezaron los síntomas sospechosos de .

Sin atención

Dos de los agentes que pertenecen al servicio motorizado de la Comisaría de La Victoria aseguraron que Meca “era una persona saludable” y no presentaba ningún síntoma hasta el viernes por la mañana. “Jugamos casinos en el dormitorio de suboficiales y luego nos fuimos a descansar”, dijo uno de ellos. “El viernes se presentaron los primeros síntomas. Fue al Hospital de Policía y lo mandaron a su casa. Se quejaba de dolor de cabeza y mareos el domingo. La tos fue persistente y sus familiares lo llevaron nuevamente al hospital. Nunca más supimos de él”, detalló.

Estas son las habitaciones de los Sub oficiales de la comisaría de La Victoria, donde trabajaba el policía que falleció víctima del COVID-19. Aquí el personal descansa y comparte las camas.
Estas son las habitaciones de los Sub oficiales de la comisaría de La Victoria, donde trabajaba el policía que falleció víctima del COVID-19. Aquí el personal descansa y comparte las camas.

Un tercer agente entrevistado por este Diario narró que el lunes 30 de marzo, un día antes de la muerte Meca, tres de sus compañeros informaron durante la formación de la mañana que sentían fiebre, dolor de cabeza y mareos. En ese momento ya se conocía que había una persona diagnosticada de ; otros dos se habían sometido a pruebas rápidas y estaban a la espera del resultado.

“El comandante, en plena formación, dijo que no había permiso y debían salir a patrullar, sino los iba a cambiar a la Comisaría de San Cosme, donde dos policías femeninas habían dado positivo para ”, contó. Ese día salieron a patrullar el resto de la jornada.

Un grupo de policías jóvenes también contó a El Comercio su preocupación por haber compartido habitación con el fallecido.

La habitación, que cuenta con diez camarotes, es utilizada por los policías luego de patrullar el distrito. “Se comparten las camas y colchones. Los catres están uno al lado de otro, los olores son frecuentes. No me percaté si estornudó en algún momento”, precisó uno de los agentes entrevistados.

Así están ubicados los roperos del personal de Sub Oficiales en la Comisaría de La Victoria. (Foto: El Comercio)
Así están ubicados los roperos del personal de Sub Oficiales en la Comisaría de La Victoria. (Foto: El Comercio)

“Al lado del dormitorio de suboficiales hay un ambiente contiguo donde están los roperos metálicos. En ese lugar todos los colegas [policías] se cambian luego de asearse. Por espacio se cambian uno al lado del otro”, agregó con preocupación.

También contó que, días antes de conocer el deceso de Meca, los policías almorzaban “uno al lado del otro” en el comedor. “El concesionario [de alimentos] sigue atendiendo con normalidad. La atención es buena, pero nadie usa mascarillas”, dijo.

Según contó un efectivo policial, veinte policías acudieron la semana pasada al Hospital de Policía, por su cuenta, para someterse a la prueba rápida de y así descartar si fueron contagiados. “Han esperado varias horas [el miércoles] en el Hospital de Policía y no fueron atendidos por falta de insumos. El viernes uno de ellos me contó que al finalizar el día lo atendieron a él y a dos más; del resto, desconozco porque seguían esperando.”, concluyó. Ahora se conoce que los infectados son trece agentes policiales que compartieron el servicio policial con el suboficial Meca.

Traslado

El miércoles 1 de abril, tras pasar la lista de las 7 a.m., el comisario de La Victoria, el comandante de la policía Javier Arana, dispuso que el personal continúe vigilando las calles. A las 10 a.m., aproximadamente, fumigaron las oficinas y habitaciones.

El Comercio se comunicó con el comandante Arana, quien sostuvo que “a nadie se le puede disponer que haga algo en contra de su voluntad”.

Un vocero autorizado de la Policía Nacional del Perú informó a este Diario que el comandante Arana reportó al inspector de la PNP que “los policías que se sintieron mal [de salud] pasaron sus exámenes médicos antes de conocerse la muerte del efectivo policial”.

Datos

El distrito de La Victoria tiene una población de 166.657 habitantes, según el censo poblacional realizado por el INEI en el 2017. Este distrito ocupa el noveno lugar en el país de incidencias delictivas como asaltos y robos, violencia familiar y muertes violentas.

La Comisaría de La Victoria, ubicada en la avenida 28 de julio, cubre el 60% de los reportes delictivos que se registran en las zonas aledañas al Estadio Nacional, los centros comerciales de “Polvos azules” y de las calles adyacentes a la avenida Grau, el emporio comercial de Gamarra, los mercados de abastos de verduras y frutas, los terminales terrestres y el cerro San Cosme. Este último tiene un grupo significativos de enfermos de tuberculosis y anemia.

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

VIDEO RECOMENDADO

Mercado mayorista de Villa El Salvador recibe casi 10 mil mujeres en pleno Estado de Emergencia

Mercado mayorista de Villa El Salvador recibe casi 10 mil mujeres en pleno Estado de Emergencia