Ayer, el número de contagiados por COVID-19 alcanzó los 507.996, según reveló el Minsa (Foto: Manuel Melgar/GEC)
Ayer, el número de contagiados por COVID-19 alcanzó los 507.996, según reveló el Minsa (Foto: Manuel Melgar/GEC)
Jorge Falen

Después de 160 días de la confirmación del primer caso de en el país, la expansión de esta enfermedad rompió un nuevo récord. Ayer, el número de contagiados por alcanzó los 507.996, según reveló el viceministro de Salud Pública, Luis Suárez-Ognio. Esta cifra incluye los 9.441 nuevos contagios en las últimas 24 horas, la cantidad más alta en lo que va de la pandemia.

Este nuevo registro ubica al Perú como el sexto país con más casos de coronavirus en el mundo, por debajo de naciones con alta transmisión como Estados Unidos (5,4 millones) o Brasil (3,2 millones), según el portal Worldometer. Asimismo, ocupa el puesto 11 a nivel global –y el tercero en Sudamérica– en cuanto a tasa de contagios, con 15 mil casos por millón de habitantes.

Cuesta arriba

La evolución de los contagios de COVID-19 tuvo un repunte durante la. Después de casi mes y medio de su implementación, estos aumentaron en 78% respecto a los 285.213 observados a fines de junio.

La tendencia ascendente también se percibe en los casos nuevos. En agosto, se reportaron 8 de los 10 contagios diarios más altos en lo que va de la pandemia.

El marcado aumento de los casos también impactó en la curva de contagios. Al 13 de agosto, esta crece a una tasa diaria de 1,9% y se duplica –en promedio– cada 48 días, tiempo menor al estimado por este Diario a mediados de julio (62,4 días).

Por zonas

La “nueva normalidad” instalada desde el 1 de julio también trajo consigo una variación en la dinámica de la pandemia en las regiones. Departamentos de la zona sur –como Moquegua, Madre de Dios o Ica– y la selva norte (Amazonas) actualmente figuran entre los lugares con las tasas de casos más altas, desplazando a focos tempranos de la pandemia como Lambayeque o Loreto.

(Fuente: Minsa)
(Fuente: Minsa)


Medidas tomadas

Frente a este escenario, el Gobierno reactivó medidas de confinamiento, como el retorno a la inmovilización los domingos y la prohibición de reuniones familiares. Asimismo, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, anunció ayer que su sector adquirirá una mayor cantidad de pruebas moleculares. El Minsa espera acopiar un millón para la próxima semana.

¿Cuán efectiva será esta estrategia? Julio Cachay, médico infectólogo de la clínica Ricardo Palma, señaló que es necesario el reemplazo de las pruebas rápidas por moleculares para la detección. Esta medida deberá ser complementada con la implementación de cercos epidemiológicos.

“Es necesario hacer un cambio de 180 grados en la estrategia. Hay que cambiar definitivamente las pruebas rápidas por moleculares para hacer un diagnóstico precoz, oportuno y aislar asintomáticos. Esto tiene que ir de la mano con un barrido para detectar casos. Los detectados que no puedan monitorearse en casa tienen que ser trasladados a centros de atención, como la Villa Panamericana. Se necesita una logística mayor para el seguimiento de contactos”, dijo.

El especialista añadió que si bien el toque de queda y la restricción de visitas reducen la movilización, también podrían generar aglomeraciones un día antes y después de la aplicación de las normas.

Cinco departamentos y 34 provincias a nivel nacional regresan a la cuarentena obligatoria | TROME

TE PUEDE INTERESAR