Redacción EC

El Internet tiene la capacidad de crear gurús y especialistas en los asuntos menos imaginados. El atractivo que genera la pantalla y la viralidad, que se suma a bailes y otras formas entretenidas de presentar el contenido, son algunos de los pilares para mostrar a “gente ordinaria de manera extraordinaria”. Pero, ¿qué sucede cuando quien aparece en los celulares no es un desconocido ni debe su imagen a estos tiempos líquidos? es un buen ejemplo.

Digamos que Gates se convirtió en el nuevo profeta del apocalipsis luego de, supuestamente, advertir con años de anticipación la aparición de la pandemia del . El periodismo también jugó a favor de la teoría: ahí está el video de “” titulado “Bill Gates, el hombre que predijo esta pandemia”. Basta con verlo para entender el atractivo del titular:

MIRA: Biden llega a Corea del Sur, bajo la sombra de una posible prueba nuclear de Kim Jong-un

Bill Gates se ha hecho viral [...] a raíz de la charla TED que ofreció en el 2015, en la que advertía que una bomba nuclear ya no era la mayor amenaza que existía para la humanidad, sino que la mayor amenaza que existe es un microbio que pueda provocar una enfermedad infecciosa”.

Y agregó: “En esa charla ya se advertía de la falta de preparación mundial y de que la epidemia podría ser muy devastadora”.

Allí no quedaron sus vaticinios.

En febrero de este año, durante la Conferencia anual de Seguridad de Múnich, el fundador de Microsoft sostuvo que el riesgo de la COVID-19 se había “reducido drásticamente”, pero que se vendría una nueva enfermedad.

Tendremos otra pandemia. La próxima vez será un patógeno diferente”, adelantó.

MIRA: Elon Musk llega a Brasil para reunirse con Bolsonaro y hablar sobre la Amazonía

Nos tardamos mucho

El título del Nostradamus moderno se revalida hoy más que nunca. La viruela del mono -enfermedad que ya en Canadá, España, Portugal, Gran Bretaña y, claro, varias naciones africanas en donde ya es una endemia- ha puesto en alerta al mundo.

recuerda la entrevista de Bill Gates con “Policy Exchange”, cuando advirtió “a los gobiernos que se preparen para los ataques terroristas de viruela y futuras pandemias invirtiendo miles de millones en investigación y desarrollo”.

Gates habla de bioterrorismo, término que seguramente tendrá buena recepción en las redes sociales y los usuarios de tendencia conspiracionista. O en algunos jueces: en enero del 2021, la Sala Penal de Apelaciones de Chincha y Pisco que la pandemia del coronavirus era una creación de algunos millonarios.

La recuerda: “En concreto, el documento [escrito por los magistrados] cita al inversor financiero George Soros, al cofundador de Microsoft Bill Gates y a la multimillonaria familia Rockefeller, a quienes acusa de ‘manejar’ y ‘seguir direccionando’ el virus en el ‘nuevo orden mundial’”.

La noticia rebotó en el mundo, pero no llamó la atención de Bill Gates, quien en la segunda Cumbre Global para discutir asuntos relacionados al coronavirus, “una millonaria donación para continuar la investigación científica” y soltó un nuevo augurio que suena a refrito.

La pandemia aún no ha terminado. Ese punto me quedó aún más claro esta semana cuando di positivo por COVID-19. La buena noticia es que sabemos cómo prevenir la siguiente”, sostuvo.

Y sentenció:

Tenemos que desarrollar tratamientos, pruebas y vacunas mucho más rápido de lo que lo hicimos con la COVID. Necesitamos seguir luchando contra otras enfermedades infecciosas endémicas, lo que también es una buena manera de combatir las enfermedades emergentes”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más