Renzo Giner Vásquez

En un mundo donde un virus nos obliga a alejarnos cada vez más, Patricia Marques decidió extender su mano. Si busca su nombre en Internet, lo primero que encontrará serán artículos que destacan su faceta como gerenta general de Starbucks en Vietnam. Por otra parte, si se lo pregunta a Diana Luna, la única peruana varada en ese país, le dirá que fue la mujer que le abrió las puertas de su casa cuando sentía que todas las demás se le cerraban.

Repasemos rápidamente el caso: Diana terminó varada en Vietnam tras el cierre de fronteras decretado por el Perú el 17 de marzo y por la misma medida adoptada por el país asiático días después. Intentó conseguir apoyo de la sede diplomática peruana y no encontró mayor información, ni ayuda. Cayó en desesperación, se contactó con El Comercio y al final de la primera conversación que mantuvimos le quedaba dinero para un par de días más.

Estoy sola, ¿y si me pasa algo? No solo por el virus, si me pasa algo en la calle, nadie se enteraría, solo se enterarán cuando deje de contestar”, nos decía Diana en ese primer diálogo.

Colgó. Regresó a la habitación que rentaba en Hanói y comenzó a buscar grupos de latinos que también estuvieran en la capital vietnamita.

Ese, sin saberlo, sería el inicio de una serie de eventos que cambiarían totalmente su historia.

Diana Luna, ingeniera ambiental de 30 años, es la única peruana varada en Vietnam. Tras más de una semana en incertidumbre, logró ser contactada y alojada por Patricia Marques. Poco después, la sede diplomática peruana la ayudó a conseguir dónde quedarse. (Diana Luna)
Diana Luna, ingeniera ambiental de 30 años, es la única peruana varada en Vietnam. Tras más de una semana en incertidumbre, logró ser contactada y alojada por Patricia Marques. Poco después, la sede diplomática peruana la ayudó a conseguir dónde quedarse. (Diana Luna)

La joven ingeniera ambiental entró en un grupo de latinos que encontró en Facebook. “¿Conocen a alguna peruana que viva acá?", preguntó. La administradora del grupo vio la publicación y recordó a Patricia Marques, la peruana que desde hace una década recorre en moto una ciudad que geográficamente está a 18.959 kilómetros de Lima, pero que en nuestra mente suena aún más lejana.

Esta amiga me contactó y de ahí nos las ingeniamos para encontrar a Diana. Me comuniqué con ella, le pregunté dónde estaba y resulta que era muy cerca de mi oficina. Tomé mi moto, la fui a buscar, la traje a Starbucks para invitarle un café y conversamos”, cuenta Marques a El Comercio. “Estaba muy nerviosa, se sentía un poco desamparada y le dije que no tenía por qué sentirse así, que lo íbamos a resolver”.

Al día siguiente, Diana se estaba mudando a la casa de Patricia. “Ella había conocido a una argentina llamada Yesica Jael, es de Jujuy y está en una situación muy parecida. Lo único diferente es que Yesi sí consiguió un hostal. Pero vienen a casa todos los días, preparamos la cena, conversamos...”, detalla Marques.

La mujer asegura que esto ha sido beneficioso tanto para las jóvenes viajeras como para ella. “Yo salí del Perú hace muchísimos años, Vietnam es un país al que le tengo un afecto tremendo. Es una sociedad muy similar a la mexicana, a la latina. Pero hay una comunidad latina pequeña”, explica Marques. “Yo he viajado por el mundo, he estado sola y he encontrado gente maravillosa que me ha dado una mano. Acá tengo algunos amigos latinos maravillosos que dejan de ser amigos y terminan convirtiéndose en la familia que tienes acá”.

Patricia Marques vive en Vietnam desde hace 10 años y es gerenta general de Starbucks en ese país. Al conocer el caso de Diana la contactó para ayudarla. (Patricia Marques)
Patricia Marques vive en Vietnam desde hace 10 años y es gerenta general de Starbucks en ese país. Al conocer el caso de Diana la contactó para ayudarla. (Patricia Marques)

De esa forma y de repente, Diana pasó de tener solo 48 horas antes de quedarse sin hospedaje a encontrar a quien define como “el soporte emocional que cambió todo este viaje”.

Es cierto que debemos tener cuidado, pero también es cierto que hay cosas que son naturales, que te salen naturales. Yo no lo dudé ni un minuto. Pienso que todos jugamos un rol importante en esta emergencia y como ciudadanos del mundo, como seres humanos, todos tenemos la obligación de tenderle la mano al que lo necesita”, asegura Marques.

Patricia, quien vivía en la península arábiga hasta hace una década, cuando un excompañero de trabajo le dijo que necesitaban ayuda en Vietnam, nos recuerda que si bien hay responsabilidades que deben ser asumidas por nuestras autoridades, no podemos olvidar nuestro rol como sociedad.

Es dramático lo que está sucediendo y nada será igual. No creo que alguien piense igual después de esto y nos acordaremos de cómo era todo antes. Pero, quizás la normalidad era bastante mediocre. Es un costo altísimo el que vamos a pagar, pero hay que tomar la oportunidad y ver el lado bueno. Como ciudadanos del mundo tenemos la obligación de trabajar juntos para que la raza humana, sin diferencia de color, credo o lo que sea, salga de esto”, reflexiona.

_____________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Ecuador bordea el centenar de fallecidos por COVID-19

Coronavirus: Ecuador bordea el centenar de fallecidos por COVID-19 (01/04/20)

TE PUEDE INTERESAR