Manuel  Marquina

es uno de los grupos más escuchados del pop latino desde hace muchos años. No en vano sus clásicos “Noviembre sin ti”, y “Te fuiste de aquí”, superan los 200 millones de reproducciones en YouTube y ni hablar de hits más recientes como “Me niego” (en colaboración con Ozuna y Wisin), que rebasa los 100 millones de visitas.

El trío mexicano conformado por (voz y piano), Julio Ramírez (guitarra y bajo) y Gilberto ‘Bibi’ Marín (guitarra y batería) ha mutado con el paso del tiempo. De baladas con un condimento de rock, pasaron a ritmos más urbanos y bailables. Lo que no ha cambiado es que sus letras siguen hablando sobre el amor y se mantienen como las favoritas de muchos enamorados para dedicar a sus parejas.

Con motivo del Día de San Valentín, el grupo proveniente de Mexicali (Baja California) se presentará en el concierto “Amor bajo las estrellas”, que se realizará este 14 de febrero en el Jockey Club. El Comercio conversó con Julio Ramírez sobre la vigencia que su música ha logrado, el trabajo para alcanzar el éxito y lo que podrá esperar el público peruano de su próxima presentación.

Siempre en lo alto

—Llevan casi 20 años como grupo y han sabido mantenerse siempre vigentes, sonando en las radios y ahora en las mejores listas de plataformas de streaming musical. ¿Cuál es el secreto?

Creo que es porque hemos aprendido a escuchar a los demás. Muchas veces como artista, a nivel emocional, tengo muchas inquietudes musicales. Uno quiere proponer muchas cosas nuevas y a veces puedes perder el hilo, perder de vista que la gente quiere cosas sencillas y muy pop. Ahí es muy importante el equipo de trabajo que uno tiene, en este caso Sony Music, nuestra disquera, y por otro lado nuestros managers son muy importantes. Creo que nosotros como grupo hemos aprendido a escuchar con muchas ganas y hemos sido receptivos a eso. En cierto momento no escuchábamos la música del género urbano, porque la verdad no era nuestra influencia, pero nuestros representantes nos decían que por ahí iba la jugada y que deberíamos intentar hacer algo. Y lo hicimos. No cerrar esa puerta como artistas, te ayuda. Por ejemplo, con Nicki Jam, que hace cosas muy distintas a lo que hacíamos nosotros, nos salieron cosas muy lindas. Una versión de “Ya me enteré” que parecía que lo hubiésemos hecho para un ritmo urbano, desde cero. Como grupo empezamos a ver lo bonito de los distintos géneros.

—Tienen muy buen ojo para colaborar con artistas que están en ascenso o explotando recién, ¿siguen mucho las tendencias, las nuevas voces que están sonando en el momento?

Creo hacemos un buen equipo en el sentido de que nuestros representantes siempre están buscando artistas que estén yendo para arriba y con los que podríamos colaborar. Jesús como cantante siempre está buscando quien se le hace cool como para trabajar juntos, siempre está en la búsqueda de artistas nuevos. A mí se me ha dado mejor conocer a más influencers y aporto ese lado al darme cuenta de que tal o cual influencer canta y lo puede hacer bien. Cada quien aporta lo que piensa, si uno descubre a tal artista que le gusta puede tirar el nombre sobre la mesa. Algunas veces no pasa nada, al final nunca suceden esos ‘feats’ [colaboraciones, en inglés]. Lo que está bien cool es que como tenemos muchos años como grupo para muchos de estos talentos nuevos hacer una colaboración con nosotros resulta atractivo muchas veces, porque a lo mejor hasta crecieron escuchando nuestra música. La verdad es que es super lindo hacer colaboraciones con talentos nuevos como María Becerra, con quien acabamos de lanzar “Los tragos”.

—¿Han pensando colaborar con algún artista peruano?

La verdad es que nos falta actualizarnos en ese tema. La última vez que cantamos con alguien en Perú fue con Gian Marco, que es gran amigo nuestro y lo admiramos un montón. Estoy seguro de que está saliendo talento nuevo que podríamos buscar.

—Julio, en tu caso, cuando compones, ¿tienes algún ritual o método preferido?

Yo tengo dos maneras de componer. [La primera] Tener una cita -literalmente con fecha, hora y lugar- con otra persona para escribir una canción. A partir de ahí yo hablo con esa persona y nos vamos conociendo. Ahí vemos los ánimos, si el ambiente da más para un reguetón o para una balada. De esa manera empezamos a coger los instrumentos, conocernos y componer. La otra manera en que me gusta componer es con gente que ya conozco, pero sin hora ni fecha. Tengo una amiga con la que compongo mucho que se llama Pambo [artista mexicana], con la que hice “Ya me enteré” y muchas otras canciones del grupo. Con ella podemos estar comiendo, tomándonos un vino y de ahí surgen las ideas. Por ejemplo, el tema “Con la falta que me haces”, que es parte del EP que sacamos “2021″, lo hicimos una noche a las 11 p.m. porque una sobrina de ella preguntó “¿Oye cómo hacen una canción?” y ahí mismo empezamos con la guitarra e hicimos la canción. Esa es la manera en que más me gusta componer, espontáneamente. Pero juntarse con otro artista, así como en lo que dije antes, al estilo de una cita, es lo que más ayuda a un compositor para su madurez, porque estás trabajando con alguien que tiene otra manera de escribir, maneja tal vez otro lenguaje, otras melodías. Eso también es bien lindo, es cuando más aprendes.

