Teherán. [EFE / AP]. El Ministerio de Relaciones Exteriores de advirtió este domingo a que se reserva el derecho a adoptar “las medidas apropiadas y necesarias” frente a las amenazas de Washington de obstaculizar su transporte de combustible a .

MIRA: El trágico viaje de un grupo de venezolanos que intentó regresar a pie a su país desde Perú en medio de la pandemia

En una carta dirigida al secretario general de la ONU, António Guterres, Irán denunció que esas amenazas contra sus petroleros y buques cisterna son “ilegales, peligrosas y provocativas”, así como una forma de piratería y una gran amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

La tensión ha escalado después de que surgieran informaciones sobre la intención de Estados Unidos de impedir el envío de combustible iraní a Venezuela.

El jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Yavad Zarif, responsabilizó a la Administración estadounidense sobre “las consecuencias de cualquier movimiento ilegal” y reiteró “el derecho de Irán a adoptar las medidas apropiadas y necesarias frente a tales amenazas”.

MIRA: La OMS advierte que rociar las calles con desinfectante es peligroso y poco eficaz contra el coronavirus

Además de la misiva, el Ministerio de Exteriores convocó en esta jornada al embajador suizo en Teherán, Markus Leitner, que representa los intereses de Washington ante la ausencia de relaciones diplomáticas entre Irán y Estados Unidos.

El viceministro iraní para Asuntos Políticos, Abás Araqchí, expresó oficialmente la protesta de la República Islámica y amenazó con dar una “respuesta inmediata y decisiva” a Estados Unidos.

MIRA: Tres investigadores peruanos en el mundo que combaten la desinformación sobre el coronavirus

“El uso de medidas coercitivas u otro tipo de intimidación por parte de Estados Unidos es una amenaza para el libre flujo de la energía, una clara manifestación de piratería y una grave violación del derecho internacional”, denunció.

Rumbo a Venezuela

Cinco petroleros iraníes que parecen estar llevando gasolina y productos derivados navegaban el domingo rumbo a Venezuela como parte de un acuerdo entre las dos naciones sancionadas por Estados Unidos.

El líder socialista venezolano Nicolás Maduro recurrió a Teherán para obtener ayuda para conseguir los productos químicos necesarios para una envejecida refinería en medio de una escasez de gasolina, síntoma de un caos económico y político más amplio que afecta al que solía ser el productor de petróleo más grande de América Latina.

Expertos estiman que los petroleros llevan 45,5 millones de dólares en gasolina y productos derivados.

Para Irán, los petroleros representan una forma de aportar dinero a su teocracia chiita y de ejercer presión sobre Estados Unidos, que con el presidente Donald Trump ha llevado a cabo campañas contra ambas naciones.

Pero la estrategia invita a la posibilidad de una nueva confrontación entre la República Islámica y Estados Unidos, tanto en el Golfo Pérsico, donde ya hubo una serie de incidentes cada vez más frecuentes que involucraron a la industria petrolera el año pasado, como más allá.

“Esto es nuevo para todos”, dijo sobre el envío de gasolina el capitán Ranjith Raja, un analista que rastrea los envíos de petróleo por mar en la firma de datos Refinitiv. “No hemos visto nada como esto antes”.

Países aliados

Irán y Venezuela mantienen una relación muy estrecha desde la época del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), cimentada en la oposición a Estados Unidos, que mantiene a ambos países bajo sanciones.

Venezuela atraviesa una caída en la producción de petróleo y de derivados debido a los fallos que han paralizado varias de sus refinerías, afectadas por las sanciones y la falta de inversión. (EFE/PRENSA MIRAFLORES)
Venezuela atraviesa una caída en la producción de petróleo y de derivados debido a los fallos que han paralizado varias de sus refinerías, afectadas por las sanciones y la falta de inversión. (EFE/PRENSA MIRAFLORES)

El respaldo de Teherán a Caracas ha estado, además, rodeado recientemente de controversia al publicarse reportes de que el régimen de Nicolás Maduro ha dado nueve toneladas de oro a Irán a cambio de ayuda para reparar refinerías en el país suramericano.

Desde Teherán, las autoridades negaron el envío de ese oro a Irán y rechazaron las acusaciones “sin fundamento” hechas por Estados Unidos al respecto.

Venezuela atraviesa una caída en la producción de petróleo y de derivados debido a los fallos que han paralizado varias de sus refinerías, afectadas por las sanciones y la falta de inversión.

El sector energético iraní también está muy debilitado por la sanciones impuestas en 2018 por Estados Unidos para prohibir la exportación de crudo iraní.

_____________________

VIDEO RECOMENDADO

Irán lanzó con éxito su primer satélite militar, en medio de tensiones con EE.UU. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR