Tom Holland como el Hombre Araña en "Spider-Man: Homecoming", la primera película protagonizada por el héroe arácnido en el MCU. (Foto: Columbia Pictures/Marvel Studios)
Tom Holland como el Hombre Araña en "Spider-Man: Homecoming", la primera película protagonizada por el héroe arácnido en el MCU. (Foto: Columbia Pictures/Marvel Studios)
Juan Luis  Del Campo

Con “” convirtiéndose en una de las películas más exitosas del mundo en el periodo post-covid, se vuelve interesante revisar la situación ‘milagrosa’ que permitió al Hombre Araña formar parte del Universo Cinematográfico de Marvel.

MIRA: “Spiderman: No Way Home”: ¿Mejor que “Spiderman 2″? Nuestra crítica

Creado por Stan Lee y Steve Ditko en 1962, el héroe arácnido es uno de los más populares de los personajes de Marvel Comics. Es por eso que cuando el MCU empezó a despegar con filmes como “Avengers”, fanáticos del héroe aclamaron a que este se uniera a las filas de los Vengadores en la gran pantalla.

El problema es que Marvel Studios no tenía los derechos para Spider-Man. Estos habían sido vendidos a Sony Pictures Entertainment en 1999, estudio que pudo utilizar la propiedad intelectual para crear la extremadamente rentable trilogía de “Spider-Man” dirigida por Sam Raimi y protagonizada por Tobey Maguire, películas que lograron recaudar más de 2.500 millones en taquilla.

Para Sony no tenía sentido el prestar gallina de los huevos de oro a un estudio rival cuando podían aprovechar a su propio superhéroe para quedarse con todas las ganancias. Es así que el estudio decidió sacar en 2012 un reboot titulado “The Amazing Spider-Man”, protagonizado por Andrew Garfield.

MIRA: “Tengo una vida similar a Spiderman, mi tío murió en un asalto”: la historia de tres hombres-araña en este multiverso llamado Perú

Desafortunadamente para Sony, sus planes no salieron tan como esperaban. Si bien la primera película de la nueva saga fue bien recibida por el público, “The Amazing Spider-Man 2″, estrenada dos años después, tuvo una recepción mucho más fría, deteniendo los planes de continuar la saga.

Viendo una oportunidad, el presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, empezó a hacer acercamientos a Sony Pictures, pero sus esfuerzos fueron complicados por el CEO de Marvel Entertainment, Ike Perlmutter, quien era la opinión que todo trato debía favorecer mucho más a su compañía.

Para mediados del 2014 las negociaciones estaban paralizadas y probablemente no habrían llegado a ningún lugar si el 24 de noviembre del 2014 la compañía Sony Pictures hubiera sido hackeada por un grupo de piratas informáticos que se autodenominaba Guardians of Peace.

El dañino ciberataque - cuya motivación fue el lanzamiento de la comedia negra “The Interview” sobre un complot para asesinar a Kim Jong-un - no solo reveló información personal de los trabajadores de la compañía y sus planes a futuro, sino también las conversaciones entre Marvel Studios y Sony Pictures sobre Spider-Man.

Con la atención del público en ellos, las compañías accedieron en febrero de 2015 que permitiría al Hombre Araña debutar en la película “Captain America: Civil War” en 2016, para luego tener su propia película en solitario en 2017.

La división de las ganancias, uno de los puntos de contención en las negociaciones pasadas, ambas corporaciones llegaron a un acuerdo. , Marvel Studios no pagaría a Sony Pictures por utilizar al personaje de Spider-Man en sus películas, mientras que Sony Pictures tendría la oportunidad de reducir el monto que pagaban a Marvel para conservar las ganancias por los juguetes de Spider-Man. En cuestión al dinero de las taquillas el trato fue extremadamente simple: Sony Pictures y Marvel Studio se quedarían con la totalidad de estas en sus respectivas películas.

El trato también permitía a Sony mantener el control creativo final de sus películas protagonizadas por Spider-Man, incluyendo en cuestiones como la selección del actor que interpretaría al héroe, aunque el estudio aceptó trabajar de mano de Marvel para encontrar el perfecto Peter Parker, que al final resultó ser Tom Holland, ganándole a actores como Asa Butterfield, Judah Lewis, Matthew Lintz, Charlie Plummer y Charlie Rowe.

Mientras tanto, para la dirección de la película que se convertiría en “Spider-Man: Homecoming” los estudios estaban buscando un director que tuviera experiencia en películas juveniles, usando como referencia cintas como “The Breakfast Club” de John Hughes que también ocurrían en escuelas secundarias. Tras considerar a varios directores, finalmente eligieron a Jon Watts, un relativamente desconocido realizador que había destacado por el thriller “Cop Car”. La cinta trata de dos delincuentes juveniles que se roban un patrullero, sin saber que el vehículo pertenece a un homicida policía interpretado por Kevin Bacon.

Es así que en abril de 2016 Tom Holland como Spider-Man apareció por primera vez en la pantalla grande en “Captain America: Civil War”. Más de un año después, en julio de 2017, el Hombre Araña tuvo su nueva película “Spider-Man: Homecoming”. Aclamada por la crítica, la cinta recaudó US$880 millones en las taquillas globales, el mayor número para este superhéroe desde “Spider-Man 3″ en 2007, y Sony Pictures supo en ese entonces que había hecho el trato de su vida.

VIDEO RECOMENDADO

Top 5 de los mejores documentales en streaming del 2021
Entérate en qué plataforma puedes ver las mejores películas y series realistas que han marcado una diferencia en su categoría este año.

TE PUEDE INTERESAR