Reik se presentará este 24 de febrero en el Jockey Club, en el concierto "Amor bajo las estrellas". (Foto: Alejandro Ibarra)
Reik se presentará este 24 de febrero en el Jockey Club, en el concierto "Amor bajo las estrellas". (Foto: Alejandro Ibarra) / Alejandro Ibarra

—Con Jesús Navarro se conocen prácticamente desde bebes, ¿ha sido sencillo mantener una relación laboral y amical durante tanto tiempo?

Para nosotros afortunadamente, como empezamos tan jóvenes (yo tenía 16 cuando grabamos el primer disco y él tenía 18), hubo un momento en que nos dimos cuenta de que había muchas cosas por hablar. Por ejemplo, nos pasó esa típica historia de un represéntate que nos quería dividir a Jesús, Bibi y a mí. Justo pasó que una vez en el gimnasio nos contamos esta historia, porque Jesús me dijo: “A mí fulanito me dijo que tú dijiste esto de mí” y yo le dije que no sabía de qué hablaba, pero que esa persona me había dicho tal y cual cosa de él. Esa fue la primera vez que nos dimos cuenta de que nos convenia platicar como amigos y como socios. Otro recuerdo es que a mis 19 años nuestros representantes se dieron cuenta de que había fricción y con la experiencia que tienen nos sentaron en un cuarto y nos dijeron que conversemos sobre nuestras diferencias. Sobre todo entre Jesús y yo, porque creo que como nos conocemos más tiempo, hay historial de amistad y todo, entonces a veces esas cosas pasan. Afortunadamente la verdad es que siempre ha ido todo bien, la clave ha sido intentar respetar nuestras opiniones. Los tres casi nunca pensamos igual, pero tenemos este rollo de “democracia, la mayoría manda, dos de tres”, para cualquier discusión.

Música y amor

—¿Estos casi dos años de pandemia les han servido para componer más al tener más tiempo libre como para ser creativos?

En la pandemia el primer acercamiento a querer componer y sacar cosas fue el EP “2021″, que fue como reconectar con nuestras raíces de pop de balada. Ahora van a venir colaboraciones nuevas que hemos estado trabajando durante la pandemia e incluso venimos arrastrando desde antes.

—¿Con qué lección te quedas de todo lo vivido desde que inició la pandemia?

Para mí todo esto ha sido agridulce. Por un lado, está la incertidumbre de qué va a pasar contigo, con tu carrera, con tu público, mil cosas. Ahora como que estamos viendo la luz, pero al inicio fue todo muy complicado. Uno pensaba que iba a durar dos meses y ya lleva casi dos años. Por otro lado, fue agradable porque sé que estoy en una posición afortunada en la que he tenido salud, mi casa y a mi familia. Y sé que no era la suerte de todos, por eso es delicado decirlo, porque sé que a lo mejor podía quedarme sin trabajar dos meses e iba a poder sobrevivir. Entonces, con mucha empatía, había que respetar y reconocer que esto es una bendición. Para mí fue bueno tomarlo como un descanso para disfrutar de mi esposa, mis hijos, relajarme y ser creativo.

—¿Qué canciones podrá escuchar el público peruano este 14 de febrero?

Nos encanta complacer a nuestro público con las canciones que para ellos son éxitos. Lo más probable es que en nuestro concierto vayamos a tirar todo, desde “Yo quisiera” hasta los nuevos temas como el que acabamos de lanzar con María Becerra. Todas las canciones que puedan hacer a la gente cantar y bailar las trataremos de tocar.

—Un mensaje para los fanáticos peruanos de Reik...

Quisiera decirles a todos que es una gran oportunidad para pasarla increíble en pareja, y si no vas a ir con tu pareja pues anda con tu amistad porque es día del amor y la amistad. Les aseguro que la pasarán increíble con nosotros y todos los grandes artistas que estarán. Al final de cuentas, si yo fuera a este concierto, sé que disfrutaría de todos los artistas, independientemente de que alguno sea tu favorito. Los que quieran acompañarnos a nosotros pues sería lo máximo, sería un honor, pero estoy seguro de que todos vamos a ofrecer un gran concierto.

Datos para ir al concierto

  • El concierto “Amor bajo las estrellas” se realizará el 14 de febrero en el Jockey Club del Perú.
  • El evento reunirá a Reik con Camila, Kalimba, Alex Ubago y Ezio Oliva.
  • Las entradas las puedes conseguir .
  • Los precios van desde S/175 hasta S/435.
  • Recuerda que deberás portar doble mascarilla para ingresar.
  • Es obligatorio mostrar el DNI del comprador y presentar el carnet de vacunación completo.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR



Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más